Barco-Museo MATER

Desde el año 2011 este barco pesquero de Pasaia (Gipuzkoa) se ha reconvertido en un museo que navega por nuestro Cantábrico con un fin concreto: Concienciarnos a todos del valor de los recursos marinos y de la Costa Vasca, y de la necesidad de su conservación.

p1780617

Este barco museo, miembro de la Red de Museos de la Costa Vasca, durante los días 3, 4 y 5 de marzo permanecerá atracado en el muelle del Museo Marítimo Ría de Bilbao para llevar a cabo diferentes actividades, charlas, talleres… y explicar a todo aquel que se acerque hasta alli, la problemática de las basuras marinas.

Izaskun Suberbiola, directora del barco-museo MATER, me ha contado las diversas iniciativas que realizan desde hace años, siempre enfocadas en el impacto que tiene en el mar la basura que arrojamos. Me ha dado cifras realmente escalofriantes: Actualmente 8 millones de toneladas al año de basura son vertidas al mar y, si no conseguimos atajar este problema, para 2030 la cifra se duplicará.

p1780512p1780495p1780493

La Asociación Itsas Gela, sin ánimo de lucro, es la responsable de este atunero reformado que ahora sirve para mostrar el fascinante mundo marino a través de diversos talleres dirigidos a todo tipo de público.

He podido comprobar que el barco está magníficamente reformado.

p1780555p1780529p1780598p1780542

No he podido resistirme a sentirme como una auténtica navegante surcando los mares.

p1780558

Hoy se ha presentado en él el calendario de actividades programadas para este mes de marzo que organiza la Red de Museos de la Costa Vasca, bajo el lema «Un mar de recursos». Además, de la presentación de la campaña para sensibilización sobre las basuras marinas «EkoFish-Pesca de Residuos» de este barco-museo, que se acercará también a los puertos de Bermeo, Pasaia y Donostia.

En la foto podéis ver a los asistentes, entre ellos el director del Museo Marítimo Ría de Bilbao, el Sr. Jon Ruigómez; así como algunos representantes de la Red de Museos Costa Vasca y de las entidades colaboradoras de la campaña EkoFish.

17124759_1251590528282425_830806258_n

Aconsejo una visita al barco, seguro que lo disfrutaréis tanto como lo he disfrutado yo.

p1780580p1780568

FOTOS: ANDONI RENTERIA.

MODELISMO NAVAL EN EL MUSEO MARÍTIMO

El Museo Marítimo Ría de Bilbao ha preparado una de sus salas para acoger varias maquetas de barcos construidos de una manera artesanal.

p1730057

El modelismo naval, que así se llama este arte, viene de lejos; concretamente del antiguo Egipto. En las tumbas de los grandes faraones se encontraron los primeros modelos de los que se tiene constancia. Ellos creían que el barco les serviría para ayudarles en su viaje al más allá.

Hoy en día son muchos los aficionados a construir pequeños barcos a escala que requiere arduas labores de investigación, grandes dosis de paciencia y mucha destreza manual.

p1730060

En esta sala se pueden admirar diferentes tipos de embarcaciones. Llaman la atención los exvotos marineros, que son ofrendas que realizaban los marinos a las iglesias o ermitas en agradecimiento por haberles protegido en naufragios, temporales o ataques de enemigos.

p1730066

No faltan los modelos trabajados con huesos, hilos o cabellos humanos por prisoneros durante las guerras napoleónicas.

p1730059

Estas pequeñas obras de arte no son solo decorativas, sino que algunas tienen como objetivo servir como modelos para la formación de los futuros marineros de las escuelas naúticas.

p1730073

El Museo Marítimo ha concebido esta muestra como una actividad más para las familias y, por ello, al entrar en la sala encontraréis un folleto con diferentes explicaciones y pruebas para realizar con los más pequeños de la casa.

p1730055

En esta foto, al lado de un magnífico barco de vela, podéis verme con el director del Museo, el Sr. Jon Ruigómez.

p1730077

FOTOS: ANDONI RENTERIA.

 

 

ATYLA, DE NUEVO EN BILBAO.

Atyla ha vuelto. No, no estoy diciendo ninguna barbaridad. Me refiero al barco escuela internacional Atyla que, desde el pasado 21 de noviembre, se encuentra amarrado en el muelle exterior del Museo Marítimo Ría de Bilbao.

p1710087p1710086
En el año 2014, tanto el museo como el armador del barco, firmaron un acuerdo por el cual, el museo bilbaíno, sería su puerto base para atracar y desarrollar diferentes actividades educativas.
Partió de aquí hace seis meses y ha regresado tras recorrer 10 000 millas náuticas visitando trece países; además de participar en varios festivales de grandes veleros.
La Fundación Atyla, gestora del barco, recibe donaciones con las que sufraga becas para aquellos jóvenes que quieran aprender el arte de la navegación.
Pero, no solo navegación se enseña en esta aula flotante. La Fundación ha ideado un programa educativo en el que la coach letona, Laura Tiersen, imparte cursos en inglés sobre comunicación intercultural, inteligencia emocional, concienciación medioambiental, pensamiento crítico y liderazgo.
Durante el último año han sido 130 los alumnos que han participado en estos talleres.
Hasta el 18 de abril del próximo año, el Atyla se podrá visitar los sábados, domingos y festivos para los particulares, abonando dos euros o con la entrada si se visita también el museo.
Los miércoles, jueves y viernes serán los escolares y grupos los que podrán acceder al barco.
Hace unos días tuve la suerte de visitar este maravilloso barco de dos mástiles cuyas dimensiones son 31 metros de eslora y 7 metros de manga y, allí, mientras observaba todo, y me sentía cual pirata del Caribe manejando el timón, me explicaron su historia.

p1710116
La idea de su construcción surge hace sesenta años de Esteban Vicente Jiménez, soriano y piragüista profesional, cuya ilusión era dar la vuelta al mundo en un barco de madera.
En el año 1980 Esteban comienza el proyecto de su barco a la manera tradicional de los carpinteros de ribera.
Un ingeniero naval aprobó aquel diseño con influencias de las goletas del siglo XIX y, con ayuda de amigos y voluntarios, empezó a construir los mástiles y el interior del barco utilizando madera de los bosques de Vinuesa.

p1710123p1710151p1710162p1710161
Dos años más tarde, una flota de seis camiones, trasladó esas piezas de madera hasta la población bizkaina de Lekeitio, donde se ensamblaron y se dieron forma a otras nuevas.
El 15 de mayo de 1984, el Atyla fue botado en el puerto de Lekeitio. Pero, no hubo viaje alrededor del mundo; sino que, durante 19 años, el barco se dedicó a realizar excursiones por la costa de Lanzarote.
En el año 2005 fue contratado por el Gobierno de Cantabria para convertirse en buque imagen de la comunidad autónoma y, durante seis años, sirvió para formación de navegantes, avistamiento de aves y para realizar excursiones, entre otros usos.

p1710166p1710157p1710118
Fue en el verano de 2013 cuando Rodrigo, sobrino del creador del Atyla, tuvo la idea de convertirlo en un barco escuela donde se enseñara navegación de vela clásica.
Ochenta personas son las que pueden viajar en salidas por la costa y, un máximo de veintitrés, en travesías largas.
Dispone de cocina equipada, salón de reuniones, duchas y cuartos de baños como si de un pequeño hotel se tratara.
Vera, una joven finlandesa, cuyo cargo es de primera oficial tras realizar cuatro años de formación en su país, me explicó que, a partir de mayo, navegarán por Gran Bretaña, Irlanda y el Mar del Norte y que, la intención del Atyla es cruzar el Oceáno Atlántico.

p1710138
Los cursos, según me contó, duran desde una semana a tres meses, con un horario de nueve de la mañana a seis de la tarde.

También me mostró el libro que escribió Esteban cuando proyectó el barco; según me dijo, entre risas, es la biblia de a bordo.

p1710122p1710131
Salí del barco con la sensación de haber sido parte del sueño de Esteban. Un sueño que, su sobrino Rodrigo, ha convertido en realidad en forma de buque escuela.

p1710083
FOTOS: ANDONI RENTERIA