FERRERÍA EL POBAL, UN VISTAZO AL PASADO.

El 17 de junio de 2004 se inauguró este museo; aunque no se trata de un museo cualquiera, sino de un conjunto de construcciones, salas y jardines en los que, además de disfrutar, se aprende y se vive una experiencia única sobre una profesión en desuso hoy en día y ejercida solo como artesanía.
El lugar al que me refiero es la FERRERÍA EL POBAL.

P1100283
Para llegar hasta aquí desde Bilbao se debe ir primero a Muskiz y, de allí, os dirigís hacia Sopuerta, donde empezaréis a ver por la carretera carteles indicando el camino a seguir.
Eran las doce y media de un sábado cuando aparco el coche en el estacionamiento habilitado para los visitantes del museo.
La ferrería desde aquí no se ve, hay que atravesar un pequeño puente rodeado de naturaleza en estado puro junto al río Barbadún. Antes de acercarme a las instalaciones del museo decido ver la presa construida para suministrar de agua y, mediante un canal, alimentar a la Ferrería.

P1100630 P1100284
El campo está precioso con ese verdor y tantas flores. Me detengo atraída por unas amarillas y una solitaria cala.

P1100328 P1100319 P1100601
En la presa no puedo hacer mucho el tonto ya que puedo terminar en el agua y a ver quién me rescata. Pero, en la orilla del río disfruto tirando alguna piedra para conseguir hacer ondas, sin mucho éxito.

P1100300 P1100308 P1100555
A muy pocos metros me adentro en un increíble bosque de bambú, no recuerdo nunca haber estado en uno igual. Los troncos son muy flexibles y si los mueves un poco se balancean produciendo un curioso sonido.

P1100336
Me dirijo hacia la ferrería donde lo primero que veo es la casa palacio de los Salazar del siglo XVI edificada como vivienda para los ferrones y que, actualmente, se utiliza como recepción y salas de exposiciones, además de contar con una pequeña tienda donde adquirir algún objeto como recuerdo de la visita.

P1100346
En el exterior existe una pequeña catarata que da movimiento al molino para el fuelle.
A la hora fijada, uno de los guías, nos indica que le sigamos mientras nos va dando detalles de este lugar donde se trabajaba el hierro.

P1100359
Pasamos por una sala que es el depósito de carbón, donde vemos unas pilas enormes de este mineral y llegamos al fuelle. Nuestro guía nos explica que, para su funcionamiento, el agua debe pasar por el molino y, de esta manera, el aire alimentará el fuego que se encuentra al otro lado de una pared, en otra estancia donde el calor era soportable para permanecer un ratito, eso me hace imaginar lo duro que sería trabajar allí varias horas seguidas.

pilar
El encargado de mostrarnos cómo funcionaba se llama Luis Mari y él pone en marcha el martillo pilón, advirtiéndonos del ruido para que no nos asustemos, que golpea sobre un yunque.
Mientras continúan los golpes observo un pequeño rincón con unas alacenas que sirvió como oficina donde se realizaban las cuentas administrativas.

P1100439
Finalizada esta demostración, continuamos la visita en la sala de metalurgia. Allí, el mismo Luis Mari, nos enseña diferentes barras de hierro y sus variaciones de color cuando se calienta.
La temperatura para trabajar y moldear estas barras oscila entre los 1200 y 1400 grados.
Desde una posición segura observo y atiendo a todas sus explicaciones que recibimos delante de la fragua.

Son muchas las herramientas de las que disponían para trabajar el hierro y las exponen para recrear lo que fue aquella durísima profesión.

P1100484 P1100492
Pasados unos minutos y, después de habernos mostrado este ancestral arte, el guía nos invita a salir y visitar el molino fluvial construido a principios del siglo XVII que funcionó hasta los años cuarenta de la pasada centuria.

P1100499
A él acudían los labradores de la zona donde, por un precio ya estipulado, se les permitía moler tanto el maíz o pienso como el trigo ya que, como se puede ver, disponía de dos muelas.
No me resisto a coger una criba y probar a colar la harina de trigo.

P1100510
En el exterior, unas ruedas de molino apoyadas contra el muro del edificio, me sirven para subirme y pedirle a Andoni una foto.

P1100372
A pocos metros un horno donde cocían el pan que, seguro, estaría delicioso.

P1100524
Antes de marchar me detengo un minuto a firmar en el libro de visitas y manifestar, así, mi agrado por el Museo al que, indudablemente, volveré.

P1100515
La visita es altamente recomendable para conocer y aprender una parte muy importante de nuestra historia, de nuestro pasado industrial.
Os aconsejo una excursión por la zona, os sorprenderéis.
Fotos: Andoni Rentería.

6 pensamientos en “FERRERÍA EL POBAL, UN VISTAZO AL PASADO.

  1. Que bonito recorrido. Yo no sabía ni que existía pero contigo no hay lugar que no nos enseñes. Me ha encantado. Que dominio Luis Mari con el martillo pilón y el yunque para hacer esas barras de hierro y vaya punta más afilada. Y tu que Heidi en el campo con tus flores , y los bambus que pasada , yo creo que será el único sitio que tiene.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s