MONCHO PANZA EN EL CAMPOS

Moncho Borrajo no deja indiferente a nadie. Este cómico gallego consigue crear unos espectáculos divertidos, mordaces, sorprendentes, reivindicativos, ingeniosos, creativos y tiernos. Todo eso lo logra cada vez que se sube a un escenario.
Ayer, día 26 de junio, a las ocho menos cuarto de la noche, me encontraba en el Teatro Campos de Bilbao para asistir a su nuevo show titulado MONCHO PANZA.
Este año 2015 se celebra el IV Centenario de la edición de la segunda parte de El Quijote y, por ello, se le ocurrió a este polifacético artista, realizar un homenaje a esta gran obra de la literatura universal.

P1150174 (2)
Llegué pronto porque, de todos es sabido, que si te retrasas, Moncho interrumpe su actuación para preguntarte de dónde vienes y por qué llegas tarde.
A las ocho en punto suena una música y aparece MONCHO PANZA con su burro “Lito”, como le ha bautizado él: “De españolito”.

P1150242
El decorado es sencillo; bastan unas telas, un par de sillas, unas ánforas, una pantalla donde aparece el ingenioso hidalgo de la Mancha alguna vez y mantiene un diálogo con Moncho Panza y un botijo con el que el protagonista aplaca su sed.
Son varios números los que realiza, como por ejemplo nos recita refranes que todos conocemos y usamos, pero él los transforma a su manera.
También nos escenifica fragmentos de películas chinas, polacas y rusas. Ese fue el momento que más me reí y, además, fue cuando nos hizo cantar a todo el público.
Otro de los momentos es cuando él y, Mari Carmen, la ayudante en algún momento de Moncho Panza, papel que interpreta la actriz Lucía Bravo, sacan a seis chicos del público para bailar un pasodoble.

P1150188
Es cierto que se mete con algunas de las personas sentadas en primera fila, pero no vi a ninguno poner mala cara, todos entendieron su peculiar sentido del humor.
Moncho tiene detractores y lo sabe, pero, después de 40 años sobre el escenario, algo tendrá cuando todos salimos encantados, habiendo pasado un rato agradable y divertido.
No todo fueron carcajadas, también hubo momentos para soltar la lagrimita. Al menos a mí se me escapó alguna. En un momento dado preguntó si había alguna embarazada entre los asistentes. No hubo respuesta, no había ninguna mujer en estado de buena esperanza.
Bajó al patio de butacas y observó a las personas más cerca del escenario y, entonces, se fijó en un matrimonio de edad avanzada, les interrogó sobre los años que llevaban casados. Al decirle estos que eran 54 los años de vida en común, les ofreció componerles en ese momento una canción si ellos querían.
El matrimonio accedió y subió al escenario donde se sentaron en ambas sillas. Moncho le ofreció a la mujer una rosa mientras ella, a instancias de él, le explicaba los hijos y nietos que tenían y algún aspecto de su vida.
Con esos datos Moncho improvisó una letra con una música de fondo que enterneció a la pareja y a muchos de los que no salíamos de nuestro asombro por su facilidad de invención.
Al terminar les prometió que, en un rato, se les haría entrega de un CD con la canción, ya que había sido grabada. Fue un detalle precioso que, a buen seguro, este matrimonio bilbaíno no olvidará nunca.
Faltaban minutos para terminar cuando, vestido de gobernador, pronunció un discurso con letras de canciones sabidas por todos. Fue muy divertido escuchar cómo hablaba de que le “habían robado el carro” en alusión al tema de Manolo Escobar y, a partir de ahí, una cascada de frases que todos hemos tarareado alguna vez.
A las diez de la noche Moncho se despidió, agradeciendo la asistencia de todos.
Comenzaron los aplausos enloquecidos, la gente tímidamente iba poniéndose en pie, hasta que todos nos levantamos en un acto de respeto, agradecimiento y admiración hacia este hombre sencillo, sensible, inteligente, artista, mordaz y muy humano.

P1150246
Un rato después, en el hall del teatro, fui testigo del cariño que siente la gente por él. Le pedían fotos y besos y él, a pesar de estar muy cansado, no decepcionó a nadie y para todos desplegó la mejor de sus sonrisas.
Ahí estaba el hombre; el personaje satírico se había quedado entre bambalinas. Este es el caballero que me dio un fuerte abrazo mientras me hacía preciosas confidencias.
GRACIAS MONCHO…POR TODO.

P1150255 P1150265

En esta foto me podéis ver con dos buenas amigas: Mertxe y Toni.

P1150251

FOTOS: ANDONI RENTERIA

3 pensamientos en “MONCHO PANZA EN EL CAMPOS

  1. Cierto, fué un bonito espectáculo y ” sin criticar a nadie”.
    Lo de las películas estuvo genial jajajaj
    El momento de la canción del matrimonio, muy emotivo. Y doy fé que se te escapó la lagrimilla.

    Las fotos muy bonitas.
    Gracias Esme y Andoni.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s