AGUR, SARDINA. HASTA EL AÑO QUE VIENE

Hoy, martes de Carnaval, a las siete y media de la tarde la sardina esperaba en la Plaza Nueva al cortejo que la llevaría hasta su final.

Los monjes, la comitiva y los protagonistas de los carnavales bilbainos: Farolín y Zarambolas, de riguroso luto han iniciado su marcha mientras el resto de asistentes les seguíamos portando las consabidas velas.

Bajo una intensa lluvia, la tristeza por el fin de las fiestas de Carnaval se mitigaba con el dulce sabor de las sardinas de chocolate que, miembros de la Comisión de Fiestas, repartían ordenadamente.

La primera parada ha sido en el exterior de la iglesia Santos Juanes de la calle la Cruz, donde han bailado bajo los faroles que portaban.

De ahí, a buen paso, el cortejo se ha dirigido a la Plaza Santiago donde también se han detenido y, en latín, han pronunciado unas palabras que más parecían de una comedia que de un funeral..

Pocos minutos más tarde la sardina y el resto del séquito hemos llegado a la plaza del Arriaga mientras la lluvia se hacía más presente, como para darle ese toque tenebroso y trágico.

El maestro de ceremonias ha pronunciado un pequeño discurso y ha dictaminado que la sardina debía arder irremediablemente. Al instante se ha encendido la hoguera y se han lanzado varios fuegos artificiales.

Todo ha sucedido muy rápido; casi sin darnos cuenta, los allí presentes nos hemos despedido de los Carnavales 2018 y nuestra mente ya volaba pensando de qué nos disfrazaremos el año próximo.

FOTOS: ANDONI RENTERIA

 

PILDORITAS DE BILBAO EN EL ALBATROS

Esta mañana he acudido a la cafetería restaurante ALBATROS, de la calle San Vicente nº 5, donde siempre es un placer tomar un café con alguna de sus delicias de la barra o, al mediodía, comer un menú casero y variado a un precio más que razonable.

A las once de la mañana, Ángel el dueño, ya me tenía preparada una mesa donde sentarme a firmar ejemplares de mi libro HISTORIA DE BILBAO EN PILDORITAS.

Han sido muchos los amigos y las amigas que se han acercado a saludarme, sacarse una foto y, por supuesto, adquirir el libro.

Álvaro ha sido de los primeros en dejarse seducir por las Pildoritas Bilbainas.

María, junto a su hermana Txini, son las creadoras de la firma de joyería y moda MATXI.

Jasone, una gran amiga, diseñadora de sombreros y complementos ha venido también a por su ejemplar.

Con Salomé he pasado un rato de entretenida charla.

Marian, a quien no conocía personalmente, me ha hablado de su pasión por los viajes.

Pîlar es una mujer inquieta con buena charla que derrocha simpatía.

Con las amigas siempre es un placer.

Amaya, Miren, Ángel, Salomé y yo en la última fotografía de la mañana.

 

Durante dos horas y media hemos hablado de Bilbao, nos hemos reído y Andoni nos ha fotografíado para el recuerdo.

Quiero agradecer en primer lugar a Ángel y a su equipo de profesionales quienes siempre ofrecen una sonrisa a los clientes, un comentario amable o una broma.

También quiero daros las gracias a todos los que habéis venido y, ¡Cómo no! a Andoni Renteria, mi fotógrafo y amigo que ha sido paciente mientras posábamos para su objetivo.

Mila esker, guztioi!

INAUGURACIÓN DE “CENSURAS-ZENTSURAK”

Ayer, 18 de enero en Bizkai Aretoa, se inauguró la exposición de Agustín Ibarrola titulada “CENSURAS-ZENTSURAK”.

En esta muestra, que se puede visitar gratuitamente hasta el próximo 28 de febrero, se recogen las obras de Agustín Ibarrola en dos momentos de su vida artística y personal.

Por un lado, en la Sala Chillida se exponen carteles, grabados y collages que realizó entre los años 1961 y 1976 durante su etapa antifranquista.

Y, en la Sala Axular, se puede ver una colección de fotografías de los atentados que sufrió en el bosque de Oma por parte de ETA. También se muestran esculturas de encapuchados.

El comisario de la exposición es su hijo José Ibarrola que agradeció la asistencia a todos los que allí nos congregamos y explicó en qué consistía la muestra.

El acto comenzó cuando el nieto de Ibarrola e hijo de José, Naiel Ibarrola, nos deleitó con un montaje audiovisual de música e imagen.

El Vicerrector del campus de Bizkaia, Patxi Juaristi, agradeció en su discurso a Agustín, en primer lugar, y a todos los que habían hecho posible esta fantástica exposición que se enmarca dentro del Festival Zentsura At contra la censura en el arte, cuyo director, José Ángel Serrano también tuvo palabras de agradecimiento y elogio hacia Agustín Ibarrola.

Al terminar el acto protocolario, todos los asistentes tuvimos tiempo para charlar, comentar las obras y tomar un refresco.

En esta foto me veis con José Ibarrola y sus hijos Naiel y Martin y con mi amiga Beatriz Marcos.

También pudimos charlar con Iñaki Astigarraga y José Ángel Serrano.

El periodista David Barbero tampoco quiso perderse esta oportunidad de admirar la obra de Agustín Ibarrola.

FOTOS: ANDONI RENTERIA

VISITA GUIADA AL BEC

Desde su inauguración, el BEC (Bilbao Exhibition Center) es un lugar de referencia para muchos de los importantes eventos que llegan a Bilbao o, más concretamente, a Barakaldo.

Tras la desaparición de la Feria de Muestras de Bilbao y, pensando en un espacio mucho más grande, decidieron ubicarla en esta población fabril.

En este post os quiero contar mi experiencia en la visita guiada que realicé a su interior.

El encuentro con la guía se produjo en el hall de entrada donde, después de saludar al grupo que hasta allí nos habíamos acercado, nos comentó que en 2004 se inauguró este recinto ferial, uno de los más modernos del mundo.

Accedimos por las escaleras a la sala de prensa donde se convoca a los medios de comunicación para informar de los eventos o de cualquier circunstancia referente al lugar donde nos encontramos.

 

De allí continuamos avanzando por grandes pasillos y muchas escaleras, hasta llegar a la quinta planta donde, al acercarnos a las cristaleras, observamos los pabellones desde arriba.

También se nos permitió acceder a algunas salas de reuniones que, según nos explicó la guía, disponen de paneles movibles para utilizarlos a demanda del promotor del evento. Estas salas son alquiladas por empresas para organizar actos con sus empleados o con sus clientes.

En ese momento dos de ellas estaban siendo utilizadas para realizar exámenes de Euskera, por lo que nos pidieron no hacer mucho ruido para no molestar a los que dentro se concentraban en la prueba.

Los grandes pabellones son muy versátiles y, de igual manera, se colocan mesas y sillas para unas pruebas académicas, como se engalanan para recibir a algún famoso cantante.

Uno de los pabellones más conocidos es el Bizkaia Arena donde diez mil espectadores pueden asistir a los grandes conciertos que, a lo largo del año, se programan.

 

La zona de carga y descarga nos la mostró pasando por una gran puerta no accesible al público. Alguien preguntó cuántas plazas de aparcamiento disponía este centro y la guía nos aseguró que son 4000 los coches que puede alojar el BEC en sus bajos.

En una sala cercana a la puerta principal pudimos disfrutar de una colección de fotografías de los diferentes eventos y actos realizados durante estos años en el BEC.

Llevábamos más de cuarenta y cinco minutos y nos faltaba de ver la terraza.

Todas las personas del grupo estábamos impacientes por subir a la última planta sabiendo que disfrutaríamos de unas inmejorables vistas desde los  casi cien metros de altura de esta terraza y sus más de trescientos metros cuadrados de superficie.

Los sesenta minutos de visita resultaron muy amenos, por lo que os animo a que lo visitéis.

FOTOS: ANDONI RENTERIA.