GORDEXOLA, UN PUEBLO CON HISTORIA

El municipio de Gordexola se encuentra a veinte kilómetros de Bilbao en la comarca de Las Encartaciones.

Poco más de mil setecientos habitantes conviven en una superficie de 41 kilómetros cuadrados.

El patrimonio arquitectónico de este pequeño pueblo es impresionante. Son muchas las casonas, casas-torre, ermitas e iglesias que salpican el municipio.

Varias mansiones de los indianos que, habiendo amasado una fortuna, volvieron a sus orígenes y edificaron majestuosas viviendas, con sus jardines donde no faltan las palmeras que le da ese toque de exotismo y prosperidad.

Las casas-torre, con el tiempo, se convirtieron en palacetes tras reformar sus fachadas austeras y sólidas.

Los montes rodean este enclave en el que no falta el río Herrerías que cruza el pueblo, llamado así debido a la cantidad de ferrerías y molinos que jalonaron los márgenes. En el siglo XIX las ferrerías decayeron, dando paso a un movimiento migratorio que continuó en el siglo XX.

Hoy en día sus orillas sirven para pasear, sentarse en un banco o realizar ejercicios de gimnasia en alguno de los aparatos allí instalados.

Muy cerca del puente, el antiguo matadero municipal ha sido reconvertido en sede de la Peña del Athletic.

A finales de noviembre, por San Andrés, se celebra la feria ganadera más importante de la comarca y, hasta aquí, se acercan vecinos y ganaderos de toda la zona cumpliendo, así, con una tradición que se lleva realizando desde el año 1709.

Una mañana soleada de invierno, me dirijo hasta aquí para visitar este pequeño pueblo y observar las grandes casonas.

En la plaza del Molinar me siento en uno de sus bancos, imaginando las tardes en las que la orquesta hace sonar sus instrumentos en el kiosko, para disfrute de los vecinos.

Me fijo en una gran piedra que indica que el árbol situado al lado es un retoño del árbol de Gernika.

A pocos metros de aquí la iglesia de San Juan de Molinar se hallaba cerrada y en silencio en ese momento, al igual que la escuela.

Sigo andando hacia el frontón cubierto, donde, me explican, que también sirve para disputar partidos de baloncesto.

Detrás del edificio del Ayuntamiento me sorprende una curiosa escultura. Se trata de un jabalí, icono de las fiestas de San Cosme, en Septiembre. Esta escultura fue un regalo de un socio de la Peña del Athletic de Gordexola que reside en Nicaragua.

Mis pasos me llevan hasta la verja del antiguo Colegio San José, en un alto, que, actualmente, se dedica a tratar a las personas enfermas de adicciones.

A pesar de no ser un pueblo muy grande dispone de servicios básicos e, incluso, de un acogedor hotel.

Me voy con una grata sensación de haber paseado por un lugar cargado de historia, a pocos kilómetros de Bilbao.

FOTOS: ANDONI RENTERIA.

NATURALEZA Y ARTE EN GÜEÑES

Desde diciembre de 2007 la población encartada de Güeñes cuenta con un museo muy especial, tanto por el contenido como por el continente.
El resultado de fusionar la naturaleza y el arte se llama ARENATZarte.

p1760126
Este parque, perteneciente al Ayuntamiento de Güeñes, es el escenario idóneo para exponer obras de arte. Se trata de un jardín de estilo inglés con 22000 m2 para el disfrute de vecinos y turistas, cuyas esculturas han impulsado más, si cabe, el interés por este lugar tan apacible.
Esta curiosa iniciativa se la debemos al consistorio del propio pueblo y a ENKARTUR, la sociedad que gestiona el turismo en la Encartaciones.
El parque forma parte de la Villa Urrutia: un chalet construido en 1910 en estilo Segundo Imperio de cuatro plantas, que fue la residencia de verano de Leandro Urrutia, un indiano nacido en Galdames que se enriqueció en Méjico. Actualmente es la sede del Ayuntamiento de Güeñes desde 1974.

p1760197p1760185
La finca cuenta con una pérgola que invita a soñar con tiempos mejores, donde las damas pasearían con elegantes vestidos observando sus flores o el estanque que, en el momento en que yo lo visité, se encontraba vacío.

p1760065p1760109
En una finca de estas características no puede faltar la casa del jardinero y la casa de caza, aunque ya no se utilicen para lo que fueron construidas.

p1760063
Hacía varios años que no paseaba por los senderos de este parque, observando sus exóticos árboles, algunos centenarios, mezclados con las curiosas y artísticas esculturas.
Acacias, cedros, arces… dan al entorno un color especial con sus tonos rojizos y dorados cuando llega el otoño.

p1760118p1760007
Además de las esculturas este terreno dispone de los elementos habituales de un lugar de esparcimiento. Existe una zona infantil con varios columpios, suficientes bancos para relajarse, aseos y fuentes.

P1760170

p1760008
Si permaneces en silencio puedes escuchar cómo baja el agua del río Cadagua, a pocos metros del muro de piedra que rodea el parque.

p1760047
Las esculturas me gustan, claro, pero si me dan a elegir un elemento de este gran espacio expositivo en la naturaleza, me quedo con la secuoya gigante traída desde las Américas por Leandro Urrutia.

p1760167p1760141
Un edificio acristalado a la entrada del parque sirve como lugar de exposiciones itinerantes, charlas, talleres… También es la sede del mítico certamen de Vestidos de Papel de Güeñes que se celebra desde 1958 y es uno de los más importantes del país.

p1760136
Los hermanos Roscubas idearon cinco figuras de tres metros de altura en poliéster que simbolizan unas cabezas totémicas que guardan y protegen el parque.

p1760112
Jon Stone exhibe sus obras con apariencia de plantas exóticas con la finalidad de transportarte a lejanos lugares por el mundo.

p1760093
“Naturaleza” es el título elegido por Marijose Recalde, la autora de esta simpática y vanguardista obra en la que vemos a un chico apoyado despreocupadamente en un árbol.

p1760132
«A cada cual lo suyo» es el nombre que puso Mikel Lertxundi a esta obra.

p1760033
Esta escultura llamada “Si levantaran la cabeza” fue creada por Ángel Garraza.

p1760095
Una de las peculiaridades de este escenario es la variedad de muestras itinerantes que, durante unos meses, se exponen aquí para disfrute de todos.
Como siempre os digo: Merece una visita; os sorprenderá.
FOTOS: ANDONI RENTERIA.