UN ESPACIO PARA LAS REPRODUCCIONES.

Quizá este sea uno de los museos más desconocidos de la villa.
El Museo de Reproducciones Artísticas de Bilbao es uno de los más antiguos de la ciudad. Fundado en 1927 con la autorización de la Diputación y el Ayuntamiento de Bilbao.
Varios fueron los artistas que formaron parte de la Junta del Patronato, como Ricardo Bastida o Higinio Basterra.
La idea de la creación del museo era acercar el arte a los bilbaínos, a la vez que era una manera de mejorar el aprendizaje de los alumnos de Bellas Artes de la Escuela de Artes y Oficios de Bilbao.
El principal promotor del museo fue Manuel Ramírez Escudero que, desde 1928 hasta 1967, presidió la Junta del Patronato.
La primera sede que albergó este museo fue las Escuelas de Berastegui en el solar que ahora ocupan los juzgados. Manuel María Smith fue el encargado de adecuar las instalaciones para las obras que allí se expondrían.
Empezaba a quedarse pequeño para tantas obras de arte y, además, en 1955 el Ministerio de Justicia dispuso el derribo de las escuelas para construir el edificio que hoy en día conocemos. Por lo tanto, se hizo necesaria la búsqueda de una nueva ubicación para el museo.
En 1957 se trasladó a unos locales en la calle Conde Mirasol, donde hoy en día se encuentra su sede administrativa y didáctica.
Actualmente, tras una reforma en 2006 de la antigua iglesia de estilo neogótico Corazón de María en la calle San Francisco, el museo se ha instalado allí.

P1260091P1260008

P1260015
En este edificio de finales del siglo XIX del arquitecto municipal José María Basterra podemos descubrir una cantidad de obras no muy grande, pero sí de una gran calidad, ya que son copias directas de las originales.
Destaca el arte griego y romano, así como obras de arte musulmán, del renacimiento italiano y español o relieves de Jaén.

P1260013
En una esquina, los más pequeños pueden desarrollar su arte pintando o dibujando en unas mesitas adecuadas para ellos.

P1260082
Las vidrieras del antiguo templo religioso le confieren un especial atractivo al museo.

P1260048P1260032
Hace años que acudo asiduamente a este museo; es una manera de deleitarme con obras de arte que, quizá, nunca llegue a ver las originales.
Hasta el próximo 22 de mayo se puede visitar una exposición titulada EL GRAND TOUR, que nos cuenta los viajes de jóvenes británicos de buenas familias a diferentes ciudades italianas en el siglo XVII para ampliar sus estudios de arte, historia o arqueología.

P1260071P1260066P1260053P1260070
El museo también organiza curiosas actividades para acercarnos a la cultura, como conferencias, talleres o, incluso, bailes.
Los jueves la entrada es gratuita para todos los públicos, no lo olvidéis.

P1260097
FOTOS: ANDONI RENTERIA.

ORIGEN DEL PARQUE, EL DE LOS PATOS

En el año 1873 tres personalidades de Bilbao: el arquitecto Achúcarro y los ingenieros Alzola y Hoffmeyer, presentaron un proyecto al Ayuntamiento para construir un parque en la villa.
Establecieron que el mejor lugar sería la ladera que descendía desde la prolongación de la Gran Vía hacia la ría, ya que reunía todos los requisitos para convertirse en un elegante y lúdico jardín.
Se acordó construir un lago artificial en la parte baja del terreno al lado de la ría y que se llenara de agua en la pleamar, con unas compuertas para que no dejaran desaguarlo en bajamar.
En la parte de arriba se instalarían kioskos para música, cafés, columpios y demás entretenimientos para diversión de paseantes.
Se pensó en dotar al parque de cascadas, bosques, jardín botánico, retretes y un paseo para que los carruajes elegantes trasportaran a sus elegantes clientes.
Sin embargo, pese a tener bastante clara la idea, corría el año 1904 y todavía las obras para tan grandilocuente proyecto no habían siquiera empezado.
Tres años después, por fin, se tuvo la certeza de que el parque sería una realidad, pero más pequeña de lo proyectado anteriormente, ya que los benefactores de la villa que iban a donar terrenos, los habían empleado para construcción de viviendas, en vista de que el consistorio no se decidía.

parque patos foto blog

Finalmente, el arquitecto Ricardo Bastida y el ingeniero agrónomo Eguiraun, se pusieron manos a la obra con este maravilloso parque de estilo inglés, que no tuvo cascadas ni muchas otras cosas, pero no por eso carece de importancia para todos los bilbaínos, quienes lo conocemos por el parque “De los patos” o, simplemente, “El parque”, aunque todos sepamos que lleva como nombre el de una de las mayores benefactoras de la ciudad: Doña Casilda Iturrizar.