LA CHELITO BUSCABA LA PULGA

Hubo un tiempo, hace ya un siglo, en que el que se buscaba afanosamente un insecto, concretamente una pulga.
En el Salón Vizcaya, los tumultos se desencadenaban cuando la bella “Chelito” aparecía en el escenario completamente vestida y contaba, mientras se rascaba, a los expectantes hombres que allí se encontraban, que una pulga se había colado entre sus ropas.
Ella, pícaramente, preguntaba al entregado público dónde podría estar aquel bichito, a lo que los caballeros, jóvenes universitarios o ancianos babeantes, le iban dando pistas mientras ella seguía en su empeño de rascarse.
“La Chelito” enseñaba poco; únicamente se levantaba la falda unos centímetros pero, aquel gesto, era suficiente para que sus admiradores llenaran a diario aquel local de Bilbao la Vieja, que se mantuvo abierto hasta el fin de la Guerra Civil y luego se convirtió en cine hasta que en 1981 cerró sus puertas para siempre.
Pero no fue el único lugar donde se podían admirar bellezas cantarinas y picaronas. El Pabellón Vega se inauguró en marzo de 1910 siendo su dueño Julián Vega padre del escritor Luis Antonio de Vega.
No muy lejos de su máximo competidor el Salón Vizcaya, este local contaba con “La Bella Peodima”, la gran estrella de la época en su género.

salon-vizcaya
Era muy conocida tanto por jóvenes como por maduritos caballeros, su picaresca encima del escenario. Pero no a todo el mundo le agradaban aquellos espectáculos. Muchos sacerdotes, entre ellos el Padre Basterra, arremetían desde sus púlpitos día sí y día también contra estas lúdicas prácticas.
Aquello, muy a su pesar, consiguió darles más publicidad y, por lo tanto, más clientes.
Las monjas del cercano convento de las Siervas de Jesús también se oponían a la picaresca de las vedettes y denunciaron ante el Gobernador la manera que tenía Julián Vega de anunciar su espectáculo a golpe de campana, cuyo sonido se escuchaba en medio Bilbao, alegando que no podían dormir. Pero, el propietario del local no se amedrentó y las denunció asegurando que él también sufría con las campanadas matinales del centro religioso.
Finalmente cedieron ambas partes suprimiendo los sonidos de campanas.
El Pabellón Vega continuó divirtiendo a los bilbaínos hasta que bajó la persiana y se convirtió en exposición de coches, después en fábrica de dulces para terminar siendo un almacén de huevos y, en 1974, se procedió a su derribo.
Mucho han cambiado los espectáculos ¿No os parece?

3 thoughts on “LA CHELITO BUSCABA LA PULGA

  1. Pues si han cambiado pero te aseguro que en aquellos años las mujeres picarescas en el escenario les harían babear. Es una historia muy chula de nuestro botxo.

  2. Preciosa historia!! Ya, entonces…las mujeres eran picaronas,igual que ahora.
    En cuanto a los espectáculos, claro que han cambiado!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.