LOGROÑO, CALIDAD DE VIDA

Hace unas semanas, pasé una tarde en Logroño. Si bien es cierto que fueron pocas horas, me maravilló descubrir cómo se había transformado la capital de La Rioja. La última vez que la visité fue veinte años atrás y lo que vi me sorprendió gratamente.
En este post, os mostraré algunos de los lugares más destacables de esta magnífica ciudad que cuenta con algo más de ciento cincuenta mil habitantes.
Aparqué muy cerca del paseo del Espolón donde se encuentra el monumento al General Espartero inaugurado en 1895 y que merece la pena observar con detenimiento detalles como los leones o las inscripciones. Me fijé en las flores y caminos muy bien cuidados de este céntrico parque.

De allí me dirigí a la plaza del Mercado donde en ese momento eran varias las personas que descansaban en alguna de las terrazas. Este es un lugar de encuentro de logroñeses y visitantes donde se concentra muchísima gente, sobre todo, durante las fiestas de San Mateo. La iglesia que preside esta plaza renovada en 1986, es la Concatedral de La Redonda; aunque no tiene esa forma, se la llama así por el anterior templo que sí era redondo.


Minutos más tarde me encaminé hacia la calle Laurel, famosa por sus locales frecuentados por propios y extraños donde se divierten mientras comen exquisiteces de la tierra o beben sus afamados vinos. También se conoce a esta calle como la Senda de los Elefantes porque muchos salen con trompa y a cuatro patas.


El Museo de la Rioja en la plaza San Agustín fue la residencia de Espartero y su esposa y se trata de una construcción del siglo XVIII en estilo barroco. En su interior se exponen cuadros, tallas, mobiliario y hallazgos arqueológicos.


Continuo mi camino por el casco antiguo de Logroño mientras voy admirando sus edificios, deteniéndome en algunos escaparates y dejando que el espíritu de la ciudad se apodere de mí. Entonces llego a una plazuela donde me paro a observar una escultura urbana bautizada como “Los Marchosos”, realizada en 2013 en bronce fundido y que representa a dos jóvenes: un hombre y una mujer que homenajean a las miles de personas que realizan la Valvanerada: una marcha que se celebra cada primavera desde Logroño hasta el Monasterio de Valvanera.


A pocos metros se encuentra la oficina de Turismo donde me aprovisiono de un plano para que me ayude en mi excursión por las calles logroñesas.
Veo que, muy cerca de aquí, se hallan los restos de la muralla que rodeaba la ciudad. Decido ir porque por allí también se encuentra el Cubo de Revellín; un cubo artillero que formaba parte de la fortificación defensiva de la ciudad construida en el siglo XVI.


La iglesia de Santiago el Real, parada obligatoria de todo aquel que realiza el Camino de Santiago, se encontraba cerrada en ese momento, pero pude admirar su exterior. Se trata del templo de origen más antiguo de la ciudad, ya que la primera edificación fue en el siglo IX. La iglesia actual está fechada en las primeras décadas del siglo XVI. En el interior se halla la virgen de la Esperanza, patrona de la ciudad.


Allí mismo se sitúa la plaza de la Oca, en cuyo suelo podemos ver pintado una especie de tablero de este juego ancestral con diferentes motivos relacionados con el Camino de Santiago francés. La partida comienza en la casilla de la ciudad de Logroño y termina en la de la tumba del Apóstol. Esta plaza fue remodelada en el año 1991 y fue entonces cuando se incorporó este juego al que le acompañan unos dados gigantes donde no dudo en sacarme una foto.


A pocos metros de este lugar, el museo de la Danza “baila” desde el año 2003 en la calle San Gregorio y, en cuyo interior, se muestran muchos documentos, fotos, cuadros y objetos relacionados con la danza; además de una biblioteca con más de un millar de volúmenes.
Tras unas horas deambulando y aprendiendo, he de marcharme con un buen sabor de boca y sabiendo que no tardaré en volver pues todavía me quedan muchos rincones, museos, edificios e iglesias que descubrir en esta ciudad bañada por el río Ebro, que ostenta títulos tan variopintos como Primera Capital Gastronómica de España en el año 2012 o Ciudad Europea del Deporte en 2014.
Me quedo con pena de no ver el puente de piedra que aparece en su escudo, pero ese será uno de los argumentos que esgrimiré para mi vuelta a Logroño.

UN DÍA EN LABASTIDA Y ALREDEDORES.

Los que seguís mi blog ya sabéis que, aunque empecé hablando de Bilbao, poco a poco he ido cruzando fronteras y visitando maravillosos lugares que te sacan de tu rutina; que te invitan a descubrir aventuras, sabores, paisajes, historia…

Hace unos días disfruté de esa sensación de libertad, aprendizaje y aventura en Labastida, un pequeño pueblo perteneciente a la provincia de Álava que se enmarca dentro de la conocida como Rioja alavesa.
Famoso por sus viñedos, sus bodegas, su magnífico paisaje a los pies de la sierra de Cantabria en las faldas del monte Toloño, su riqueza cultural y su historia, este pueblo es un destino muy apreciado por los turistas.

Mi primera parada fue en la casa rural Osante donde me esperaban un grupo de amigos con ganas de pasar un magnífico día aprendiendo y disfrutando del sol otoñal.
Esta casa de estilo rústico ofrece confort y atención personalizada a los huéspedes que se alojan en una de sus seis habitaciones. Se encuentra en el centro del pueblo y las vistas desde su mirador son inmejorables.

De allí nos dirigimos a los todoterrenos que nos llevarían a descubrir una de las necrópolis a poca distancia, descubiertas hace años y que datan de los siglos IX y X.
Más de cien tumbas excavadas en la roca y de diferentes tamaños donde impresiona imaginar a los bebés enterrados allí.


No lejos de este lugar encontramos uno de los más de cincuenta lagares rupestres que se hallan en los alrededores de Labastida. Aquí se pisaba la uva para sacar el mosto de manera artesanal y natural.


El paisaje con sus colores de otoño era fascinante y no nos cansamos de realizar fotografías.

De nuevo en los coches nos encaminamos al municipio riojano de Briñas, cruzando un precioso puente de piedra que, ya en el siglo XV, se utilizaba como paso para salvar el río Ebro cobrando un peaje.


Llegamos a Briñas, a esas horas desierto y nos acercamos a un embarcadero desde donde nuestros guías ofertan actividades acuáticas con piraguas.


Un banco estratégicamente situado para que te sientes a observar la calma de las aguas del río es un imán para mí.


Durante unos minutos paseamos por el pueblo descubriendo un humilladero, un crucero y la iglesia de La Asunción.


Todavía nos quedaba otra visita antes de la hora de comer; así que montamos de nuevo en los coches para trasladarnos hasta las bodegas SOLAGÜEN.
Al entrar, un penetrante olor a vino nos golpeó la nariz. En ese momento había varios operarios trabajando que nos saludaron acostumbrados a recibir visitas.


Esta empresa es una cooperativa que reúne a 152 miembros y se fundó en el año 1964 por un grupo de productores locales.
Se trata de una de las bodegas más extensas de La Rioja y su entorno es ideal para elaborar caldos de una calidad excepcional.
En el interior pudimos ver los depósitos, las cintas donde transportan las botellas y las empaquetan en cajas, las barricas y una magnífica terraza con vistas a los viñedos donde nos sirvieron una cata de vinos acompañados de diferentes embutidos.


Una hora más tarde nos sentamos en una mesa ya preparada del restaurante Petralanda de Labastida donde dimos buena cuenta de unas sabrosas viandas, entre ellas unos  chuletones servidos en unos recipientes de piedra que mantenían el calor.
Este restaurante ofrece una amplia carta con comida tradiconal vasca y riojana.

Fue un día inolvidable en grata compañía en el que yo aprendí mucho y disfruté del paisaje, de la gastronomía y de la historia. Y todo gracias a la empresa CAZAVENTURAS, un grupo de empresas dedicadas a la organización de eventos, actividades deportivas, experiencias gastronómicas y mucho más. Todo lo que se te ocurra, ellos le darán solución.

Su lema es: “LOS SUEÑOS LOS HACEMOS REALIDAD Y LOS MILAGROS TARDAMOS UN POQUITO MÁS”.

FOTOS: ANDONI RENTERIA