DOCE GOLES COMO DOCE SOLES

Fue un 8 de febrero de 1931 cuando el Athletic hizo historia, en cuanto a goleada se refiere.
Aquella tarde, en San Mamés se enfrentaba el equipo local contra el Barça.

Mr Pentland, el mítico entrenador del bombín, no cabía en sí de gozo; como todos los aficionados que, aquella tarde de domingo y a pesar del frío, se habían congregado para asistir a un partido del que se hablaría muchos años después.

Se contagiaba la alegría cuando al descanso fueron con el 6-1 en el marcador.

Agustin Souto, más conocido como Bata anotó siete goles de los doce que anotaron los leones. Este record solo fue batido por Kubala años más tarde.

También es cierto que el Barça, a partir del minuto once, compitió con diez jugadores, ya que Martí se lesionó chocándose con un poste y, en aquellos tiempos, no se hacían cambios.

En la prensa de la época se aseguraba que tanto el portero Llorens como la defensa azulgrana no estuvieron al cien por cien durante el partido.

En cualquier caso, este encuentro quedará siempre para la historia de nuestro club: el día que se marcaron 12 goles en San Mamés a favor de los leones.

FOTOS DE INTERNET.

PRIMER PARTIDO DEL ATHLETIC

Los retos o desafíos siempre han sido muy típicos en nuestra tierra.

En la primavera de 1894 una fanfarronada se podía leer en las páginas del Noticiero Bilbaino; Once bilbainos, con valor suficiente, retaban a otros once jóvenes ingleses a disputar un partido de algo llamado «foot-ball», deporte que habian traido desde su país y que se encargaron de enseñar a los locales.

El encuentro se disputó el 3 de mayo a las 10 30 de la mañana. Los ingleses vestían una camiseta de color crema y los del Botxo lo hacían de blanco.

 

Desde el primer minuto se notaban las diferencias entre un equipo y otro.

Los ingleses sabían manejar la pelota con mucha destreza. Los bilbainos no eran hábiles pero su voluntad y esfuerzo se veían compesados con los tiros a porteria contraria.

Fue entonces cuando los visitantes decidieron atacar y cargar contra los locales.

El público protestaba por la dureza y brusquedad del juego. Silbaban, pataleaban y gritaban enfadados, hasta que los propios jugadores bilbainos les indicaron que aquella manera de jugar era absolutamente legal.

Una vez aclarada la cuestión, el juego continuó.

En el descanso el resultado era de 3-0 a favor de los británicos quienes obsequiaron a sus contricantes con pollos asados, con lo que el intermedio duró más de lo estipulado.

De nuevo en el terreno de juego, los ingleses fueron los amos de la pelota. El final del partido llegó y el marcador indicaba un 6-0 a favor de los ingleses.

foto11645

No habían ganado, pero sí habían conseguido aficionar a este curioso deporte a muchos de los asistentes.

Hubo un grupo de gimnastas que, a raiz de aquel partido, comenzaron a entrentar en un pequeño campo de Lamiako. Aquellos jóvenes, con más ilusión que habilidad, formaron un grupo al que llamaron Athletic Club en 1898, pero no constaba incrito de una manera legal.

Los que si lo legalizaron fueron los muchachos que entrenaban en el Paseo de Zugazarte y que denominaron a su club Bilbao F.C.

En 1901 se constituyó una sociedad para fomentar los deportes y, en especial, el fútbol y su nombre fue ATHLETIC CLUB.

Estos y el Bilbao FC alquilaron las campas de Lamiako por 200 pesetas al año para su entrenamiento y juego.

Fue así cómo nuestro club comenzó su historia.