EL PASSERELLA DE TODA LA VIDA.

El restaurante Passerella en la Calle Urkijo nº 30 es un lugar de culto en Bilbao para los amantes de la comida italiana.
No habrá en Bilbao nadie que no lo conozca; aunque no se haya sentado en una de sus mesas y no haya probado sus exquisiteces, cualquier bilbaíno ha pasado debajo de esta pasarela y ha mirado hacia sus cristaleras.
El primer restaurante italiano de la villa cumplió el pasado mes de mayo treinta y cinco años; treinta y cinco años ofreciendo productos de calidad, gran variedad de sabrosos platos y un inmejorable trato a sus clientes.

P1100907
Muchas han sido las veces que he comido o cenado sentada en una mesa al lado de la cristalera encima de las galerías Urkijo. Precisamente, es esta pasarela la que da nombre al local.
Hoy he venido a comer con una compañía maravillosa: Antonia García Torres, la dueña y fundadora que, junto a su hija María y un grupo de profesionales cocineros y camareros, han convertido este local en un paraíso de la comida del país de los césares.

P1100958 P1100921
Antonia, ¿Cómo se te ocurrió en los años ochenta abrir un restaurante italiano?
– A mi marido Juan Antonio Ipiña le apasionaba la comida italiana y, además, era un ferviente Athleticzale, por lo que fuimos mucho a ver jugar a nuestro equipo a Italia. Allí probamos muchos platos típicos del país.
Supongo que aquí en Bilbao no se conocerían esas exquisiteces.
– No, claro que no, en nuestra villa conocíamos las pizzas, los espaguetis, canelones y poco más.
¿Fue sencillo conseguir el género, los ingredientes?
– Pues no mucho, al principio debíamos pedir las especias a Italia, aquí había pocos proveedores.
¿Sabíais preparar aquellos platos?
– Tuvimos la gran fortuna de contar con dos cocineros que habían trabajo en el Palacio de Buckingham y ellos fueron los que comenzaron a darnos ideas. Empezamos con poca variedad en la carta para dar una mayor calidad a los platos.
¿Cómo acogieron los bilbaínos de aquella época un restaurante de estas características?
– Genial, fue la bomba. Había colas en la acera para poder entrar.
– En Bilbao se estaba produciendo un cambio y eso se dejaría ver también aquí en tu restaurante.
– Si, lo notábamos en las personas que venían, muchos extranjeros, algunos implicados en la transformación de la ciudad. Se oían conversaciones en las mesas sobre la futura construcción del metro, de un museo diferente…de muchos proyectos que luego han ido surgiendo.
¿Y qué se comentaba?
– Bueno, a muchos les parecían auténticas bilbainadas tanto el metro como el Museo Guggenheim y luego mira, jajaja.
¿En qué os ha afectado la reforma de la Alhóndiga?
– Todo ha resultado muy positivo, muchos de sus visitantes vienen a comer aquí. Para mí ha sido siempre un edificio muy especial, ya que mi padre regentó allí un puesto de vino y desde niña me encantaba hacerle compañía mientras trabajaba. Tengo unos recuerdos imborrables de aquellos años jugando entre pellejos de vino. ¿Quién me iba a decir que con el tiempo regentaría un restaurante a pocos metros de él?

Mientras charlamos aparecen platos de comida, yo no he pedido nada sino que me he dejado aconsejar por Antonia.

P1100993 P1100997 P1100984
Me dice que no puedo irme sin probar los antipasti, deliciosas ensaladas muy variadas.

En todos estos años ¿habéis innovado muchas recetas?
– Sí, claro que sí, hemos fusionado la cocina vasca con la italiana y nos ha dado muy buenos resultados como por ejemplo: Risotto con pisto o crêpes de queso de Idiazabal. Y seguimos innovando e imaginando nuevos platos.
¿Cuál es el plato estrella?
– Sin duda Las Delicias Passerella, una mezcla de varias pastas cocinadas de diferentes maneras.
¿Qué me dices del vino o de los postres?
– A la gente le gusta tomar con nuestra comida, unos vinos frescos como Moscato, Caney o Chianti. Y, en tema de dulces, el que goza de mayor aceptación es el Tiramisú.
¿Somos de buen comer los bilbaínos?
– Si, y muy exigentes. Eso es bueno, nos gustan los retos.

– Veo que os habéis adaptado a los nuevos tiempos y también servís a domicilio a través de Just Eat.

– Si, es una manera de acercar la comida italiana más elaborada a los domicilios. Nos han dado un Diploma de reconocimiento de Trip Advisor. Estamos muy contentos.
No todo el mundo conoce una de tus grandes aficiones aparte de la cocina.
– Es cierto, pocos saben de mi pasión por la pintura; me la transmitió Moncho Borrajo, gran amigo, es como un hermano para mí. Él pinta y me lo aconsejó; desde hace unos diez años hago mis “pinitos” con las acuarelas.
Moncho es también el culpable de que mi hijo Tontxu Ipiña se dedique a la canción ya que, siendo niño, le regaló una guitarra con la que componía pequeños versos.
Ha lanzado hace pocos días su nuevo disco ¿no?
– Si, el 21 de mayo, en Mérida. Es su noveno trabajo y se titula “CICATRIZANDO”.
Estoy muy orgullosa de mis hijos, Tontxu es un artistazo y María es, hoy en día, el alma del restaurante, sin ella no sería lo mismo.
Seguimos comiendo, contando muchas anécdotas y riéndonos mucho.
Después del postre, saca dos paquetes envueltos en papel de regalo y me los ofrece.
– Espero que te gusten, los he pintado con mucho cariño.
¡¡Me encantan!! ¡¡Soy yo en dos rincones de Bilbao!!
Me la como a besos y achuchones por tan maravilloso regalo; ya tengo lugar para ellos en mi casa.

P1110037 P1110020
A la hora de marchar, me enseña un bodegón realizado por Montxo Borrajo, con recortes. En otra pared a la entrada del comedor de arriba me fijo en varios cuadros con fotos de diferentes personajes y gente conocida, tanto deportistas como actores o políticos.

P1100922 P1100920
Quedaba una foto final, las dos con nuestro querido amigo y fotógrafo Andoni.

P1110045
Gracias, Antonia, por tan fabulosa comida y por tu profesionalidad pero, sobre todo, por ser tan buena gente, llena de sentimientos y positivismo.

Me quedo con tu frase: “Que todo lo que comiences sea siempre con amor”.

Fotos: Andoni Renteria.

9 pensamientos en “EL PASSERELLA DE TODA LA VIDA.

  1. Que tiempos…. Ya me acuerdo de haber ido, cuando era mas joven cita, que gracia….no tenia ni idea que el hijo fuera Tontxu Ipiña!!.
    Esta genial la entrevista, estas hecha una reportera dicharachera, jajaja. Muxus Esme

    Le gusta a 1 persona

  2. Me has dejado sin palabras Esme, y mira que es dificil eh? gracias corazón!! gracias por tu cariño, por tu respeto, y por ser tan especial, gracias AMIGA!! Compartir mesa y mantel contigo y con Andoni, eso si fué una “delicia Esmerella” un besito emocionado guapa;-)

    Le gusta a 2 personas

  3. Que entrevista más buena! El plato tiene una pinta estupenda y el regalo precioso.

    La cantidad de veces que he cantado y canto el estribillo de la canción de Tontxu “somos de colores” me gusta mucho.

    Zorionak Esme por la entrevista, Antonia por regentar ese estupendo restaurante y Andoni por las fotos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s