LOURDES LEOZ, TODA UNA VIDA BAJO UN PARAGUAS

En apenas 40 metros cuadrados, Lourdes Leoz tiene su paraíso en su local de la calle Belosticalle número 25, en pleno Casco Viejo bilbaíno.P1050061
Paragüería Leoz es un referente en Bilbao y, se podría decir, que fuera de nuestras fronteras también. De hecho, hace unos años, una norteamericana afamada empresaria del sector, que cuenta con un lujoso comercio en el centro de Nueva York, vino a conocer a esta bilbaína y a aprender sus técnicas de arreglo y reparación de paraguas.
De niña ya apuntaba maneras, después de salir del colegio, muchas tardes las dedicaba a ayudar a su padre en el negocio, haciendo recados o atendiendo a la clientela.
Los veranos disfrutaba entre paraguas; no había clases y podía dedicar más tiempo a aprender este oficio que le ha aportado tantas satisfacciones.
-Lourdes cuéntame cuándo empezó todo
-Fue mi abuelo quien se inició en este negocio en el año 1933, primero como dependiente de una paragüería en la calle Correo y, después, montando esta tienda junto con su hermano. Desgraciadamente falleció y hubo de ser mi padre con quince años de edad quien se hiciera cargo del establecimiento.

Mientras charlamos me muestra varios modelos de paraguas.

P1050079

P1050149

P1050086

P1050096

-¿Cuántos años llevas tú detrás de este mostrador?
-Bufff, muchos, tantos como treinta y cinco.
-¡Cuántos recuerdos tendrás y cuántas anécdotas!
-Sí, muchísimas. De niña me fascinaba todo lo relacionado con el arreglo, las telas, las diferentes piezas, las varillas…
Si me pides un momento te hablaré de las inundaciones del 83. Fue terrible. Mis padres vivían en Arabella y, cuando ya se pudo bajar al Casco Viejo, nos encaminamos por las escaleras de Mallona. La imagen de la actual Plaza Unamuno no la olvidaré jamás. Era absolutamente caótica, con el barro, los objetos arrastrados, la gente con katiuskas colaborando en la limpieza…
Como pudimos llegamos a la tienda mi padre y yo; aparentemente, nada indicaba que hubiera sufrido daños. Abrimos la puerta, ya no quedaba ni una gota de agua. Curiosamente, todos los paraguas se mantenían en su sitio pero… mirando con más atención, enseguida vimos la suciedad. Suelo y paredes estaban embarrados.
Todos los comercios de la zona estaban igual, algunos incluso peor. La impresionante solidaridad nos hizo dejar la tristeza a un lado para colaborar unos con otros en la recuperación y transformación de nuestro Casco Viejo.
Los gremios no daban abasto para reparar instalaciones y reformar las tiendas, por ello, la nuestra tardó unos tres meses en ponerse de nuevo en marcha.
Durante varios días, un BMW delante de la puerta arrastrado por el agua, nos hacía difícil la entrada a la tienda. Aquello era un paisaje desolador, los semblantes de la gente eran de absoluta tristeza.
-Esperemos que jamás vuelva a suceder un “aguaduchu” como aquel. –Pronuncio mi deseo en voz alta mientras le comento algo más alegre.
Has participado tres años seguidos en el concurso de escaparates de Arteshop.
-Si, en 2012 me presenté y quedé segunda, el año siguiente quedé primera. Imagínate, no cabía de gozo y, este año, no he ganado pero seguiré intentándolo.
-Seguro que esos triunfos han sido una de las causas de que la prensa se interese tanto por ti y por tu trabajo.
-¡No te imaginas la cantidad de veces que me han entrevistado! No solo por el concurso, también suelen venir cuando no llueve en muchos días y se interesan por mi opinión y la marcha de mi negocio. Por otro lado, cuando la lluvia no cesa durante varias jornadas, también vienen a preguntarme si estoy contenta con el temporal. Es curioso. –Me cuenta divertida mientras me muestra una de las veces que ha salido en el periódico. Tiene el recorte de prensa enmarcado.

P1050113

Internet también ha ayudado en crearme una fama, hay mucha gente que, de diferentes puntos de España, me envía paraguas estropeados para su arreglo.
-¿Hay modas en los paraguas? –le pregunto cambiando de tema
-Sí, claro que las hay, cada vez los paraguas son más grandes. El mango también se hace más cómodo, el diseño de las telas y el tejido suele cambiar. Ahora es todo nylon, antes había de seda, lana y algodón.
Te voy a enseñar algo –me anuncia mientras se dirige a la trastienda.
Al momento sale con varios paraguas.
-Este es italiano de una firma muy importante y tendrá unos cincuenta años pero, sin duda, el que te voy a enseñar ahora es una auténtica reliquia y muy significativo para mí –me sigue contando a la vez que abre uno negro con empuñadura de plata.
Cuando mi abuelo trabajaba en la paragüería de la calle Correo, vendió este modelo a una joven. Mucho tiempo después, una anciana, entró un día en la tienda y me explicó que iba a ingresar en una residencia pero quería entregarme el paraguas como recuerdo de mi abuelo. Era la nieta de la joven que adquirió el paraguas y lo había conservado todos estos años
-Debió ser un momento muy emotivo para ti, es una historia preciosa –apostillo mientras imagino cuántos litros de lluvia bilbaína empaparon aquella tela a lo largo de tantos años.

P1050127Aceptar
Otra clienta le regaló un modelo de color verde en cuya tela se ven las manchas del tiempo y cuyo puño llama la atención por ser una talla en nácar de un caballo.

P1050134
-¡Entra en mi “cocina”! –me invita Lourdes, mientras me explica que así suele llamar a su trastienda y lugar de reparación. Hace unos meses han realizado alguna obra en el local pero siempre respetando la estructura, las vigas y la piedra.
-¡Cuántas herramientas! –comento yo sorprendida ante tal cantidad de utensilios que muchos no he visto en mi vida.

P1050162
-Siéntate en mi silla –me dice mientras pone en mis manos herramientas fabricadas por su padre con madera y algo parecido a un cuchillo. ¿Quieres ayudarme a arreglar uno que tengo por aquí?
-¡¡Claro que sí!! Pero yo no sabré hacerlo –confieso sentándome en el taburete.
Entre risas Lourdes me explica cómo reparar un paraguas y me indica dónde y cómo utilizar el alicate.

P1050216 P1050190
Me enumera los nombres de algunas piezas de las que se compone el paraguas, como por ejemplo: colante, corona o placa.

Había una pequeña sierra con la que separa el mango del resto para su posterior reparación.

P1050232
También aprendí a llamar montura al paraguas sin la tela aunque yo le hubiera llamado patas de araña o robot alienígena que me parece más divertido.

P1050285
En esta foto, mi cara de asombro obedece al escuchar el relato de la vez que se le metió una varilla por la nariz, con la consecuente rotura de una vena que le hizo sangrar tanto como para echar a correr al ambulatorio más cercano.

P1050224

Varias cajas repletas de mangos de paraguas despiertan mi curiosidad, me hicieron recordar una caja llena de “tesoros” que tenía en mi habitación cuando era niña.

P1050247
Al salir de la trastienda me enseña un mueble donde descansan unos bastones muy elegantes que no me resistí a probar.

P1050333
-Mira, este es plegable, se vende muy bien –me asegura mientras yo le comento que los palos de mi tienda de campaña también tienen ese sistema de articulación con una goma que une los tubos internamente.

P1050347
-¿Cuál es en tu opinión, el éxito de una pequeña tienda como la tuya?
-Sin duda alguna, la atención personalizada y el trato –me responde con seguridad. Los clientes saben que, cuando salgan por la puerta, lo harán con un paraguas adecuado a sus necesidades, sus gustos y su economía. Yo les pregunto cómo lo quieren, cuánto se quieren gastar, les explico las diferencias entre uno y otro modelo y, además tienen la garantía, que en caso de necesidad se lo arreglaré sin problema.
Después de casi una hora de charla, varias fotos y un cariñoso abrazo de despedida, abandono el local, con la sensación de haberme trasladado a aquellos años en los que el abuelo Leoz empezó en el mundo del paraguas; un objeto tan necesario y tan arraigado en nuestra ciudad.

10933269_10203482346479199_1103079906_n
Gracias Lourdes por tu tiempo, tus explicaciones, tu buen trato pero, sobre todo, por tu buen humor.

Fotografías de ANDONI RENTERIA LARRARTE

13 pensamientos en “LOURDES LEOZ, TODA UNA VIDA BAJO UN PARAGUAS

  1. Es que es majisima , solo la sonrisa que tiene te hace acercarte a ella.
    Nunca había pensado que una tienda de paraguas pudiese tener tanta historia y tantos recuerdos. Para que un negocio dure tantos años es porque la profesionalidad de la que lo lleva es estupenda. Enhorabuena Lourdes Leoz sigue como eres.
    Un reportaje escrito y fotografiado de 10. Muxusss

    Le gusta a 2 personas

  2. Que reportaje mas bien hecho, relatado estupendamente bien!!.Es increíble que todavía quede un negocio así, me produce una alegría inmensa,eso,por algo sera….lo lleva una gran profesional!! Gracias Esme por enseñarnos un poco mas de nuestro Casco Viejo.

    Le gusta a 2 personas

  3. Precioso reportaje sobre algo que sabes que tengo debilidad. Me chiflan los paraguas. Dicen tanto de la gente…
    Muy bien narrada la historia de ésta increíble y simpática profesional.Cuantas historias caben en esos 40 metros donde yo estaría horas mirando embobada esos preciosos paraguas.
    Un beso para las dos y claro, otro para Andoni.

    Le gusta a 1 persona

  4. Es una pasada de reportaje….no tengo palabras, sencillamente maravilloso. Me ha gustado mucho.
    Lourdes es muy simpática, y seguro que tendrá innumerables anécdotas,. Me ha llamado la atención la de la anciana que iba a ingresar en una residencia y le llevó un paragúas.

    Las fotos muy buenas Andoni,

    Muxus.

    Le gusta a 1 persona

  5. Cuantas cosas se esconden tras un paraguas…Yo en Bilbao siempre con mi buen paraguas de empuñadura de madera y ahora llevo cualquiera del chino…Qué pena, claro que aqui llueve poco.Muy bonito e interesante el reportaje Esme.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s