PRIMERA CABALGATA DE REYES

cabalgata

En esta sección de recuerdos, hoy os hablaré de la Primera Cabalgata de Reyes en Bilbao.
Fue en el año 1934 y la idea surgió de la recién creada Radio Emisora Bilbaína.
Pero en esta iniciativa no estaban solos, sino que contaban con el apoyo de El Club Deportivo, La Sociedad Ciclista Bilbaína y la Txapel Gorri.
La primera cuestión que les surgió fue la cabalgadura de tan ilustres personajes.
Los camellos o dromedarios eran inviables, así que, se pensó en caballos.
Para ello se pusieron en contacto con el Gobernador Civil, al cual le encantó la idea y prestó los equinos de sus guardias.
El día 5 de enero, todas las entidades organizadoras, se dieron cita en el Teatro Campos, de allí, con ayuda de la compañía de Enrique Rambal, que aportó el vestuario, se acicalaron y prepararon todos los «actores» de la Cabalgata.
Ya preparados, comenzó el ansiado desfile. La comitiva se componía de un coche-piloto, un árbol iluminado con luces a pilas, numerosos coches y autobuses particulares abarrotados de chavales y, claro está, los Reyes Magos.
En cabeza iba un pelotón de ciclistas, poniendo la nota deportiva al evento.
En los autobuses, unas simpáticas modistillas, repartían pan con chorizo a los niños, acompañados de gaseosas donadas por Cerveceras del Norte.
Todo el cortejo se dirigió a diferentes centros benéficos a obsequiar con regalos a los más necesitados.
Después desfilaron por la Gran Vía y por varias calles céntricas.
Todo transcurría con alegría y mucha emoción pero, cuando se dirigían al Teatro Campos donde iban a terminar la fiesta, a la altura de Hurtado de Amézaga, se desató un fuerte chaparrón de granizo, lo que hizo que el suelo se convirtiera en una pista de hielo.
El caballo del rey Baltasar patinó y se fracturó las patas delanteras. Allí mismo uno de los colaboradores del evento, le apuntilló de un certero golpe.
A pesar de todo, el Gobernador se encontraba feliz con el resultado de la primera Cabalgata de Reyes en Bilbao y le restó importancia.
Al año siguiente también hubo desfile real, y el siguiente también pero, por motivos de la guerra, Melchor, Gaspar y Baltasar no volvieron a visitar la villa, hasta comienzos de los cincuenta.
No tengo foto de aquella ocasión, pero he encontrado una de una cabalgata en Portugalete.
Os deseo a todos una mágica noche de Reyes y que vuestros deseos se cumplan.