ESTACIÓN DE ABANDO

En marzo de 1863, con la apertura del tramo Bilbao-Orduña, el ferrocarril llegó a la villa de Bilbao; aunque sería más exacto decir que llegó a Abando, ya que entonces no estaba anexionado. La compañía encargada del proyecto fue la Compañía del Ferrocarril de Tudela a Bilbao que, cinco años más tarde, se fusionó con la Compañía de los Caminos del Hierro del Norte de España.
Esta estación, llamada de Abando Indalecio Prieto desde 2006, es la principal y más importante de la villa. De carácter monumental, construida en estilo clasicista por el arquitecto Alfonso Fungairiño fue inaugurada en 1948 aprovechando el terreno donde se hallaba la estación original, que pasará a la historia por varios incidentes como el ocurrido en 1896 cuando un tren minero con mercancía de la mina de Ollargan se dirigía a la estación y, al fallarle los frenos, chocó contra el convoy que se encontraba parado en el andén número 1 preparado para dirigirse a Orduña. Los dos trenes salieron despedidos por la pasarela que unía la estación con el Hotel Términus. Afortunadamente no hubo víctimas mortales. Años más tarde, concretamente en agosto de 1927, en la estación de Dos Caminos, un convoy con destino a Miranda cargado con materiales de construcción realizó unas maniobras, para lo que tuvo que pasar siete vagones a vía muerta. De repente, tras un pequeño golpe, tomaron vida propia y, aprovechando el desnivel, llegaron hasta la estación terminal de Bilbao a toda velocidad atravesando paredes y causando enormes destrozos.

La actual estación ha sido objeto de reformas, sobre todo, en 1983 debido a las trágicas inundaciones. Cruzar las puertas de acceso es adentrarse en un espacio donde son habituales los reencuentros y las despedidas y donde podemos observar joyas como la vidriera policromada de 301 piezas diseñada por Miguel Pastor Veiga y realizada por la Unión de Artistas Vidrieros de Irún, en la que se reflejan diferentes temas vascos como la siderurgia, la vida en el campo, el deporte o la religión; o el busto del socialista que da nombre a la estación: Indalecio Prieto, realizado por Lucas Alcalde.

Pero, también en el exterior existe una pieza importante: la locomotora IZARRA, que lleva más de cuarenta años en una esquina de la playa de vías observando el ir y venir de miles de trenes. Esta máquina fue fabricada en Manchester en 1869 por la empresa Beyer-Peacock para el ferrocarril de Bilbao a Tudela en 1862.

FOTO: ANDONI RENTERIA

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.