CASA TORRE URIZAR

No es habitual encontrarse una casa de estas características en la entrada de una gran ciudad. Sin embargo, la Casa Torre Urizar ha sido un icono que todos los bilbaínos hemos conocido en el barrio de Irala, con gallinas en sus terrenos y su aspecto deteriorado.
Los historiadores aseguran que no fue casa torre, a pesar de que siempre se la ha denominado así; sino un caserío de algún campesino adinerado que construyó su propiedad emulando a las casas torres o pequeñas fortalezas, pero con un uso más residencial, como se aprecia por su planta más ancha si la comparamos con la de las casas torres.
Edificada en el siglo XVI, fue reformada casi completamente en el siglo XVII, aunque conserva algunas ventanas saeteras de la construcción original. Este caserío también conocido con el nombre de Gina, actualmente es propiedad del Ayuntamiento de Bilbao y tuvo que ser sometido a una reforma integral debido al mal estado tanto de la estructura como de las fachadas y la cubierta. Los vecinos vieron en la restauración una posibilidad de disponer de un edificio que se usara como lugar de actividades culturales o reuniones sociales.


En los trabajos de reforma hace más de diez años, el jefe de obra, al derribar un cobertizo, descubrió en el suelo una moneda medio tapada con el barro. Comenzó a excavar con una azada y, para su sorpresa, se encontró un total de doscientas setenta monedas y restos metálicos. lo que hace suponer que habrían sido escondidas en una caja de ese material. Estas piezas fueron datadas entre el año 1869 y 1937 y, algunas de ellas, muestran la efigie de Amadeo de Saboya o de Alfonso XII de niño, denominadas “pelones”.
Alrededor de este caserío se edificó una zona residencial llamada Torreurizar, proyectada por el arquitecto Ricardo Bastida en 1919 en la que se dio respuesta a la necesidad de vivienda barata. Casi trescientos domicilios de diferentes tamaños y distribución pensados para acoger a familias numerosas o a personas solteras.

FOTO: ANDONI RENTERIA

ENCIERRO «MADE IN BILBAO»

Muchas han sido las iniciativas divertidas y curiosas, como decimos en Bilbao: txirenes, que han tenido lugar en la villa durante el confinamiento motivado por la crisis sanitaria de la COVID19.

Músicos, actores, titiriteros, empresas, particulares, instituciones…y muchos más nos alegraron, acompañaron, apoyaron y emocionaron durante los largos días de la primavera de este año 2020.

Todos se merecen nuestro agradecimiento, sin duda. Y, es por ello, que la Konpartsa Moskotarrak decidió hace unas semanas pedir a la ciudadanía que eligiera los que más les habían gustado y, entre todos, escoger a un nutrido número de iniciativas para homenajearles y entregarles un diploma con el lema «Encierro made in Bilbao».

Hoy, día 20 de julio, en el Kiosko del Arenal ha tenido lugar el acto de entrega por parte de dos miembros de la konpartsa: Jose Mari Amantes y Luis Ángel Castresana que han ejercido de maestros de ceremonias, acompañados del Alkate, Juan Mari Aburto.

Con todas las medidas de distancias y mascarillas ha comenzado la ceremonia guardando un minuto de silencio por las víctimas de la pandemia mientras un txistulari interpretaba una melodía.

 

Uno a uno han ido subiendo y recogiendo su diploma realizado por el ilustrador Tomás Ondarra.

Los galardonados han sido:

1. LA RÍA DEL OCIO (Arturo Trueba)
2. LA GOTA DE LECHE BILBAO (Marino Montero)
3. CID FCA COMUNICACIÓN (Borja Elorza)
4. ASOCIACIÓN ARTÍSTICA VIZCAINA (José Ramón López)
5. ASOCIACION PARA LA PROMOCIÓN DE CORTOMETRAJES CAOSTICA
Y ESCUELA DE CREACIÓN CINEMATOGRÁFICA DE BILBAO (Iñigo Portillo)
6. TXEMA CARBAJO (PEÑA ATHLETIC ZORROZA)
7. TALLER DE ESCRITURA CREATIVA ALFA (Ana Belén Alonso)
8. BEATRIZ IGLESIAS Y COMPAÑER@S DEL PABELLÓN GANDARIAS 1
9. PROYECTO DE HUMANIZACIÓN PARA PACIENTES COVID19: VIDEO CARTAS
OSI EZKERRALDEA ENKARTERRI CRUCES (Clara Pérez Martínez)
10. CLINICA CODA BILBAO (Daiana Martínez)
11. MARTÍN BARCELONA
12. SHEILA MELCÓN (MINTZAPRAKTIKA PROIEKTOA) (recoge Begoña Lasa)
13. EL KARMA (Julio Albitre)
14. IVÁN ALLUE “TXISTUMAN”
15. KARMELE LARRÍNAGA
16. TONI LA SAL (Antton Bastero)
17. VICENTE SALINAS
18. JAVIER ARRIETA Y EVA RUBIO
19. TOMÁS ONDARRA
20. BEGOTXU JÁUREGI

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Alkate ha felicitado a todos los premiados asegurando que eran muy merecidos. Ha alabado la solidaridad de todas las personas que han puesto su granito de arena con su arte y su ayuda. También ha exigido responsabilidad para salir de esto con el esfuerzo de todos y de todas.

Por supuesto, no han faltado las fotos para el recuerdo.

 

 

 

 

FOTOS: ANDONI RENTERIA

 

 

 

LA REBELIÓN DE LA SAL

La Rebelión de la Sal tuvo lugar entre los años 1631 y 1634 en el territorio de Bizkaia a raíz de una Real Orden en la que se indicaba el incremento del precio de este alimento en un 44%; además de un edicto por el cual se requisaría toda la sal que permaneciera almacenada; ya que, a partir de ese momento, sería la Real Hacienda quien la vendiera.
Aquella ordenanza iba en contra de los Fueros del Señorío de Vizcaya, por lo que el conflicto no era solo económico sino también social, puesto que afectaba a la libertad de comercio.
Los implicados en la revuelta llegaron a impedir la reunión de la Juntas Generales de Gernika obligándoles, así, a que se revocasen las medidas para aumentar los abusivos impuestos. Los problemas venían de lejos; las constantes subidas de los impuestos llegaron a tal punto que, el aumento del precio de la sal, desencadenó las fuertes disputas en las Juntas Generales.
Mil quinientas personas asistieron a las Juntas a expresar su enfado. Pero, fue en vano; el corregidor decidió implantar el estanco de la sal. Aquello fue el detonante que, en octubre de 1632, acabó con la muerte del procurador de la Audiencia del Corregidor.

A la rebelión se sumaron campesinos, marineros, sastres y demás trabajadores de diversos oficios. Todos se movilizaron en Bilbao reclamando a las autoridades la anulación de los últimos impuestos.
La situación no mejoraba y, en febrero de 1633, unos dos mil hombres se citaron en Gernika para obligar a los junteros a tomar otras medidas más favorables para estos colectivos. Exigían que no hubiera más impuestos de los que ya se les aplicaban.
Continuaron las presiones y, meses después, apresaron a seis de los cabecillas de aquel alzamiento que fueron juzgados y ejecutados.

Los comerciantes bilbaínos, temerosos por el desarrollo de los tristes acontecimientos, le ofrecieron al rey terminar con la revuelta si, a cambio, anulaba la orden del estanco de la sal. Esto sirvió para que la línea que dividía a la nobleza bilbaína y a los habitantes llanos, se hiciera más evidente.

En la fachada de la iglesia de San Antón, una placa recuerda esta trágica historia.

FOTO: ANDONI RENTERIA

JOHN ADAMS

Algunas de las personalidades de las que hablo en este blog no han nacido en Bilbao y, sin embargo,  merecen un lugar destacado en nuestra historia debido a su relevancia o interés por nuestra villa. Ese es el caso de John Adams, político y estadista estadounidense que fue vicepresidente de su país para llegar a ser presidente en el año 1797. Fue líder del movimiento a favor de la independencia de los Estados Unidos, siendo clave su protagonismo en la redacción de la declaración de Independencia.

De tradición familiar profundamente religiosa, estudió en Harvard. A pesar de que su padre deseaba que se convirtiera en clérigo, él decidió desarrollar su actividad como abogado y como narrador de los acontecimientos históricos de los que fue testigo.

Tanto él como su esposa Abigail jamás tuvieron esclavos, sino que contrataron negros libres para trabajar en su domicilio. Se mantuvo en contra de todo lo que significara explotar a los hombres y mujeres de raza negra, ni para el servicio doméstico, ni para luchar en el ejército.

John Adams, visitó Bilbao acompañado de su hijo, quien llegó a ser el sexto presidente de los Estados Unidos, en el año 1780 en un viaje por varios países de Europa en un afán de conocer los diferentes sistemas de gobierno. Este diplomático norteamericano quedó impresionado por los bilbaínos y vizcaínos  y, así lo plasmó en su libro DEFENSA DE LAS CONSTITUCIONES DE LOS ESTADOS UNIDOS, en el que dedica un capítulo entero a la República Democrática Foral de Vizcaya en el que describe cómo se gestionaba nuestra provincia y cuál era la relación con España. Además,  consideraba que debía ocupar un segundo lugar en las repúblicas democráticas de Europa después de San Marino.

Curiosamente falleció a los noventa años un cuatro de julio de 1826 cuando se cumplía el cincuenta aniversario de la Declaración de la Independencia de los Estados Unidos.

En febrero de 2011, el entonces alcalde Iñaki Azkuna, inauguró una estatua con su imagen en la Gran Vía, a pocos metros del Palacio de Diputación.

 

 

FOTO: ANDONI RENTERIA