VISITA GUIADA AL BEC

Desde su inauguración, el BEC (Bilbao Exhibition Center) es un lugar de referencia para muchos de los importantes eventos que llegan a Bilbao o, más concretamente, a Barakaldo.

Tras la desaparición de la Feria de Muestras de Bilbao y, pensando en un espacio mucho más grande, decidieron ubicarla en esta población fabril.

En este post os quiero contar mi experiencia en la visita guiada que realicé a su interior.

El encuentro con la guía se produjo en el hall de entrada donde, después de saludar al grupo que hasta allí nos habíamos acercado, nos comentó que en 2004 se inauguró este recinto ferial, uno de los más modernos del mundo.

Accedimos por las escaleras a la sala de prensa donde se convoca a los medios de comunicación para informar de los eventos o de cualquier circunstancia referente al lugar donde nos encontramos.

 

De allí continuamos avanzando por grandes pasillos y muchas escaleras, hasta llegar a la quinta planta donde, al acercarnos a las cristaleras, observamos los pabellones desde arriba.

También se nos permitió acceder a algunas salas de reuniones que, según nos explicó la guía, disponen de paneles movibles para utilizarlos a demanda del promotor del evento. Estas salas son alquiladas por empresas para organizar actos con sus empleados o con sus clientes.

En ese momento dos de ellas estaban siendo utilizadas para realizar exámenes de Euskera, por lo que nos pidieron no hacer mucho ruido para no molestar a los que dentro se concentraban en la prueba.

Los grandes pabellones son muy versátiles y, de igual manera, se colocan mesas y sillas para unas pruebas académicas, como se engalanan para recibir a algún famoso cantante.

Uno de los pabellones más conocidos es el Bizkaia Arena donde diez mil espectadores pueden asistir a los grandes conciertos que, a lo largo del año, se programan.

 

La zona de carga y descarga nos la mostró pasando por una gran puerta no accesible al público. Alguien preguntó cuántas plazas de aparcamiento disponía este centro y la guía nos aseguró que son 4000 los coches que puede alojar el BEC en sus bajos.

En una sala cercana a la puerta principal pudimos disfrutar de una colección de fotografías de los diferentes eventos y actos realizados durante estos años en el BEC.

Llevábamos más de cuarenta y cinco minutos y nos faltaba de ver la terraza.

Todas las personas del grupo estábamos impacientes por subir a la última planta sabiendo que disfrutaríamos de unas inmejorables vistas desde los  casi cien metros de altura de esta terraza y sus más de trescientos metros cuadrados de superficie.

Los sesenta minutos de visita resultaron muy amenos, por lo que os animo a que lo visitéis.

FOTOS: ANDONI RENTERIA.

LA SOCIEDAD BILBAÍNA

Tantas veces he contemplado este edificio, tantas veces he caminado al lado de sus gruesos muros, tantas veces he imaginado cómo se vería Bilbao a través de sus grandes ventanales, tantas veces he fantaseado con las actividades de aquellos socios y, por fin, todas o casi todas mis dudas resueltas.
El edificio de la Bilbaína pertenece a la Sociedad Bilbaína, fundada en 1839 con la idea de ser un centro dedicado al recreo y a la cultura de los socios.
Los primeros 75 años de su existencia ocupó un edificio en la Plaza Nueva; hasta que, en 1913, se traslada al lugar que hoy conocemos en la céntrica calle Navarra.
Hace unas semanas recibí un mensaje de un buen amigo en el que me preguntaba si quería asistir a un evento en este, (para mí) misterioso lugar.
Por supuesto, ni lo pensé; mi respuesta fue un sí rotundo. No podía dejar pasar esta oportunidad de adentrarme en una sociedad que atesora una extensa herencia cultural y social.
A las doce del mediodía del día acordado, mi amigo ya me esperaba en la puerta principal que también es la entrada de coches.

P1780046
Nos dirigimos hacia un ascensor que, según me explica, es el original de cuando se construyó este edificio. Su interior de madera le da un toque de distinción.

P1780043
Pero yo prefiero subir por las escaleras y admirar la gran vidriera del techo.

P1770827P1770812
En la primera planta se encuentran las oficinas de la sociedad.
Ya en la segunda planta, en la planta noble, la elegancia es evidente con sus grandes puertas, techos altos profusamente decorados y columnas de mármol de Ereño.

P1770844P1770823
La biblioteca se encontraba vacía en ese momento. En un cartel se exige vestir con chaqueta para poder acceder a la zona de lectura. En varias vitrinas pude ver diversas publicaciones de la propia Sociedad Bilbaína.

P1770837P1770835P1770834
En esta planta, además de biblioteca, también se encuentran salas de juego, salas de baile, una peluquería y diferentes salones sociales donde poder descansar, charlar o leer.

P1770862P1770852P1770859
Mi guía y yo subimos a la tercera planta donde me explica, se encuentran los comedores y diferentes salas comunicadas entre sí.

P1770929P1770935
Me asomo por uno de los numerosos y grandes ventanales desde los que se observa la vida bilbaína y me imagino cómo la verían los socios de hace más de un siglo.
La sobriedad y elegancia de los cuidados sofás de piel, de la magnífica chimenea, de los pianos, los cuadros y demás decoración, me transportan a otro siglo.

P1780003P1770968P1770869
Aquí no falta de nada, incluso, disponen de una galería con los retratos de todos los presidentes que ha tenido la entidad hasta la fecha.

P1770878
Elegantes alfombras dotan a todo el conjunto de un toque de distinción y confort.

P1770924
Este edificio es mucho más grande de lo que me esperaba. Al decírselo a mi cicerone me sonríe y me asegura que solo me ha enseñado la parte más pública. Existen habitaciones, cocinas y más salones que tendré que imaginarlos.

P1780017
Antes de terminar mi visita entramos en el salón inglés, a pie de calle. Desde sus ventanas se puede ver a la gente pasar por la calle Navarra.

P1780037P1780034
Solo me queda agradecer a mi amigo este viaje al pasado. Ya no tendré que imaginar el interior de este emblemático edificio de nuestra villa.
FOTOS: ANDONI RENTERIA

EL CEMENTERIO BRITÁNICO

Casi noventa años llevan estas tumbas aquí, concretamente desde 1929.  Pero tenemos que remontarnos a la década de los setenta del siglo XVIII, cuando se decidió habilitar una campa en Bilbao para albergar un cementerio que acogiera a los británicos que no profesaban la religión católica y que, por lo tanto, no podían ser enterrados en nuestros camposantos.

Aquel lugar conocido como Campa de los Ingleses o Isla de los Siete Árboles estaba ubicado en la zona donde actualmente se encuentra el Museo Guggenheim.

Muchos de aquellos ingleses eran trabajadores de las minas o soldados caídos en las diferentes contiendas en las que participó la Commonwealth.

Al lado de la ría, las tumbas sufrieron muchos daños; tanto vandálicos como motivados por las inundaciones que, desde siempre, han asolado nuestra villa.

El estado de este santo lugar era lamentable y, la pequeña  colonia británica en Bilbao,  no podía hacerse cargo de los gastos que suponía su mantenimiento; por ello fue el propio cónsul británico quien tuvo que ocuparse de recaudar una considerable suma de dinero para adecentarlo.

Esto sucedía en el siglo XIX, pero pasaban los años y, cada vez, necesitaban más reparaciones y atención si querían conservarlo en buenas e higiénicas condiciones.

A comienzos del siglo XX se acordó su traslado fuera de la villa por razones de salubridad, además de que la Autoridad Portuaria deseaba adquirir los terrenos para acometer la ampliación del muelle.

Después de muchas negociaciones y, tras buscar el  lugar adecuado, en 1926 se localizó un espacio en el municipio de Loiu, a pocos kilómetros de Bilbao.

Entre Sondika y Derio se ubica este camposanto británico, discretamente, sin alardes, sin pretensiones, solo es un remanso de paz; lugar del último y definitivo descanso de muchos súbditos ingleses, así como españoles y de otras nacionalidades.

Hace unos días salí de Bilbao con un objetivo claro: dirigirme a este pueblo del valle del Txorierri y adentrarme en un mundo de silencio y de historia.

A pocos metros de la entrada estacioné el coche.

Una puerta de hierro pequeña se abrió sin dificultad y accedí a un jardín delantero. Lo primero que llamó mi atención fue un suelo completamente cubierto por una alfombra de los frutos de varios eucaliptus que crujían al ritmo de mis pisadas, mientras avanzaba hacia una casona que, seguro, ha conocido tiempos mejores.

Hace años debió de ser la vivienda de los guardeses. Actualmente lo deben utilizar con lugar de reunión donde ahora, supongo, se reúnen los familiares que llegan hasta aquí a enterrar a uno de sus seres queridos.

A pocos metros de la casa, la puerta principal es una verja doble que no siempre permanece abierta, pero al ser domingo, se puede acceder sin problema.

Ya en el interior, las lápidas a pocos metros de la puerta, parecen colocadas para recibir al visitante.

El estilo del camposanto es muy parecido a los que puedes encontrar en Gran Bretaña; recuerda más a un jardín por el que pasear tranquilamente, que a los cementerios a los que estamos acostumbrados en nuestro país.

P1820176P1820173

Dos capillas, una anglicana y otra católica, dan servicio a los fieles que buscan un rincón de recogimiento para rezar unas oraciones por sus familiares.

En un extremo de este cementerio, sesenta lápidas colocadas en línea donde reposan los restos de otros tantos soldados británicos caídos durante la primera y la segunda guerras mundiales.

No más de veinte minutos me han bastado para imaginar el sufrimiento de aquellos familiares de los enterrados aquí que, estando tan lejos y en tiempos tan convulsos como las guerras mundiales, no pudieron acercarse hasta Loiu a depositar unas flores en las tumbas de aquellos soldados que dieron su vida por defender las vidas de civiles tan lejos de su tierra.

Siempre os recomiendo las visitas que realizo y, esta, a pesar de lo triste que pueda parecer, también os la aconsejo.

FOTOS: ANDONI RENTERIA

ESCUELA DE HOSTELERIA MONTAÑO

Hace muchos años que por los pasillos, las aulas o el patio de este centro formativo no se oyen las risas y los gritos de los niños que, en el siglo pasado, cursaban la EGB; ahora son jóvenes con ganas de aprender una profesión los que ocupan estas reformadas instalaciones.
En los años setenta cientos de escolares acudían a diario a la escuela pública de la Vía Vieja de Lezama, llamada oficialmente Colegio Nacional Escultor Bernabé de Garamendi, pero conocido por todos como Colegio Montaño.
Poco a poco, el número de chavales decrecía; hasta que, finalmente, el colegio se cerró y hubo que ubicar a los que quedaban en otros centros de enseñanza.
Con el tiempo, se le dio otra salida a este edificio en las faldas del monte Artxanda: se reconvirtió en un centro de Formación Profesional para jóvenes que han terminado la ESO.
En la Escuela de Hostelería de Montaño, se imparten clases de cocina, pastelería, carnicería y gastronomía en general.

P1870739P1870735
Es la Kooperatiba Peñascal quien gestiona este centro de Formación Profesional, en el que muchos alumnos han obtenido su título con el que encontrar una salida laboral.
Desde hace varios años soy asidua a su comedor donde, por un precio ajustado, puedes degustar su magnífica cocina muy bien elaborada. También puedes adquirir sus dulces preparados para llevar.
Hace unos días, acompañada por la secretaria del centro y por uno de los profesores de cocina, realicé una incursión al interior de sus instalaciones.

P1870733
El primer lugar que visité fue la gran cocina donde, en ese momento, la actividad era trepidante; varios alumnos se afanaban con las truchas, mientras que otros, preparaban salsas.

P1870587P1870630

Mientras Sergio, el profesor, me explicaba diferentes detalles de las comidas que a diario preparan, los jóvenes estudiantes se acercaban con alguna consulta sobre los pasos a seguir en la elaboración de tal o cual plato.
De allí nos dirigimos a la sección de repostería donde, me contaron, que recogen encargos para fiestas; y, en estas fechas, las galletas para comuniones con la foto impresa del niño o niña homenajeado ese día, triunfan.

P1870622P1870601
Evidentemente, el éxito también es debido a los precios más asequibles que en cualquier pastelería al público.

P1870698
Mi mirada se detuvo en unas tartas Mascota que reposaban en unas grandes bandejas de acero inoxidable.

P1870596
“Son encargos también”, me aseguró el profesor.
Los croissants, recién hechos, me llamaban a gritos. Les pregunté a los alumnos si suelen caer en la tentación de comer algo de lo que habilidosamente cocinan y me aseguraron tajantemente que no.

P1870591
De la pastelería nos encaminamos a la carnicería donde no falta detalle para aprender todo lo referente a esta profesión. El local, completamente limpio, permanecía vacío en ese momento.

P1870642
Al mismo tiempo que algunos alumnos preparaban la comida para servir a los clientes en una hora, otros compañeros, se encontraban en las aulas recibiendo clases de materias como lengua o matemáticas.

P1870653P1870650
Nuestra cicerone, la secretaria, me llevó hasta el salón de actos que hace las veces, también, de gimnasio.

P1870667P1870663
Muchos pasillos, muchas aulas y muchos ventanales por los que divisar unas magníficas vistas a Bilbao o a las canchas de baloncesto y fútbol que todavía hoy las usan los alumnos.

P1870673
Había visto y paseado por todos los rincones de esta escuela de hostelería, solo me faltaba probar su comida, así que me dirigí al comedor donde se encontraba Enaitz Landaburu, otro de los profesores del centro.

P1870705
En ese momento no había ningún comensal, así que pude elegir mesa.

P1870692P1870682
Durante la comida observé la profesionalidad de estos jóvenes sirviendo y atendiendo a los clientes.
La trucha que yo había visto elaborar minutos antes estaba deliciosa, así como la ensalada y el goshua de postre.

3 mayo montaño 23 MAyo Montaño 1P1870778
Todo había salido perfecto, como siempre que acudo a esta Escuela de Hostelería de Montaño.
Gracias a todos por vuestro tiempo y dedicación.
FOTOS: ANDONI RENTERIA