EL PÁJARO ROJO DEL ATHLETIC

Los jugadores del Athletic, como los de tantos clubs de fútbol, utilizan para desplazarse en recorridos cortos un autobús que, hoy en día, dispone de muchas comodidades, pero no siempre fue así.
Entre 1894 y 1910 se jugaba al fútbol en las campas de Lamiako y hasta allí, tanto los futbolistas como los aficionados, debían llegar en tren. Lo curioso no es el medio, sino lo que debían hacer cuando alcanzaban su destino. Deportistas y espectadores debían tirarse de los vagones en marcha porque no existía apeadero. Afortunadamente, el maquinista siempre reducía la velocidad; aunque no por ello aquel acto tan arriesgado dejaba de tener su peligro.
Pero, no siempre podían utilizar el tren como medio de transporte para sus desplazamientos. A veces debían alquilar automóviles.
En 1948, los hermanos Arechederra, empresarios vizcaínos emigrantes en Méjico y grandes aficionados al deporte rey, regalaron al Club un autobús con todas las prestaciones de aquella época, que enviaron por barco desde Méjico.
Se llevó a la fábrica SEIDA de Zorroza para que, allí, se le pusiera la carrocería convenida roja y blanca.
En su interior acomodaron diecisiete butacas grandes, cuatro más normales y, hasta una cama reversible.
Tras cinco meses de montaje, el “Pájaro rojo”, como ya se le conocía, fue bendecido por el capellán del Club, Cesáreo Urgoiti y, tras el aperitivo ofrecido por el presidente José María Larrea al que asistieron los hermanos Arechederra entre otras personalidades, se realizó el primer viaje hasta Munguía y Plencia.
Dos días después era el momento de ponerlo a prueba con un traslado más largo. Debían ir a Oviedo a disputar un partido.

Salieron a las ocho de la mañana, comieron en Torrelavega y, a las siete de la tarde, llegaron a la capital asturiana. Todo un día de viaje debió hacer mella en los deportistas, ya que perdieron por 6-3.

15319352_10207715775512279_434734252_n-png

José Luis Huesa era el chófer de aquel autobús en el que tantas historias durante tantas horas, se vivieron. José Luis era una institución en el club y conocedor de muchos secretos y jugosas anécdotas, pero era un hombre bueno y discreto que gozaba de la confianza de todos.
Dos semanas después el “Pájaro rojo” se puso de nuevo en marcha, esta vez para arribar a tierras gallegas.
Entre las historias que se cuentan destaca el cenicero siempre lleno en el asiento de Venancio, que Carmelo era el que siempre subía el primero y que Uribe era el más rezagado.
El navarro Serafín Arteta deleitaba a sus compañeros cantando jotas de su tierra.
José Luis Artetxe ponía la nota de humor contando chistes que hacía desternillar de risa a sus colegas.
En tantas horas les daba tiempo para todo, incluso para las apuestas.
En sus viajes a Madrid instauraron dos premios de dos y de cinco duros para quien adivinara cuántos burros encontrarían en la zona de Pancorbo y cuánto tiempo le llevaría al “Pájaro rojo” subir el puerto de Orduña.
Se dice que Piru Gainza era el que frecuentemente acertaba con el tiempo porque se aliaba con el chófer y este sincronizaba bien la aceleración o la frenada para llevarse las ganancias a medias.
También pasaron vicisitudes más duras como la fuerte tormenta que se desató durante media hora camino de Alcoy. El transporte del equipo bilbaíno no se detuvo y se portó como un campeón digno de nuestro club.
Una cosa que les entretenía y que, en aquella época, era un lujo, fue la radio y los dos altavoces colocados en el interior del “Pájaro rojo”.
Mucho ha cambiado la manera de trasladar jugadores pero, quizá, esta fue mucho más entrañable.

125 AÑOS DE HISTORIA JOYERA

Jamás hubiera imaginado Juan Fernández Monge Otaduy, orfebre alavés, cuando llegó a nuestra villa en la segunda mitad del siglo XIX, que comenzaba a escribir la historia de uno de los comercios emblemáticos de Bilbao.
Su hijo Fernando Fernández Monge Abrisqueta, fue el fundador en el año 1891, de la joyería FERNANDO MONGE en pleno Casco Viejo, concretamente en la calle Cinturería nº 1.
Fernando, con sus ideas innovadoras, fue quien inició relaciones con la Bolsa de Amberes e importó diamantes para la realización de sus joyas.
El local del Casco Viejo era un referente de elegancia y sobriedad, además de en profesionalidad.
En 1946, un nuevo Fernando hijo del anterior, dio el salto a la zona de Indautxu abriendo un nuevo negocio en la calle Ercilla nº 34. Para ello fue muy cuidadoso y mantuvo la estética del otro comercio; en su decoración no dudó en invertir el dinero necesario para dotar, también a este local, de elegancia y distinción, sellos de la empresa familiar.
Sus lunas curvas del escaparate, realizadas en Barcelona, son muy conocidas y valoradas, además de ser las más grandes de Bilbao.

p1700601
Pero, llegaron las inundaciones de 1983 y el establecimiento de la calle Cinturería, como todos los del Casco Viejo, no se libró de las consecuencias de varios días lloviendo sin mesura sobre nuestra villa.
Finalmente, resolvieron bajar definitivamente la persiana del local afectado y mantener el actual, el de la calle Ercilla.
Hoy he decidido acercarme hasta allí para conocer a la cuarta generación de joyeros.
A las diez y media de la mañana me abría la puerta de su comercio, con una amplia sonrisa, Manu Fernández Monge.

p1700576p1700607
Manu me explica que él es gemólogo y que se puso al frente del negocio hace treinta y siete años, cuando su padre falleció.
Se trata de un negocio familiar pero, en este momento, no hay ningún miembro que recoja el testigo, ya que los futuros herederos se decantaron por profesiones que nada tienen que ver con la joyería e, incluso, algunos residen en el extranjero.
De momento, Manu, se mantiene firme y, como él dice: “Nuestra joyería, la más antigua de Bilbao con sus 125 años de historia, ha sobrevivido a dos guerras mundiales y a una guerra civil”

Me fijo en diferentes motivos decorativos que son verdaderas obras de arte.

p1700604p1700584p1700582
Manu, ¿Qué tipo de clientela cruza la puerta de tu negocio?
Mayoritariamente, es un público femenino el que visita mi joyería, aunque muchos hombres también vienen a comprar, relojes, sobre todo.
He estado mirando un poco en tu web y veo que vuestras joyas se pueden adquirir vía On line.
Sí, nos hemos adaptado a los tiempos y hemos decidido dar este servicio que parece tiene buena acogida; tanto para personas de fuera de Bilbao como para los propios bilbaínos que optan por esta manera de comprar.
¿Desde dónde os llegan los pedidos?
Nos han llegado a solicitar relojes desde lugares tan exóticos como Tahití.
Una pareja parisina me encargó un reloj y, en vez de enviárselo, volaron por la mañana hasta Bilbao para recogerlo y, ya que estaban aquí, probaron nuestra gastronomía en uno de los mejores restaurantes de la villa. Por la tarde regresaron en otro vuelo a París y, desde allí, me enviaron un mail agradeciéndome la recomendación del restaurante.
Supongo que 125 años dan para muchas anécdotas y muchos clientes. ¿Los turistas extranjeros que llegan en los cruceros de lujo se acercan hasta aquí?
No, es muy raro, porque normalmente atracan en Getxo pero les llevan de excursión a La Rioja, al Casco Viejo o a Urdaibai. Son poquísimos los turistas con alto poder adquisitivo, que bajan del crucero para deambular por las calles de nuestra ciudad.
Recuerdo hace unos meses a una pareja de Australia que, paseando, llegaron hasta aquí, se fijaron en mi escaparate y entraron. Me compraron dos collares como estos. -Abre un cajón y me muestra unos collares realizados con unas curiosas piedras que, me explica, son fósiles de mamut.

p1700635

Imagino que, después de tantos años en la zona, muchos clientes habrán pasado a ser amigos.
Si, la mayoría. Mi relación con ellos es de cariño y amistad. Son muchos años aconsejando regalos o piezas para lucir en ocasiones especiales.
¿Actualmente realizas tú las piezas de joyería?
No, ahora tengo un equipo en el taller del Casco Viejo. Yo estoy mayor. -Me confiesa entre risas.
Casi una hora ha transcurrido desde que crucé la puerta de esta joyería centenaria y reconocida de nuestra villa. El tiempo vuela, y más hablando de relojes.
Agradezco a Manu su tiempo, sus explicaciones, su profesionalidad y su amabilidad.

p1700680p1700647
Ha sido una nueva lección para mi formación de bilbainismo.
FOTOS: ANDONI RENTERIA

GALA CLAUSURA ZINEBI 2016

A las ocho de la tarde ha dado comienzo la gala de clausura de ZINEBI 58, el festival Internacional de cine documental y cortometraje, en el Teatro Arriaga de Bilbao.

p1690514

El presentador ha sido el actor Jon Plazola que, de manera muy amena, nos ha ido guiando por los premios y los premiados con mucho acierto.

p1690506

Varios de los cineastas no han podido acudir a recibir su premio por problemas de agenda y nos han enviado un video de agradecimiento que hemos disfrutado todos los asistentes.

Los que si han venido a Bilbao han mostrado su entusiasmo y su alegría al recoger la estatuilla.

p1690634p1690609p1690679p1690535

La lista de premiados ha sido la siguiente:

GRAN PREMIO DEL FESTIVAL DE BILBAO UM CAMPO DE AVIAÇÃO de Joana Pimenta (Portugal/EEUU/Brasil)
GRAN PREMIO CINE VASCO GURE HORMEK de María Elorza y Maider Fernández (Euskadi) GRAN PREMIO CINE ESPAÑOL TIMECODE de Juanjo Giménez (España)
MIKELDI DE PLATA FICCIÓN CILAOS de Camilo Restrepo (Francia)
MIKELDI DE ORO FICCIÓN PENÚMBRIA de Eduardo Brito (Portugal)
MIKELDI DE PLATA ANIMACIÓN SREDI CHERNYH VOLN de Anna Budanova (Rusia) MIKELDI DE ORO ANIMACIÓN KAPUTT de Volker Schlecht y Alexander Lahl (Alemania) MIKELDI DE PLATA DOCUMENTAL LAS VÍSCERAS de Elena López Riera (España)
MIKELDI DE ORO DOCUMENTAL RUST de Eloy Domínguez Serén (Suecia / España) MIKELDI A LA MEJOR PELÍCULA LATINOAMERICANA EL TRABAJO INDUSTRIAL de Gerardo Naumann (Argentina)
MENCIÓN ESPECIAL: SETEMBRO de Leonor Noivo (Portugal / Bulgaria)
PREMIO ZINEBI FIRST FILM EL FUTURO PERFECTO de Nele Wohlatz (Argentina) MENCIÓN ESPECIAL ZINEBI FIRST FILM PEOPLE THAT ARE NOT ME de Hadas Ben Aroya (Israel)
Nuesto alcalde ha entregado el Gran Premo del festival
p1690701
La sorpresa de la noche ha sido el galardón especial a UNICEF que ha recibido muy emocionado su presidente en Euskadi, Isidro Elezgarai, quien ha explicado algunas de sus últimas acciones y nos ha invitado a todos a participar más activamente en la organización a favor de los niños.
p1690582
Una hora después ha terminado el acto y los protagonistas han subido al escenario para la foto de familia.
p1690729
Y, ¡cómo no! una foto con mi amiga Beatriz Marcos y el presentador de la gala, Jon Plazaola.
p1690809p1690826
FOTOS: ANDONI RENTERIA

 

 

 

UN BOTE PARA EL PORTU

No todos los días se puede decir que has visto “crecer” un barco de manera artesanal.
Me enteré de que en los talleres del Museo Marítimo de Bilbao estaban realizando un proyecto y decidí acercarme hasta allí para ver de qué se trataba.
Al llegar me recibió amablemente su director Jon Ruigómez, quien me presentó a Jon Ispizua y a su equipo, responsables de llevar a cabo esta idea: la construcción de un bote.
Lo primero que me explicaron estos trabajadores es que eran unos doce voluntarios los que día a día iban dando forma a esta embarcación con la técnica de carpintería de ribera; un método que trata de rescatar la manera en la que se construían los barcos hace más de un siglo.

p1680760
En una gran mesa reposaban diferentes objetos que yo jamás había visto; además de un gran plano del barco que data de los años 20 del pasado siglo. Jon, con mucha paciencia, aclaraba todas mis dudas.

p1680779p1680776p1680749
Este bote (llamado igual que el gánguil) recreará aquellos que se utilizaban en labores de mantenimiento y apoyo y facilitaban las maniobras de atraque.
El Portu fue el primer barco construido por los astilleros Euskalduna en 1902 para la compañía Altos Hornos de Vizcaya.
Me informaron de que un gánguil se dedica básicamente a recoger vertidos en un depósito en su interior en cuyo fondo hay una puerta que se abre para arrojar al mar su contenido.
El Portu arrojó la escoria de Altos Hornos durante 65 años. En 1968, la Naviera Peninsular lo adquirió y lo mantuvo activo unos años más con el nombre de Julio.
Tiempo después y, con el cierre de la compañía, el Portu fue abandonado en el canal de Deusto donde permaneció hundido hasta que el propio museo con la ayuda de la Autoridad Portuaria lo rescataron. Actualmente permanece en el dique seco del propio museo.
También me dieron datos técnicos como los tres tipos de madera que utilizan en su realización: el roble, el alerce de Siberia y la acacia.

p1680769p1680841
El bote tendrá 4.65 metros de eslora y lo están construyendo a tingladillo; una técnica que consiste en superponer un tablón encima de otro para una mayor conservación tanto con humedad, estando en el agua, o por la falta de ella.
Este proyecto tiene dos objetivos claros: por un lado dar a conocer la carpintería de ribera y por otro atraer a aquellas personas que, voluntariamente, quieran ayudar a conservar la colección de barcos del museo.

p1680781p1680788
Entre las personas que se encontraban en ese momento trabajando estaba Javier Sánchez Eguiluz, restaurador del Museo Vasco y artífice de que, el Mikeldi situado en su claustro, luzca tan bonito y tan limpio.

p1680845
Él fue quien me enseñó cómo dar forma a la quilla con una gubia y un martillo.

p1680859p1680871
Después de muchas explicaciones técnicas me contaron algo mucho más entrañable. En el codaste de popa han colocado una moneda y en el codillo de proa una imagen de la Virgen del Carmen y otra de la Virgen de Begoña. Esta es una tradición que ellos también han querido perpetuar en la futura embarcación.

p1680811p1680797
Una hora más tarde me despedí de Jon, Javier, Carmen, Joseba y Ander, los voluntarios carpinteros de ribera que me habían atendido tan bien, que prometí visitarles más adelante para admirar los avances en la construcción del bote.
Mila esker!!
FOTOS: ANDONI RENTERIA.