DONACIONES EN EL MUSEO VASCO

Desde el pasado 8 de noviembre hasta el próximo 24 de febrero, el Museo Vasco-Euskal Museoa de Bilbao, ofrece a los visitantes un paseo por la historia a través de una serie de objetos y obras de arte donadas por particulares y entidades, en una nueva exposición titulada “DONACIONES-DOHAINTZAK 2013-2018”.

En la planta baja del Museo, al lado de la puerta de acceso desde la Plaza de Unamuno, nos recibe una verdadera joya: El tríptico policromado de Elejabarri procedente de la ya desaparecida ermita de San Juan cerca del actual hospital de Basurto. Esta pieza tan valiosa, desde el punto de vista artístico e histórico, fue realizada a finales del siglo XVI.


En la primera sala, también en la planta baja, se exponen una gran variedad de objetos curiosos que han sido donados al museo en los últimos cinco años. En este universo femenino se pueden ver Imágenes de añas con los bebés a los que alimentaban y cuidaban, una cuna utilizada por los hijos de la fotógrafa Eulalia Abaitua, trajes de novia, zapatos, mobiliario…
Sin duda, parece que hemos vuelto al pasado.


En la segunda sala, a pocos metros de aquí, se muestra la vida del empresario Horacio Echevarrieta; así como la transformación social y económica de nuestro territorio.
La fábrica de Echevarria en todo su esplendor preside una de las paredes de esta estancia.


Todos estos elementos que se exhiben en el Museo, son parte de nuestra historia, son recuerdos, son auténticos tesoros.
Sabéis que me gusta aconsejaros visitas a museos o exposiciones. Esta me parece una buena oportunidad de, además, hacerla acompañada de los niños, ya que habrá muchas cosas que nunca hayan visto.

FOTOS: ANDONI RENTERIA

PASARELA SOLIDARIA 2018

Ayer, 26 de Noviembre, a las ocho de la tarde en el Hotel Ercilla, tuvo lugar una nueva edición del desfile de moda organizado por LIONS INTERNACIONAL. Cada año, esta asociación benéfica, recauda dinero para los más desfavorecidos. En esta ocasión todo lo obtenido con la venta de las entradas irá destinado a los niños refugiados a través de Salvamento Marítimo Humanitario.

Como cada vez que Borja Elorza, Presidente de Lions Club Bilbao, nos convoca es una nueva oportunidad de mostrarnos solidarios pero, además, es un buen momento para reencontrarse con amigos y amigas a las que hace tiempo que no ves.

A las seis de la tarde nos citaron para maquillaje y peluquería. Comenzaban los saludos, las risas, los nervios, la emoción…todo lo habitual en un desfile de estas características.

Con el look completo, la foto de rigor para el recuerdo.

El actor Kepa Gallego y yo esperábamos entre bambalinas en amena charla.

Pasaban las ocho cuando Joseba Solozabal y María Díaz, los presentadores de la gala, daban la bienvenido al público asistente y presentaban a Iñigo Mijangos de Salvamento Marítimo Internacional quien explicó someramente cuál era su labor ayudando a salvar vidas en el Mediterráneo.

También Borja Elorza, Presidente de esta Asociación benéfica, dio las gracias a todos por acudir un año más a esta cita solidaria.

Los primeros en desfilar fueron los chicos vestidos con la elegante ropa de Smith & Smith. Después de lucir sus ropas por la pasarela, hubo un momento muy emotivo cuando Julio Alegría, acompañado de su esposa, Maripi Alza recibió una placa en reconocimiento a su dilatada carrera al frente de su comercio de ropa de caballero.

Las segundas en subir a la pasarela fuimos las chicas de la diseñadora Charo Álvarez. Todas íbamos muy ilusionadas y seguras con nuestros preciosos diseños.

Así iban pasando los minutos y los modelos.

Hubo ropa más informal, gabardinas con botas de agua, trajes inspirados en series de televisión, sombreros de la firma MASQUEGORROS y, hasta joyas diseñadas por el artista sevillano, Curro Borrajeros quien donó la espectacular corbata que llevaba para subastarla con el objetivo de recaudar más dinero para los niños refugiados en situación de riesgo.

20181126_222650

Joseba Solozabal entrevistó a varios de los participantes.

Casi todos los que pisamos esta larga pasarela éramos modelos ocasionales y no profesionales, pero hubo alguna excepción como Lucia Marzo que obtuvo hace años el título de Miss Euskadi y que sigue vinculada al mundo de la moda y la televisión.

Este desfile siempre es muy variopinto en cuanto a las profesiones de los modelos. Presentadores de televisión, locutores de radio, deportistas, políticos, empresarios, cantantes, periodistas, bloggers…un sinfín de profesiones nos dimos cita ayer para colaborar con una buena causa.

Antes de la vuelta final con todos los participantes, las alumnas de la Escuela de Ballet Teresa Ardanaz de Indautxu nos asombraron con su destreza y una magnífica coreografía adaptada a la pasarela, tan diferente de los escenarios a los que ellas están más acostumbradas.

Entre el público varias amigas.

Al finalizar la gala, el hotel nos ofreció unas bebidas y unos canapés.

Yo no perdí ocasión de fotografiar la espectacular corbata del diseñador Curro Borrajero, recién llegado de Sevilla.

Solo  me queda, un año más, agradecer a Borja Elorza su invitación a participar en este desfile y poner mi granito de arena para ayudar a todos esos niños que, buscando una vida mejor, a veces no llegan a buen puerto.

Gracias a Charo Álvarez por elegirme un look con el que me sentí cómoda y elegante.

Gracias también a todos mis compañeros de pasarela que me hicieron disfrutar de una velada inolvidable.

Gracias a Andoni Renteria por sus estupendas fotos y por su apoyo incondicional.

 

 

UNA FALSA ALARMA DESEMBOCÓ EN TRAGEDIA

La tarde del 24 de noviembre de 1912 fue, sin duda, una de las más trágicas de la historia de nuestra villa. Una tarde que, después de tantos años, seguimos hablando de ella con tristeza e incomprensión.
A principios del siglo pasado no había tantas posibilidades de ocio como disfrutamos actualmente y el Teatro Circo del Ensanche era un lugar donde evadirse de los problemas, donde reír, llorar, soñar o dejar volar la imaginación viendo una de aquellas películas que se proyectaban en este local construido en madera en el año 1895 y que se encontraba en la Gran Vía no muy lejos de la actual plaza Moyua.
Era un lugar de encuentro para todo aquel bilbaíno que le gustaban los espectáculos modernos y las tecnologías que, poco a poco, iban llegando a Bilbao. Aquella sala había albergado, también, espectáculos circenses e, incluso, deportivos. Pero, en 1924 se dedicaba únicamente a la exhibición de películas en sesión continua desde las tres de la tarde hasta las doce de la noche, al económico precio de 10 céntimos; lo cual era un aliciente más para atraer al público infantil.


Esa fría tarde, el salón rebosaba de gente ansiosa por ver el film italiano titulado “¿Quién ha robado el millón?”
Pasaban unos minutos de las seis cuando se oyó una voz (algunos dicen que femenina) que gritó ¡¡FUEGO!! Una de las hipótesis que se barajó es la de que una mujer estaba siendo acosada por un hombre en la galería alta y por eso gritó.
Esa voz de alarma se extendió como la pólvora por toda la sala, la gente corría sin control, desesperados, dirigiéndose a una de las tres salidas. Los mayores pisoteaban a los más pequeños, los gritos eran desgarradores. Un grupo de guardias que se encontraban allí intentaron tranquilizar a la multitud pero fue imposible. Los supervivientes declararon a los medios, días más tarde, que fue un infierno.
La confusión y el pánico se apoderaron de todos los asistentes. Dos de las tres salidas permanecían cerradas y, entre varios hombres, lograron tirarlas abajo. Ya en la calle, el caos crecía. Alguien alertó a los bomberos que se presentaron con sus innecesarias mangueras.
Por fin, pudieron salir y a los heridos evacuarlos a las Casas de Socorro y al hospital de Basurto. El drama comenzó cuando los padres se acercaban a los centros de salud en busca de sus hijos para verificar si estaban vivos o muertos.
Desde Garellano se enviaron a muchos soldados para ayudar; los propietarios de coches los usaron para ayudar en el desplazamiento de las víctimas, las tabernas de la zona se convirtieron en improvisadas salas de curas. Pero, aquello no impidió que esa misma noche el balance fuera de cuarenta y dos niños fallecidos y dos adultos. Al día siguiente perdieron la vida otros dos pequeños.
El Alcalde, Federico Moyua, junto a su equipo municipal convocó un pleno extraordinario esa misma noche que terminó de madrugada, donde se acordó sufragar los gastos de los funerales y traslados hasta el camposanto de Vista Alegre en Derio y construir un gran mausoleo. El funeral se ofició en la Catedral de Santiago.
Tres días después de la tragedia, la comitiva fúnebre salió desde la Casilla hasta el ferrocarril de Lezama. Cuarenta y cuatro féretros blancos y dos negros desfilaron bajo las tristes miradas de cuarenta mil bilbaínos que quisieron acompañar en el duelo a aquellas destrozadas familias.


Se escucharon gritos y llantos de dolor durante todo el recorrido, también hubo muchos desmayos.
El Teatro Circo del Ensanche fue demolido en 1914 por orden del Gobernador Civil. La investigación realizada concluyó que el local no cumplía las normas de seguridad y que había más personas de las permitidas en aquel momento, pero jamás se llegó a saber quién dio aquella falsa voz de alarma.
En 1916, con el patrocinio del Ayuntamiento de Bilbao, se erigió un imponente mausoleo cubriendo la fosa donde reposan los cuarenta y seis fallecidos. Varios arquitectos municipales fueron los encargados del proyecto que realizaron los alumnos de la Escuela de Artes y Oficios de Bilbao.


Actualmente, es uno de los rincones emblemáticos del cementerio de Vista Alegre.
Las fotos las he tomado de INTERNET.

GALERIAS PUNTA BEGOÑA

Las Galerías de Punta Begoña, que todos los que frecuentamos la zona hemos conocido desde niños, se encuentran en el Muelle de Ereaga en Getxo.


Con una situación privilegiada, las vistas desde estas galerías y sus jardines en la parte de arriba, son magníficas como pude comprobar hace unos días que realicé una visita a esta construcción que se encuentra en proceso de recuperación.
Pero, vayamos por el principio.
En 1918, el magnate industrial Horacio Echevarrieta, solicitó al arquitecto Ricardo Bastida que, para solucionar el problema de desprendimiento de rocas de la ladera de su propiedad, construyera un edificio emblemático para uso y disfrute de su familia y de los amigos que acudían habitualmente a su residencia.


No quería un simple muro; sino que él deseaba un espacio para observar y ser observado. Fue así como tres años más tarde las Galerías Punta Begoña se convirtieron en una ampliación de la mansión de este magnate educado en el seno de una familia adinerada que se embarcó en proyectos como la creación de las líneas aéreas Iberia, la urbanización de la Gran Vía de Madrid o la compra de los Astilleros de Cádiz, entre otros.
Estas galerías fueron su propiedad más preciada, de la que no quiso desprenderse ni cuando, en 1933, tuvo serios problemas económicos. La situación política del país fue la artífice de su declive en los negocios. Horacio Echevarrieta fue un hombre preocupado por los demás, un hombre emblemático y estimado que falleció en el Palacio Munoa de Barakaldo, finca de su propiedad, en 1963 a los noventa y dos años.
Hace muchos años que estas galerías han sufrido un gran deterioro por el escaso mantenimiento y el mal uso que le han dado algunas personas que han ocupado la construcción de manera ilegal.

Una cadena hotelera quiso comprar la propiedad para convertirla en un hotel de lujo, pero aquellas negociaciones no llegaron a término y, actualmente, se encuentra en proceso de rehabilitación con el fin de abrirlas al público, tanto para realizar visitas guiadas como para acoger diversas actuaciones artísticas o exposiciones culturales.
El Ayuntamiento de Getxo junto con la UPV-EHU ha decidido que, tras ochenta años de abandono, estas galerías de alto valor patrimonial, sean de nuevo un lugar simbólico del municipio.


Llama la atención de cualquiera que recorra estos pasillos, la decoración a base de pomposos azulejos que, en su mayoría, se encuentran deteriorados; así como el gran salón donde se organizaban fiestas y reuniones para los elegantes miembros de la sociedad vizcaina de hace casi un siglo. Su enorme chimenea calentaba las veladas invernales mientras las mujeres lucían sus mejores galas. En el techo se pueden leer arengas al dictador Francisco Franco y proclamas a España, ya que durante la Guerra Civil, cuando las tropas franquistas entraron en Getxo, el empresario, en contra de su voluntad, tuvo que ceder su preciada posesión para ser utilizada como sede del alto mando italiano. En esta estancia también se han hallado el escudo de armas de Bilbao y el escudo de Bizkaia.


Esta construcción que, en una época más próspera fue escenario de diversión y alegría, durante la Guerra Civil se alojaron la tristeza, el llanto, el sufrimiento y el dolor ya que lo convirtieron en un hospital de convalecencia; donde, sobre todo, las enfermeras desempeñaban un papel fundamental en la atención y cuidado de cientos de enfermos y heridos.
Muchas cosas curiosas se pueden observar, como un banco realizado en baldosas o grandes cajas donde los restauradores van depositando los trozos de azulejos que intentarán recuperar.


Por unas escaleras se sube a la zona más alta donde estuvo ubicada la mansión de la familia Echevarrieta desaparecida hace muchos años. Actualmente lo ocupan varios edificios de viviendas de lujo.

Las vistas son muy diferentes a las que Horacio Echevarrieta y sus familiares contemplaban. El Puerto Deportivo y los grandes ferris han sustituido a los barcos más modestos o de pescadores que surcaban estas aguas ocho décadas atrás.


Durante toda la visita, la guía nos fue explicando la historia del lugar, pero si realizas la visita por libre existen unos paneles informativos con los datos necesarios para hacerte una idea de lo que fueron estas galerías.


Para más información sobre las visitas os dejo este enlace

Galerias Punta Begoña

Las fotos están hechas con mi móvil.