SOCORRISTAS EN LA RÍA

En 1785 las autoridades estaban realmente preocupadas e incluso se sentían culpables por la cantidad de personas que se ahogaban en la ría. Así que, el Ayuntamiento se puso en acción y decidió crear un plan para “revivir a los ahogados”, ya que se sabía que la recuperación de los caídos al agua dependía de la rapidez para socorrerlos.

Para mayor eficacia, se establecieron dos zonas de vigilancia: una desde el Convento de la Concepción hasta el Campo Volantín, en la que las campanas de la iglesia de San Nicolás serían las que dieran la alarma y, la otra desde el Convento de la Concepción hasta Atxuri, con lo cual la campana de alarma sería la de San Antón.

También se acordó que las campanas de Santiago avisarían, fuese la zona que fuese, a fin de alertar a los médicos y acudiesen a la mayor brevedad.

Se propuso que las personas que advirtieran de algún incidente en la ría a los responsables de las campanas, recibirían dos reales y cuatro para los que alertaran a los médicos. Por supuesto, la mayor recompensa, se la llevaría aquel valiente que se arrojara a salvar al “ahogado”.

Las maniobras de reanimación por parte de los médicos se realizaban en la misma orilla. Los sanitarios se acercaban al lugar con una camilla y un féretro, ya que no sabían cuál de los dos iban a utilizar.

Pero lo más increíble, viene ahora. Al enfermo se le colocaba de costado y se le introducía por la boca un tubo para insuflarle una especie de tabaco y, por el ano, se le metía otro tubo por donde se soplaba, con el fin de que se le introdujera el humo por los intestinos. Si todo esto no funcionaba, se le arrimaba a la nariz una pluma impregnada en sal de amoníaco y hollín, con el propósito de que el enfermo estornudara. A pesar de lo extraño que pueda parecer, estos métodos eran muy eficaces en aquella época y se salvaban muchas vidas de aquellas personas que, por una u otra razón, acababan con sus huesos en la ría.

ria de bilbao

4 pensamientos en “SOCORRISTAS EN LA RÍA

  1. Hola. De lo más curioso e interesante he encontrado tu artículo. Es muy gracioso lo del tubo por el ano jjajjajajjaa….Gracias por culturizarnos un poco y divertirnos a la vez ( lo digo por el tubo ese ) jajjaja

    Le gusta a 1 persona

  2. Si es verdad a mi también me parece gracioso lo del tubo por el eperdi. como una colonscopia ahora y lo de llevar la caja al mismo tiempo estaba bien en aquellos donde no había tanta facilidad para desplazarse, persona prevenida vale por dos. Estupenda historia potxola, Muxusss

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s