VISITA AL PALACIO OLABARRI

Todavía resisten algunos palacetes en Bilbao y hoy os hablaré de uno de los más llamativos por su arquitectura y su ubicación.

Se trata del Palacio Olabarri situado en el Campo Volantín a pocos metros del Puente de la Salve junto a la plaza del mismo nombre.

En el año 1894 Julián de Zubizarreta fue el arquitecto encargado de edificar esta lujosa residencia de influencias inglesas y francesas para el empresario José María de Olabarri.

El señor Olabarri había nacido en Bilbao aunque su familia procedía de Zollo (Bizkaia); era hijo de Don Pascual, uno de los fundadores de la fábrica Santa Ana de Bolueta.

Formó matrimonio con Manuela de Zubiria e Ybarra con la que tuvo cinco hijos. Llegó a ser presidente de la fábrica fundada por su padre y también miembro del Consejo de Altos Hornos de Vizcaya, puesto del que dimitió, ya que ambas empresas eran competencia y consideraba poco ético representar a las dos sociedades.

El palacio se inauguró en 1897 siendo ampliado en 1901 para albergar, en la parte trasera, a los dieciséis sirvientes que trabajaban para ellos.

En 1924 falleció el empresario que se había quedado viudo tres años atrás. Fue su hijo José María quien mantuvo el palacio como base de operaciones de la empresa y donde poseía un despacho.

Durante la guerra civil sufrió daños debido al obús que cayó en el edificio colindante propiedad de la familia Errazquin.

El palacio fue sometido a una reforma y, hasta la década de los cincuenta, lo utilizó el  Instituto Británico.

Más tarde el Obispado realizó gestiones para usarlo como sede episcopal pero, finalmente, lo adquirió la Autoridad Portuaria en 1953 quien decidió ampliarlo bajo proyecto de los arquitectos  Manuel Galíndez y José María Chapa Galíndez. Pero no acababan aquí las obras, ya que en 2003 se acometió otra reforma de estructura, de limpieza de la piedra de la fachada y de restauración de la carpintería exterior de puertas y ventanas.

Actualmente la Autoridad Portuaria lo utiliza muy poco ya que trasladó hace años sus oficinas a Santurce.

Son muchas las estancias de este edificio aristocrático y en este post os mostraré algunas de las más destacadas como por ejemplo una sala de juntas, un despacho, o una salita donde a través de sus cristaleras se puede disfrutar de unas agradables vistas a la ría y a la plaza.

Una escalinata de caracol nos lleva al piso superior donde, además de varias habitaciones, se encuentra la capilla que es la joya del palacio, con su cúpula, sus vidrieras originales y un curioso balcón donde la servidumbre asistía a la misa.

Por un pasillo se llega a una puerta que da acceso a una magnífica terraza que se asoma a la plaza de la Salve.

No cabe duda de que esta fue una residencia majestuosa donde se percibe el poderío en cualquiera de sus esquinas; además de estar situado en un lugar privilegiado de nuestra villa.

 

FOTOS: ANDONI RENTERIA

 

NYX HOTEL BILBAO

Y, después de más de un siglo, este emblemático edificio del Arenal, vuelve a convertirse en hotel.
En la última década de 1800 se abrió el Hotel D’Angleterre en el primer piso, posteriormente cambió su nombre por el de Hotel Almirante. Muchas personas del mundo del cine, del teatro, del toreo o de la aristocracia se alojaron aquí.
Décadas después fue sede de entidades bancarias, hasta la actualidad que, de nuevo, se hospedarán turistas en sus habitaciones.
La cadena Leonardo Hotels, con más de doscientos hoteles repartidos por el mundo, ha abierto las puertas del hotel NYX HOTEL BILBAO, su primer establecimiento en el País Vasco.
Hoy se ha presentado a la prensa con la asistencia de muchos medios de comunicación que no querían perderse la oportunidad de conocer alguna de sus 109 habitaciones o las terrazas; así como la cafetería a pie de calle.


Shay Raz, Director General de la cadena para España y Portugal, nos ha explicado que ellos son hoteleros y que su trabajo es servir al cliente. Desde hace varios años tenían la idea de abrir un hotel en nuestra villa, lugar al que se siente muy unido y, ha confesado, le encanta.
El objetivo no es solo realizar muchas reservas, sino también integrarse en la sociedad bilbaína; que cualquiera pueda tomarse un café o una copa, que pueda asistir a una de las diferentes sesiones de Djs que tienen pensadas o a las exposiciones de artistas locales. Su deseo es programar actividades culturales y ha asegurado que no buscan a un turista de lujo ya que los precios están en la línea de los hoteles de su categoría.


En el sótano hay una sala de reuniones con una capacidad para cuarenta y cinco personas, además de un pequeño gimnasio.
La restauración a base de delicias en miniatura correrá a cargo del Grupo Yandiola.
Otra cosa en la que ha hecho hincapié es en la preservación de la fachada y de la estructura, así como las ventanas ya que conocen la importancia que este edificio tiene en la historia de Bilbao y, de hecho, en todas las plantas aparecen fotografías del hotel hace más de cien años.


La Directora, Anabel Herrera, me ha comentado que es canaria pero que, desde el primer día que llegó a Bilbao se enamoró del estilo de vida y que, al clima, se va poco a poco acostumbrando.


Tras la presentación con imágenes en video y contestar a nuestras preguntas nos han ofrecido separarnos por grupos para realizar una visita guiada. Yo he podido ir con la directora y varios compañeros más.
En el ascensor hemos subido hasta la última planta donde las vistas panorámicas nos han dejado a todos boquiabiertos. A esta terraza se podrá acceder para tomar algo en la cafetería, cualquiera que así lo desee, no hace falta estar alojado en el hotel y, siempre y cuando, el aforo lo permita.
Es maravilloso observar desde aquí la iglesia de San Nicolás, la plaza Nueva, el Arenal, la ría, el teatro Arriaga, el Casco Viejo, al fondo el puente de Miraflores…


Las habitaciones en un estilo moderno y acogedor disponen de cafetera, minibar, frutas variadas, cargadores de móviles, televisiones de pantalla muy grande y sofás cama entre muchas facilidades más para hacer la estancia más cómoda.

Una de las cosas que me ha llamado la atención es que hay varias máquinas de videojuegos repartidas por el hotel para utilizar gratuitamente.


En cada planta una pared está dedicada a un artista vasco. Este mural de Iñigo Sesma es, quizá, el que más me ha gustado.


Otra de las curiosidades es que el nombre del hotel no es abreviatura de nada, simplemente significa Diosa de la Noche en la mitología griega.

La Directora nos iba mostrando habitaciones en varios pisos, así como el patio interior.

Hemos bajado a la primera planta por una elegante escalera de mármol.

 


Después de recorrer de arriba abajo este nuevo establecimiento hotelero nos han servido unos canapés y unas bebidas en la cafetería que, a partir de mañana día 11 de abril, ya abrirá al público bilbaino.


He de destacar la amabilidad y educación de los empleados. De momento son veintitrés pero esperan que, con el tiempo, puedan contratar a más personal.


Desde aquí les deseo mucha suerte en esta nueva andadura.
FOTOS: ANDONI RENTERIA

PORT CENTER EN EL MUSEO MARÍTIMO

El pasado 27 de marzo se inauguró, en el Museo Marítimo Ría de Bilbao, Port Center.
Se trata de un centro de divulgación del Puerto de Bilbao proyectado por la Autoridad Portuaria, que ocupa algo más de cuatrocientos metros cuadrados de la segunda planta del museo.


La exposición está estructurada en seis bloques o zonas donde se explican y detallan diferentes aspectos que, a veces, nos son desconocidos.
Son varios los temas que se tratan aquí como la sostenibilidad, las infraestructuras, las rutas comerciales o los planes de futuro del puerto.


Las nuevas tecnologías también tienen presencia en esta muestra permanente con diversas pantallas táctiles, videos o juegos interactivos para que todos aprendamos más sobre el puerto más importante del norte de la península.
En un contenedor han instalado una pantalla donde se emite un video que nos muestra el camino que hacen las mercancías hasta llegar al barco.


Un motor de barco, al que se le ha dotado de luces rojas, se ha integrado en este espacio que, mirándolo, da la sensación de un corazón que bombea vida; vida portuaria.


Merece la pena pasear entre estas instalaciones donde, saldréis con más conocimientos sobre el Puerto de Bilbao de los que teníais al entrar.

FOTOS: ANDONI RENTERIA.

LA SOCIEDAD BILBAÍNA

Tantas veces he contemplado este edificio, tantas veces he caminado al lado de sus gruesos muros, tantas veces he imaginado cómo se vería Bilbao a través de sus grandes ventanales, tantas veces he fantaseado con las actividades de aquellos socios y, por fin, todas o casi todas mis dudas resueltas.
El edificio de la Bilbaína pertenece a la Sociedad Bilbaína, fundada en 1839 con la idea de ser un centro dedicado al recreo y a la cultura de los socios.
Los primeros 75 años de su existencia ocupó un edificio en la Plaza Nueva; hasta que, en 1913, se traslada al lugar que hoy conocemos en la céntrica calle Navarra.
Hace unas semanas recibí un mensaje de un buen amigo en el que me preguntaba si quería asistir a un evento en este, (para mí) misterioso lugar.
Por supuesto, ni lo pensé; mi respuesta fue un sí rotundo. No podía dejar pasar esta oportunidad de adentrarme en una sociedad que atesora una extensa herencia cultural y social.
A las doce del mediodía del día acordado, mi amigo ya me esperaba en la puerta principal que también es la entrada de coches.

P1780046
Nos dirigimos hacia un ascensor que, según me explica, es el original de cuando se construyó este edificio. Su interior de madera le da un toque de distinción.

P1780043
Pero yo prefiero subir por las escaleras y admirar la gran vidriera del techo.

P1770827

P1770812
En la primera planta se encuentran las oficinas de la sociedad.
Ya en la segunda planta, en la planta noble, la elegancia es evidente con sus grandes puertas, techos altos profusamente decorados y columnas de mármol de Ereño.

P1770844

P1770823
La biblioteca se encontraba vacía en ese momento. En un cartel se exige vestir con chaqueta para poder acceder a la zona de lectura. En varias vitrinas pude ver diversas publicaciones de la propia Sociedad Bilbaína.

P1770837

P1770835

P1770834
En esta planta, además de biblioteca, también se encuentran salas de juego, salas de baile, una peluquería y diferentes salones sociales donde poder descansar, charlar o leer.

P1770862

P1770859
Mi guía y yo subimos a la tercera planta donde me explica, se encuentran los comedores y diferentes salas comunicadas entre sí.

P1770929P1770935
Me asomo por uno de los numerosos y grandes ventanales desde los que se observa la vida bilbaína y me imagino cómo la verían los socios de hace más de un siglo.
La sobriedad y elegancia de los cuidados sofás de piel, de la magnífica chimenea, de los pianos, los cuadros y demás decoración, me transportan a otro siglo.

P1780003

P1770968

P1770869
Aquí no falta de nada, incluso, disponen de una galería con los retratos de todos los presidentes que ha tenido la entidad hasta la fecha.

P1770878
Elegantes alfombras dotan a todo el conjunto de un toque de distinción y confort.

P1770924
Este edificio es mucho más grande de lo que me esperaba. Al decírselo a mi cicerone me sonríe y me asegura que solo me ha enseñado la parte más pública. Existen habitaciones, cocinas y más salones que tendré que imaginarlos.

P1780017
Antes de terminar mi visita entramos en el salón inglés, a pie de calle. Desde sus ventanas se puede ver a la gente pasar por la calle Navarra.

P1780037

P1780034
Solo me queda agradecer a mi amigo este viaje al pasado. Ya no tendré que imaginar el interior de este emblemático edificio de nuestra villa.
FOTOS: ANDONI RENTERIA