IBON PÉREZ, PASIÓN POR COMUNICAR.

Este era un reto para mí, debía entrevistar a un periodista. Pero, no. Yo no entrevisto, yo charlo, yo escucho y eso es lo que le propuse a Ibon Pérez meses atrás, aunque no se ha producido hasta hace tres días que nos citamos en un lugar muy significativo para él: la sede de Euskal Irrati Telebista (EITB) en Bilbao.
Ibon me abrió su corazón durante dos horas y media. En estas líneas quiero acercaros a lo mejor de Ibon: a la gran persona que es.
A las once y media de la mañana me estaba esperando en la puerta principal del edificio. Al verme abrió sus brazos para envolverme y, por fin, darnos esos besos que llevaban tiempo queriendo hacerse realidad.

P1320084P1320106P1320093
Atravesamos las puertas acristaladas para acceder al control de seguridad. Allí me di cuenta de lo apreciado que es este joven lekeitarra. Todos le saludaron cariñosamente y bromearon con él.
Subimos a la zona donde se encuentran los trabajadores de redacción, producción, marketing y demás secciones que supone una cadena de televisión como esta.

P1310945P1310934P1310954
Él no paraba de saludar, sonreír o intercambiar unas palabras con todo el que se cruzaba.
Después de tomar algunas fotografías decidimos sentarnos en una zona de descanso donde podríamos conversar tranquilamente y degustar un café de máquina.

P1310975P1320002
– Me gustaría que me hablaras de tu infancia, de tu pueblo.
– El próximo 28 de febrero cumpliré 29 años. Fui prematuro. Nací a los seis meses de gestación de mi ama y además lo hice en una ambulancia. Cuando llegamos a la clínica del Doctor Guimón en Bilbao, los médicos decidieron mi ingreso en una incubadora del hospital de Basurto. Te contaré algo divertido. Mi aita y un amigo fotógrafo se disfrazaron de enfermeros para entrar a verme y sacar mi primera imagen. La guardo con mucho cariño.
– Procedes de una familia de marinos.
– Sí, mi familia siempre ha estado relacionada con el mar. Mi aita está jubilado pero fue jefe de máquinas en un atunero. Conmigo esa tradición se perdió; quise dedicarme al periodismo, profesión que me entusiasma, que me da la vida.
– Preferiste hacer carrera en tierra firme.
– Efectivamente. La profesión que elegí es bastante más inestable que un barco en plena tempestad pero es lo que me apasiona. Es un mundo difícil y exigente, pero no pierdo la esperanza, he luchado y lucho todos los días por mantenerme, por aprender.
– ¿Tuviste claro desde niño que querías a ser periodista?
– ¡¡No!! Qué va. Yo quería ser cura. Fui monaguillo mucho tiempo y aquel ambiente me gustaba, me transmitía paz. Tiempo después me imaginé siendo un intrépido arqueólogo estudioso de la raza humana o un astronauta viajando por nuevos y desconocidos planetas.
Finalmente, estudié Ciencias de la Información, profesión en la que me siento muy cómodo y me ha aportado tantos buenos momentos.

– Eres una persona muy formada por lo que he podido averiguar.
– Si, además del título de la UPV, hablo cuatro idiomas y tengo dos Masters en comunicación y audiovisuales.
– Tu currículum es impresionante para lo joven que eres. ¿Cuándo comenzaste a trabajar en esta casa?
– En 2005 colaboré en el programa PIKA PIKA de ETB2, de ahí me fui a Telebilbao mientras estudiaba en la UPV.
Tres años después fui becario, aquí, en esta casa. Por eso EITB es tan importante para mí; siento un cariño especial por esta empresa pública de comunicación. Aquí me siento como en mi propia casa.
En estos años he sido testigo de la transformación del mercado. Yo soy un chico de la antigua escuela pero en la era digital.
– Supongo que también habrá mucha competencia.
– Si, la hay. Mucha gente viene pisando fuerte. Hay muy buenos profesionales tanto delante como detrás de las cámaras. Pero eso es estupendo. La competencia es lo que alimenta el ser bueno o no. Es un acicate. Al menos yo me lo tomo así.
– Una de las características que yo destacaría de ti es tu versatilidad, eres todo un todoterreno, ¿Te sientes así?
– Bueno, soy una persona muy inquieta, me gusta aprender, me gusta escribir, me gusta empaparme de todo lo que me rodea, quizá por eso he probado varias actividades dentro de la comunicación. He trabajado como realizador, como guionista, como tertuliano, como reportero, incluso como actor.
– ¡Ah, es cierto!, te he visto en una serie de esta casa, precisamente.
– Si, un capítulo de EUSKOLEGAS. Fue muy divertido y enriquecedor.
También he hecho algún cameo en el cine; en la película FUEGO de Luis Marías aparezco en una escena rodada en mi pueblo y, lo último, que todavía no se ha estrenado, es mi intervención en la película GERNIKA. Estoy deseando verla, disfruté mucho en el rodaje, además es una película en la que el argumento gira en torno a unos periodistas en plena Guerra Civil Española y muchos de los que participamos éramos periodistas.
– ¿Cómo fue tu paso por el programa EL GRAN DEBATE de Telecinco?
– En Madrid me sentí muy querido. Aterricé sintiéndome un chico de baserri y volví completamente fortalecido y valorado. La Fábrica de la Tele me trató genial, aprendí mucho, aunque el sueldo no era muy alto y tuve que trabajar también de camarero. La vida allí es cara si tienes que pagarte la casa y la comida.
Cuando terminó mi contrato la dirección del programa me entregó una carta de recomendación. Fue muy emotiva la despedida.
– Cuéntame alguna anécdota que recuerdes de manera especial de aquella época.
– Recuerdo que me mandaron a hacer un reportaje en un barrio muy humilde del extrarradio de Madrid, donde debía entrevistar a una señora mayor que se había hecho cargo de sus hijos y de sus nietos. La pobre mujer me confesó que nunca había podido dar un capricho a los niños y que eso le hacía sentirse muy mal. Después de la entrevista, con las cámaras apagadas, me dirigí a una tienda de golosinas y me gasté 20 euros en diversos dulces. Volví a la casa y le di la bolsa a aquella desconsolada señora, pero le pedí que les dijera a sus nietos que había sido ella quien lo había comprado. Yo no quería honores, mi intención era que aquellos pequeños recibieran las golosinas de su abuela.
Salí de la casa pensando en lo poco que cuesta hacer felices a las personas.
En aquel programa se sucedían las anécdotas. En otro reportaje, uno de los conocidos como “perroflauta” me pegó un puñetazo. Se ve que no le gustó que le grabaran. En fin, gajes del oficio. Jaja

P1310983P1310999
– La historia de las chuches es conmovedora. Fue un detalle precioso. Tu aspecto de chico duro quizá no concuerde con tu interior. Eres muy sensible, eso se nota a los cinco minutos de conocerte.
– Si, lo soy y, precisamente, esta manera de ser que tengo me causó problemas en la ikastola, de pequeño. Sufrí las burlas de mis compañeros. Con el paso del tiempo logré perdonarles, de hecho me los encuentro alguna vez y nos llevamos bien.
– ¿A qué dedicaba el pequeño Ibon su tiempo?
– La música me ha acompañado siempre. Estudié solfeo y elegí el piano como instrumento. Según iba creciendo mi corazón me pedía dedicarme a algo en lo que pudiera ayudar o colaborar con alguna causa benéfica y me hice voluntario de la Asociación Uribe Costa de síndrome de down.
– Has ejercido de guionista, ayudante de realización, redactor, reportero, tertuliano… ¿Con qué te quedas?
– Realmente, si quieres que te diga la verdad, lo que me apasiona es el trabajo en la calle, el contacto permanente con esas personas que, amablemente, contestan a tus preguntas, muchas veces complicadas.
El micro es una prolongación de mí mismo. El frío, la lluvia, el calor…no me afecta si es con un micrófono en la mano. En esos momentos soy absolutamente feliz.
– ¿Actualmente tienes algún proyecto entre manos?
– Siempre tengo algo entre manos. En unos días me trasladaré a Madrid. Estoy muy ilusionado con un tema que me han ofrecido que ya te iré contando.
Además quisiera terminar una novela que comencé hace tiempo y la tengo abandonada.
– ¿Una novela? Eso suena muy bien. Adelántame algo del argumento.
– Bueno, es una novela ambientada en Bilbao y alrededores con muchas dosis históricas.
– Estoy deseando leerla. Me estabas explicando tus proyectos y me surge una duda. ¿En este mundo del periodismo lo que te ofrecen se cumple?
– No siempre, de hecho es una de las cosas que más me cabrea de mi profesión. Te llama alguien en quien confías y te pone el caramelo en la boca con un trabajo o colaboración. Días después te llama de nuevo para decirte que no va a ser posible.
– Supongo que tú también llamarás, ¿Cuál suele ser la respuesta?
– Sí, claro que me busco la vida, pero es muy decepcionante cuando te presentas para un nuevo trabajo y te rechazan con el argumento de que quieren caras más conocidas o todo lo contrario, que quieren gente nueva.
– He de confesarte que cuando veía hace unos meses las fotos que colgabas en Facebook mientras trabajabas en aquella empresa de caucho, me daba lástima y me enfadaba a la vez. Me parecía muy triste que alguien con talento que ha dedicado muchas horas de estudio y ha invertido mucho dinero en su formación deba dedicarse a algo que nada tiene que ver con lo suyo, solo porque no hay trabajo para él.
– Sí, es triste, pero no soy el único. En todas las profesiones sucede. A mí no se me caen los anillos ni me avergüenza ser albañil o realizar un trabajo en cadena en una fábrica. Lo que no estoy dispuesto a mi edad es a depender económicamente de mis padres. Ellos me apoyan y están a mi lado en todo lo que hago. Son mi referencia y los adoro.
– Y si hablamos de adoraciones, sé que hay por ahí alguien con nombre Fleu que te quita las penas.
– Sí, mi perro. Lo adoro, es cierto. Me escucha, me acompaña, me quiere y siempre me hace sonreír.
– Ibon, antes de despedirme de ti quiero que sepas que la charla contigo ha sido una de las más emotivas que he tenido desde que abrí mi blog. Eres un hombre encantador, sensible, directo e inteligente. Te deseo muchísima suerte en la vida. Eres un currante nato y eso merece una recompensa.
  Gracias por compartir tus sueños, tus ilusiones, tu vida conmigo durante dos horas.
– Gracias a ti, Esme. Ha sido un verdadero placer.

P1320020

FOTOS: ANDONI RENTERIA.

15 pensamientos en “IBON PÉREZ, PASIÓN POR COMUNICAR.

  1. Me ha encantando. Ibon es un chico estupendo y muchas de las cosas que dices se leen en sus escritos de FB. Me ha encantado la “charla” Besos para los dos!!

    Me gusta

  2. Maravilloso reportaje, Esme. Dos grandes profesionales y buenas personas juntas. Me ha llamado la atención que su aita se disfrazase para poder sacar una foto de su pequeñín. Ese hombre también tenía madera de reportero jajjaja. Felicidades

    Le gusta a 1 persona

  3. Precioso reportaje. Contado con mucho sentimiento,las andaduras de IBON. Sería fantástico poder veros a los dos de reportero por BILBO. ZORIONAK!!!!!!! Buen trabajo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s