“PILDORITAS” DE BILBAO EN ANITZ

Una firma de libros siempre es una oportunidad para conocer a los lectores, saber qué les gusta, qué opinan de ti o de tu trabajo.

Para mí es un momento de charlar con amigos, de preguntarles cómo les va, de reirnos, de darnos un abrazo…

Esta tarde he acudido a ANITZ, el Salón de belleza de mis amigos Anakoz y Arritxu, en la calle Nueva número 6 del Casco Viejo bilbaino donde iba a firmar mi libro.

DSC_4363

Anakoz y Arritxu son dos grandes profesionales que llevan varios años en el mundo de la imagen, maquillando, peinando y cuidando los estilismos de muchos artistas. Desde hace casi un año, además, cuidan la imagen de los bilbainos y bilbainas exigentes que confian en ellos.

DSC_4405

A las seis y media comenzaban a llegar los primeros amigos para adquirir mi libro HISTORIA DE BILBAO EN PILDORITAS.

DSC_4397

No ha faltado el cafecito con pastas, unos deliciosos bombones, besos y abrazos y muy buen humor.

Maite y Begoña son dos buenas amigas con las que siempre es un placer disfrutar de un rato ameno.

DSC_4425DSC_4417

Marisa y Mari Carmen, derrochan energía y amabilidad.

DSC_4391DSC_4392

Belén, con su sonrisa, nos ha hablado de su actividad en la Asociación Stop San Filippo.

DSC_4386

Sagrario es la madre de Anakoz y también ha querido tomar “pildoritas” de Bilbao.

DSC_4421

Estar con Magda es como subir a la montaña rusa, es un absoluto torbellino.

DSC_4413

Mikel es un buen amigo de los que siempre quieres tener cerca.

DSC_4422

Arantza con su gran corazón derrocha ternura y simpatía.

DSC_4407

Carmen, además de guapa y estilosa, es una viajera incansable.

DSC_4410

Charo, elegante y encantadora, ha llegado de las primeras a comprar sus “pildoritas”.

DSC_4384

Y…¡por fín! Javi y yo nos hemos conocido en persona. Un hombre con bonita sonrisa y amante de la cultura bilbaina.

DSC_4400

Mi querida Alba, con la que tan buenos momentos he pasado recorriendo Bilbao, también ha querido acercarse a darme un abrazo.

DSC_4396

Iñaki Astigarraga, periodista de Radio Popular y presentador del programa LA FLOR DE LA CANELA donde colaboro los sábados, me ha acompañado en esta divertida tarde donde ha habido momentos simpáticos.

DSC_4430

Solo me queda daros las gracias a todos los que habéis venido y a todos los que siempre me apoyáis.

Las fotos son de Andoni Renteria al que agradezco enormemente su apoyo incondicional.

 

 

VISITA A LA TORRE BILLELA

Esta torre medieval, que presume de ser la más antigua de arquitectura civil del municipio de Mungia (Bizkaia), fue propiedad de la familia Billela, muy importante en esta zona y conocida por sus enfrentamientos con los Butrón; así como por su implicación en las luchas encarnizadas entre los bandos de oñacinos y gamboínos.
En origen contaba con cinco plantas y era usada tanto para vivienda como para defensa. Se cree que su construcción no era de piedra sino de madera; ya que a finales del siglo XIV en Bizkaia se utilizaba más la madera.

DSC_8848DSC_8890
La primera remodelación se llevó a cabo a finales del siglo XV, pero mantuvo el aspecto de bloque compacto en forma de cubo. En 1852, la transformación del conjunto dio paso al actual edificio y, sus cinco plantas, se convirtieron en cuatro; siendo estas mucho más amplias. Además, la torre fue rodeada por un palacio de estilo revivalista que cubre tres de sus fachadas.

DSC_8856
En la actualidad es un espacio dedicado a la cultura, con salas de exposiciones, bibliotecas infantiles y de adultos, sala de lectura, cine…
Hace unos días me dirigí hasta allí con la intención de visitar la torre. Al entrar en la finca, lo primero que vi fue un retoño del árbol de Gernika y una estela en honor al que fue periodista y escritor Esteban Urkiaga, más conocido por todos como Lauaxeta.

DSC_8858DSC_8852
En una esquina del jardín se encuentran dos piedras utilizadas, antaño, en los caminos reales para indicar la distancia entre poblaciones, medida en leguas terrestres.

DSC_8862
Ya en el interior de la casa torre, observo lo bien conservada que está y la magnífica reforma que han realizado para convertirla en Casa de Cultura. De sus paredes cuelgan varios cuadros coloristas y, una de las cosas curiosas que llama mi atención, es una rotativa de prensa. En otra pared cuelga una placa que indica el límite donde llegaron las aguas en las inundaciones de agosto de 1983.

DSC_8869DSC_8870
Me dirijo a la biblioteca infantil y compruebo que es grande, limpia, acogedora, bien surtida y muy cómoda para que los más pequeños se sientan a gusto en este entorno, rodeados de libros.

DSC_8875DSC_8878
De allí subo a la sala de lectura del último piso, donde varias personas leían, en ese momento el periódico. En una de las paredes se exponen unas portadas de periódicos históricas.

DSC_8882
Realmente, es un fabuloso lugar para incentivar la cultura, donde no faltan detalles como ascensores para las personas con movilidad reducida o máquina de café.

DSC_8887
FOTOS: ANDONI RENTERIA.

 

RUTA DE BELENES

Ayer, 30 de noviembre, asistí a la inauguración de la ruta de los belenes de Navidad.

A las 19 30, en la Iglesia de los Santos Juanes de la calle La Cruz del Casco Viejo, el párroco bendijo los belenes instalados en la sacristía y pidió a todos los asistentes que derrocháramos más solidaridad entre nosotros; sobre todo en unas fechas tan entrañables como la Navidad.

DSC_4023DSC_4029DSC_4085

En el altar de la iglesia actuó el coro Bilbotarrak, entonando varias canciones conocidas por todos.

DSC_4040

En el exterior sonaba el incansable txistu de Mikel Bilbao.

En procesión llegamos hasta la Plaza Unamuno, portando velas siguiendo la tradición de encendido de la estrella de nuestros belenes familiares y, allí, también se cantó algún villancico.

DSC_4046

Seguimos la ruta hasta el Museo de Pasos en la calle Iturribide al ritmo de panderetas y tamboriles. Dentro nos esperaban los belenes de grandes dimensiones y con elementos renovados y muy curiosos.

DSC_4056DSC_4058DSC_4069DSC_4073

Tras unas breves palabras del párroco se sirvieron los tradicionales dulces navideños como turrones, polvorones, mazapanes y agua de Bilbao para celebrar y desear a todos unas felices fiestas.

DSC_4076DSC_4074

En este recorrido pude saludar a varios amigos que, también, quisieron unirse al festejo.

DSC_4020DSC_4066

Los belenes expuestos en varios lugares como los mencionados, el mercado de la Ribera, el Museo Marítimo Ría de Bilbao, el centro comercial Artea o la iglesia de San Nicolás, permanecerán hasta el próximo día 7 de enero.

Las fotos son de Andoni Renteria.

 

MI ENCUENTRO CON EL ALCALDE

En muchas ocasiones he visitado el edificio del Ayuntamiento para asistir a ruedas de prensa, a actos culturales o, incluso, a bodas. Pero, hasta hace dos días, nunca había traspasado la puerta del despacho de la máxima autoridad de la villa.
A la una y media de la tarde del pasado miércoles, el Alcalde, Juan Mari Aburto, acompañado de Aitor Bilbao Aresti, Director de Alcaldía y Comunicación, me da la bienvenida afectuosamente y me abre la puerta de sus dependencias, situadas en el tercer piso a pocos metros del majestuoso Salón Árabe.
Lo primero que me muestra es una estancia de unos veinte metros cuadrados a la que denominan antesala. Los techos, de unos cinco metros de altura elegantemente decorados, me transportan a finales del siglo XIX cuando el arquitecto Joaquín Rucoba diseñó este magnífico palacio municipal.

DSC_2526DSC_2534DSC_2537
Una mesa de madera de forma rectangular preside el centro de la sala. Alrededor de ella hay varias vitrinas con objetos tan diversos como antiguos. Me fijo en unos recipientes de plata que, en tiempos pasados, servían como urna para introducir las bolas donde, previamente, se habían metido las papeletas para votar.
También veo objetos como llaves, mazas o ejemplares de las ordenanzas municipales de siglos pasados.


En una de las paredes cuelga un cuadro con el título Lee Kuan Yew World City Prize en reconocimiento a la transformación urbana de la villa, otorgado en Shanghai en el año 2010.

DSC_2543
El Alcalde me explica que al desaparecido Alcalde, Iñaki Azkuna, le gustaba utilizar esta estancia como despacho, ya que se sentía más cómodo. Sin embargo, él prefiere el despacho contiguo y esta solo la utiliza como lugar de recepción de personalidades.
Por una puerta nos dirigimos a su lugar de trabajo: un despacho del mismo tamaño que el anterior pero menos sobrio y con su toque personal.
Lo primero que observo es una sencilla mesa de cristal con capacidad para unas ocho personas que, según me cuenta, fue idea de él; ya que la de madera, que ya existía cuando él llegó, le resulta pequeña para la cantidad de papeles o libros que suele utilizar.
En una balda me fijo en varios balones y le pregunto sobre ellos. Me cuenta que uno es del Bilbao Basket, otro del Bilbao Athletic, otro de la Copa Europa y dos son de rugby. Uno de ellos es de la final que se jugará en Bilbao y que, para él, significa mucho; ya que lleva escrito los valores con los que él mismo se identifica: respeto, honestidad, solidaridad y disciplina.

DSC_2554
En una vitrina de cristal y madera puedo ver la bandera de Bilbao y la makila de mando que saca para enseñármela. Son los símbolos del alcalde de la villa y se guardan ahí de manera muy respetuosa. Por supuesto, no falta la ikurriña a su lado.

DSC_2564
Encima de su mesa de trabajo se encuentran colocados varios portafotos con imágenes de sus hijos, su esposa y su madre.
En otra balda llena de libros hay un objeto que llama poderosamente mi atención y, así, se lo hago saber. Se trata de la famosa agenda roja con la que paseaba por Bilbao antes de ser alcalde e iba tomando notas de todo aquello que consideraba mejorable. Consciente de mi curiosidad la abre y me invita a leer algunas anotaciones. Entonces me dice que este cuaderno ya no lo usa en la calle, sino que es otro el que lleva. Para mi sorpresa, se mete la mano en el bolsillo interior de la americana y saca una libreta pequeña del mismo color rojo que, también, abre para que pueda leer lo que escribe cuando camina por Bilbao.

DSC_2570DSC_2578DSC_2582DSC_2590
El despacho hace esquina y me invita a asomarme; para ello no duda en descorrer las cortinas y mostrarme las fabulosas vistas a la ría y al Arenal. “Es muy luminoso, -me asegura, pero como solemos trabajar hasta que oscurece, hemos colocado en el techo unas luces de leds porque las lámparas de pie que había no daban suficiente luz y, además, estas consumen menos”

DSC_2549
Dicho esto me ofrece sentarme a su lado en la mesa de cristal y me pregunta por mi libro. Es entonces cuando le entrego un ejemplar dedicado que me agradece con dos besos. Enseguida lee la dedicatoria y, con una sonrisa, me comenta que le ha gustado mucho.

DSC_2597DSC_2592DSC_2605
Me explica que no pudo asistir a la presentación de mi libro y, por eso, me llamó para desearme suerte desde Londres, donde se encontraba para acudir al día siguiente a la gala en la que se decidiría cuál sería la Mejor Ciudad Europea 2018. Afortunadamente nos concedieron ese premio a nosotros, a Bilbao.
Él sabía que yo tenía mucha curiosidad por ver de cerca el título, así que lo coge de una repisa y me lo muestra. Me fijo en la imagen del fondo del diploma y veo que se trata de la calle Portal de Zamudio; encima se puede leer un poema en inglés en el que se ensalza nuestra ciudad, nuestro arte y nuestra industria.

DSC_2657DSC_2660DSC_2668DSC_2671DSC_2679
Le pregunto si pasaron muchos nervios y me asegura que sí; que permanecieron varias horas en aquel salón donde había representantes de las otras ciudades que competían por el galardón y, me confiesa, que se emocionó cuando escuchó que la ciudad elegida era Bilbao.
La agradable y distendida conversación hizo que el tiempo pasara sin darnos cuenta. Fue entonces cuando Aitor Bilbao propuso realizar unas fotos para el recuerdo en el Salón Árabe; así que, hacia allí nos dirigimos el Alcalde, Aitor, Andoni y yo.
Al lado de la bandera de la villa posamos con mi libro y con el título recién traído de Londres.

DSC_2694DSC_2685DSC_2692
El momento simpático fue cuando el propio Alcalde nos fotografió a Aitor y a mí con mi libro HISTORIA DE BILBAO EN PILDORITAS.

DSC_2696
Solo me queda agradecer los más de setenta minutos que el Alcalde, Juan Mari Aburto, me dedicó, su agradable charla y su sinceridad. Agradecer también que no puso ninguna pega a que Andoni fotografiara su lugar de trabajo y agradecer, tanto a él como a Aitor Bilbao Aresti, su amabilidad, su simpatía, su cariño y sus elogios hacia mi persona.