VEHÍCULO DEL DEMONIO

Cuántas veces comentamos la cantidad de coches que se ven en nuestra villa, el molesto ruido, los humos…
Pues, aunque cueste creerlo, hubo una época en la que solo había uno.
El 23 de agosto de 1896 se publicaba en EL NOTICIERO BILBAINO una reseña sobre lo que sería el primer coche en la villa.
coche 1
Aquel carruaje familiar de cuatro asientos que cruzó la frontera de Irún tras pagar 2000 reales en concepto de derechos de aduana, fue adquirido por el señor Careaga.
El mecanismo era curioso; Una gran cadena iba del motor a la rueda trasera para conseguir el desplazamiento, mientras que las ruedas delanteras se movían con una palanca situada en el interior del coche.
Disponía de motor de gasolina que se hallaba instalado debajo del pescante.
Hubo muchos detractores de tan ingenioso invento e incluso algunos ciudadanos lo apedrearon, ya que lo consideraban un instrumento del diablo.
La ventaja, según se decía en aquella época, respecto a los coches de caballos era su fácil conducción y su “docilidad”.
Se estimaba que eran necesarios quince días para conocer el manejo básico del automóvil.
Cuatro años después de llegar a Bilbao este “invento del demonio”, se produjo el primer desagradable suceso: El conde Tilly y su esposa la Sra. Zabálburu, sufrieron un accidente de camino a Gernika. Su vehículo volcó y varios aldeanos de la zona, corrieron a auxiliarlos.
Afortunadamente, solo sufrieron contusiones y alguna fractura.
Muchos años y muchos coches después, no sabríamos vivir sin estos “vehículos satánicos”

7 pensamientos en “VEHÍCULO DEL DEMONIO

  1. Y siguen siendo vehículos del diablo. Pero todos tenemos alguno de ellos en nuestros recuerdos más íntimos. Quizás porque fue con el que aprendimos a conducir, o porque íbamos a la playa o a conocer mundo con nuestros alitas, o porque en el nos dimos el primer beso o nos hemos dado el último. Los automóviles son una parte de nuestra vida. Gracias Esme por traernos esos recuerdos. Y no. Antes de que lo digas. Yo no conocí el primer automóvil de Bilbao.

    Le gusta a 1 persona

  2. Que chulada de coche en esos años no me extraña que les parecería raro que se moviera sin tirar ningún caballo de el. Mi ama tiene 86 años Navarra y con 18 años iba por los pueblos con una furgoneta negra de ese tipo pero un poco más lograda a vender pescado por los pueblos , sin carnet de conducir como dice ella iba ella y alguno que pasaba de vez en cuando era una lanzada para aquellos años. Qué haríamos ahora sin coche a mi mé encanta conducir y los coches soy responsable pero me gusta pisarle lo reconozco donde se puede. Muxusss potxola estupendo reportaje

    Le gusta a 1 persona

  3. Algo sabía de ésto que has contado , pero no tanto Esme.
    Son máquinas muy necesarías y cómodas pero que necesitan que se conduzcan bién, para que no sean vehículos del demonio. Lamentablemente no siempre es así.
    Muxus.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s