EL AFFAIRE REAL

El 30 de julio de 1476, en la iglesia de Santa María La Antigua de Gernika, el rey Fernando el Católico juró los Fueros de Vizcaya. El monarca, aprovechó el viaje para permanecer en capital vizcaina durante varios días, donde pudo atender asuntos importantes de la villa. Sin embargo, no solo se ocupó de cuestiones políticas sino que, al parecer, se ocupó su tiempo con una bella joven bilbaína de nombre Toda de Larrea.

Don Fernando, a pesar de llevar solo siete años casado con la recatada y católica reina Isabel, no le era fiel y sus devaneos con mujeres de la corte eran muy habituales. En esta ocasión la muchacha bilbaína de una conocida familia noble se dejó impresionar y seducir por el regio amante que la adulaba con halagos, haciendo mella en su vanidad.

El fruto de aquella pasión apareció nueve meses más tarde con el nacimiento de un precioso bebé al que su madre bautizó con el nombre de María. Durante el embarazo, Toda de Larrea, compuso varias coplillas que cantaba a las vecinas donde quedaba clara su aventura con el monarca. Después del alumbramiento, la amante del rey alardeaba de haber dado a luz a una hija suya a la que todos en Bilbao comenzaron a llamar con mucha guasa: Excelenta.

Tanto pavoneo llegó a oídos de la reina Isabel quien decidió enviar a un grupo de fieles caballeros a Bilbao para terminar con aquel escándalo. Los servidores de su majestad se ganaron la confianza de la dama bilbaína a base de joyas y buenas palabras; y, de esta manera, accedieron a su casa de la calle Carnicería Vieja. Una vez dentro le taparon la boca para secuestrarla a ella y a su bebé sin que nadie escuchara nada y evitara aquella tropelía.

Las trasladaron al convento de Madrigal de las Altas Torres en Ávila donde transcurrió toda su vida y, cuando María se hizo mayor, tomó los hábitos. Tiempo después se convirtió en la abadesa del monasterio de Las Huelgas donde la tildaron de tener un carácter áspero e irascible, posiblemente causado por una existencia plagada de secretos y engaños.

Respecto a su madre, nunca más se supo y su aventura cayó en el olvido.

(Imagen tomada de Internet)

4 thoughts on “EL AFFAIRE REAL

  1. LE DOY LA RAZÓN A LA REINA ISABEL, ESTE ESCÁNDALO NO SE PODIA PERMITIR EN ESA EPOCA Y ELLA TENÍA QUE MANTENER SU MATRIMONIO FUERA DEL ESCÁNDALO.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.