HOMENAJE A GABRIEL ARESTI

Gabriel Aresti, bilbaíno, nacido en la calle Barroeta Aldamar, está considerado el escritor más importante en lengua vasca.
A pesar de que no lo aprendió hasta los doce años, con veinte ya publicó sus primeros poemas en euskera.
“Nire Aitaren Etxea” («La casa de mi padre») es, quizá, su poema más conocido; el que se recita en cualquier homenaje que le hagan o en muchos de los festivales poéticos que tienen lugar en nuestra geografía.
Fue miembro de Euskaltzaindia, la Real Academia de la Lengua Vasca; fundó la editorial LUR y colaboró con músicos como Mikel Laboa o el grupo Oskorri como letrista, además de publicar números artículos en diferentes periódicos con un estilo mordaz que le hacía inconfundible y ganar numerosos premios literarios.
Fue muy amigo de otro insigne escritor: Blas de Otero.
En 1973 enfermó, muriendo dos años más tarde a los cuarenta y uno.
Todos los años, en el día de su nacimiento, el Ayuntamiento de Bilbao realiza una ofrenda floral a pocos metros de su casa natal, concretamente en la plaza Pio Baroja.
Esta mañana, el Alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto y varios representantes de la Corporación Municipal han asistido a este homenaje donde un dantzari ha bailado el aurresku de honor y, el alcalde, ha elogiado la obra del escritor y ha asegurado que el mayor reconocimiento que los bilbainos podemos hacerle a Gabriel Aresti es la lectura de sus libros.


Tras sus palabras, Juan Mari Aburto, ha entregado un ramo de flores a Meli Esteban, viuda del escritor.

La periodista Udane Goikoetxea ha leído uno de los poemas del homenajeado.

FOTOS: ANDONI RENTERIA

EL PALACIO ARTAZA

El palacio Artaza es una magnífica construcción del año 1914 situada en el municipio de Leioa a pocos kilómetros de Bilbao.
Ubicado en una finca de 30 hectáreas que, a principios del siglo pasado, era primera línea de playa.
El empresario Víctor Chávarri Anduiza fue quien encargó al reconocido arquitecto Manuel María Smith este palacio en el que se han alojado personajes relevantes como el rey Alfonso XIII.


Este terreno fue subastado por el estado en 1894 y adquirido por la familia del industrial portugalujo.
En 1989 pasó a ser propiedad del Gobierno Vasco y la Diputación Foral de Bizkaia se hizo cargo de los jardines que, actualmente, se mantienen abiertos para disfrute de los vecinos y visitantes.


Hasta que, en 2018 el Gobierno Vasco cedió la finca y el palacio al Ayuntamiento de Leioa por un período inicial de diez años, era utilizado como lugar para realizar actos protocolarios. En la actualidad se celebran bodas civiles a parejas empadronadas en el municipio y algún acto institucional o cultural.
Este gran palacio construido en forma de U con piedra y ladrillo rojo se divide en tres zonas: la noble, la de servicio y las caballerizas.
Al entrar un gran hall recibe al visitante. Una puerta a la derecha nos lleva a una pequeña capilla con un balcón interior al que se accede por el primer piso donde escuchaba misa la familia.


Grandes alfombras y lámparas son los últimos vestigios de una vida ostentosa.

La sala de baile y la sala de ceremonias dan paso a una galería en semicírculo con salida al gran jardín donde los miembros de la familia y sus amistades jugaban al croquet, paseaban entre copias de estatuas griegas o se sentaban bajo la pérgola.


En el primer piso se ubican varias habitaciones con salones y cuartos de baño que llaman la atención no solo por el tamaño y sus grifos con baño de oro, sino por su suelo enmoquetado de blanco. Desde una de las terrazas, la imagen del jardín es preciosa.


La cocina de hierro funcionaba con leña o carbón y se mantiene en perfectas condiciones.

Una gran vidriera multicolor preside la majestuosa escalinata de madera oscura.

En esta visita guiada que realicé hace unos días no muestran el palacio completo pero sí sirve para hacernos una idea del nivel de vida de la familia Chavarri.
FOTOS: ANDONI RENTERIA.

DIEZ AÑOS DE ONDA VASCA

Hoy, veintisiete de septiembre, se ha celebrado en el EUSKALDUNA BILBAO el décimo aniversario de ONDA VASCA.

Hasta allí se han desplazado muchas autoridades como: El Diputado General, Unai Rementeria, la Presidenta de Juntas Generales, Ana Otaduy, la Presidenta del Bizkai Buru Batzar, Itxaso Atutxa y el Alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto; así como concejales, diputados y parlamentarios.

Además no han faltado profesionales de los medios de comunicación y del sector empresarial.

Nadie quería perderse este gran acontecimiento para una emisora que comenzó, según ha explicado el Director General del Grupo Noticias Juanjo Baños, de manera muy humilde y con pocos medios.

Las periodistas Cristina Zuñiga e Itsaso Güemes han sido las encargadas de presentar la gala. Con mucha complicidad y grandes dosis de humor nos han relatado varias anécdotas vividas en estos últimos diez años; han puesto una grabación con algunos de los gazapos ocurridos en directo. Y, también nos han enumerado los nombres de los diecinueve niños y niñas hijos de los trabajadores de la emisora que han nacido a lo largo de esta década.

La actuación musical ha corrido a cargo del siempre divertido dúo BOCABITS.

 

Y la magia ha llegado de la mano del mago TOR

No ha faltado un sentido homenaje a Joseba Markaida, colaborador y tertuliano fallecido hace un año. Josu Montalbán, amigo de Joseba, ha entregado a su viuda un detalle de parte de todos los compañeros de la emisora.

Casi una hora después de comenzar este acto de aniversario, ha salido al atril Ángel López Sesma, Director de la emisora para agradecer la asistencia a todos.

Ángel nos ha relatado cómo fueron sus inicios en ONDA VASCA y ha destacado la importancia de los colaboradores, los trabajadores y, por supuesto, los anunciantes.

No ha escatimado elogios para sus compañeros, asegurando que sin ellos y su capacidad de implicación, su pasión y su compromiso no sería posible mantenerse estos diez años. Haciendo hincapié en que la gran fuerza de esta emisora es el grupo en su conjunto.

Al terminar nos han ofrecido unas bebidas y unos canapés, momento que hemos aprovechado para las fotos de recuerdo y la charla con los amigos.

Personalmente me hace mucha ilusión esta imagen con Begoña Jiménez y Kike Alonso, presentadores del programa de tarde ATSALDE PASA, en el que colaboro los martes contando algunas de las cosas que suceden en la villa de Bilbao.

ZORIONAK ONDA VASCA!!

FOTOS: Andoni Renteria.

 

 

DOÑA CASILDA ITURRIZAR

Casilda Margarita de Iturrizar y Urquijo nació en Bilbao en el año 1818 en el seno de una familia de modestos comerciantes. Su padre, además de dedicarse a la venta, también ejercía de mediador en conflictos empresariales. Los negocios no le fueron muy bien a su progenitor; cuando ella contaba catorce años se declaró en quiebra y la vida de la familia dio un giro significativo. Un año más tarde, José de Iturrizar falleció dejando viuda y seis hijos.
Debido a estas circunstancias, Casilda se colocó como sirvienta en la casa del viudo Tomás José de Epalza, antiguo conocido de su padre, con quien se casaría años después.
El 1 de mayo de 1859 se dieron el “sí quiero” en la iglesia de San Nicolás teniendo él 60 años y ella veinte menos. No tuvieron hijos por lo que Casilda dedicaba su tiempo a la casa y a colaborar en numerosos actos sociales y de caridad que se celebraban en la villa.
En los albores de su vida y viéndose muy enfermo, Tomás de Epalza, testó a favor de su esposa otorgándole los máximos poderes para que dispusiera, a su fallecimiento, de la gestión de todos sus bienes y negocios y repartiera el dinero con quienes estimara oportuno, como sus familiares o el personal de servicio. Es decir, le nombraba heredera absoluta de toda su fortuna.
Al morir su esposo, Doña Casilda comenzó a realizar donaciones a los más desfavorecidos de la villa. Financió la construcción de las escuelas del Tívoli, creó becas para los mejores alumnos de los centros de enseñanza públicos, patrocinó actividades de la Sociedad Coral, ayudó a diversas instituciones religiosas y, tras su defunción, todavía quedaba suficiente capital para legarlo tanto a la Casa de la Misericordia como al Hospital Civil.
El 22 de febrero de 1900 aquella generosa mujer murió en su vivienda frente al Arenal.
Doña Casilda es la única persona que posee dos localizaciones en Bilbao. Por un lado el parque que lleva su nombre y donde existe una estatua a pocos metros de la plaza del Sagrado Corazón obra del escultor Agustín Querol, en la que se representa su vida dedicada a la caridad además de un relieve con la imagen de su esposo; y, por otro, la calle Viuda de Epalza en el Arenal.

FOTO MÍA.