TRES NUEVOS ILUSTRES

El de ILUSTRE DE BILBAO, quizá sea el título que más puede emocionar a cualquier bilbaíno. Cada año, desde 2001, se reconoce con este galardón a personas o entidades que destacan por su trayectoria y que, además, llevan el nombre de Bilbao con orgullo por donde quiera que vayan.


Ayer, diecisiete de Diciembre a las ocho de la noche en el Salón Árabe de la Casa Consistorial, se entregaron los títulos de ILUSTRES DE BILBAO 2018 a tres personas con profesiones completamente diferenciadas pero con un nexo común que es el amor por nuestra villa y la difusión del nombre de Bilbao allá por donde van.


El acto comenzó con un aurresku de honor interpretado por la Banda Municipal de Txistularis y dos dantzaris.


El interior del Salón Árabe se encontraba repleto de personalidades de la política, la cultura, la economía, el deporte y la vida social de nuestra villa.


Jon Zabala, Secretario del Ayuntamiento de Bilbao, fue quien presentó a los tres nuevos ilustres mientras el Alcalde, Juan Mari Aburto, les entregaba a cada uno la B de Bilbao y el diploma que les distingue como tal.
Félix Linares, reputado periodista de Eitb, ha sido reconocido con este galardón, en palabras del Alcalde, Juan Mari Aburto, por su compromiso con la cultura, literatura, arte y cine. Así como a Victoria Cañas, bodeguera y empresaria se le ha valorado el ser mujer emprendedora que, además, apuesta por el arte y el diseño desde Bilbao. La tercera distinción fue para Isidro Elezgarai, Presidente de UNICEF Euskadi por ser ejemplo de solidaridad con la infancia y con otros pueblos del mundo.


Los tres premiados se mostraron muy emocionados y agradecidos y relataron con diversas anécdotas momentos de su vida personal y profesional en la villa de Bilbao.


El Alcalde, para finalizar, agradeció la asistencia a todos los que allí nos encontrábamos y, por supuesto, agradeció la labor de los tres nuevos Ilustres de Bilbao por su dedicación, por sus valores, por el ejemplo que nos dan y por la imagen que transmiten fuera de nuestra villa.
También aseguró que el año que dejamos ha sido muy importante para Bilbao en cuanto a eventos, foros y congresos, además de haber sido reconocida con el título MEJOR CIUDAD EUROPEA.

Concluyó su discurso deseando a todos los bilbaínos unas felices y entrañables fiestas de Navidad.


Como siempre en estos eventos, los disparos de las cámaras fotográficas se escuchaban por decenas y no podía faltar la foto de los que, a partir de hoy, sentirán con mayor emoción y responsabilidad el hecho de ser bilbaínos.


Al terminar el acto nos sirvieron a todos los asistentes un ágape en honor a los premiados.


FOTOS: ANDONI RENTERIA

COMANDANTE MAZARREDO

José de Mazarredo Salazar Muñatones y Gortázar nació en Bilbao el ocho de marzo de 1745 y falleció en Madrid a los 67 años.
Militar de profesión está considerado uno de los mejores marinos de España de su época y fue teniente general de la Real Armada.
A los catorce años ocupó la plaza de guardiamarina en Cádiz embarcándose en el chambequín Andaluz y demostrando su habilidad una noche que impidió que el buque se estrellara contra las Salinas de la Mata.
Aquella noche de tormenta consiguió con su bravura salvar a más de trescientos hombres.
Tras doce años de duro trabajo le nombraron ayudante de la mayoría del Departamento de Cartagena.
En 1772 embarcó en la fragata Venus con la que llegó hasta Filipinas. Tres años más tarde participó en la expedición contra Argel encargándose de los guardiamarinas de Cartagena. Él fue quien ideó los planes de navegación, fondeo y desembarco de más de veinte mil hombres del ejército.
El rey Carlos III le nombró alférez de la Compañía de Aguamarinas de Cádiz. También se dedicó a formar a jóvenes en el arte de la náutica y las maniobras además de escribir diferentes tratados sobre el tema como la “Colección de Tablas para los usos más necesarios de la navegación”.
En 1778, recién nombrado comandante del navío San Juan Bautista, realizó varios levantamientos hidrográficos en la península contribuyendo, de esta manera, a la creación del “Atlas Marítimo”.
Pocos meses después se convirtió en mayor general de la escuadra del general Gastón donde puso en práctica los “Rudimentos de Táctica Naval” y las “Instrucciones de señales” que había escrito durante su etapa de teniente de navío.
Con su valor y su inteligencia fue escalando posiciones y rangos dentro de la marina militar. Fueron muchas las campañas en las que participó activamente y eso le valió el reconocimiento de los altos mandos.


En 1789 pasó una larga temporada en Madrid escribiendo las “Ordenanzas” aunque debió dejarlas inconclusas porque se embarcó de nuevo, terminándolas cuatro años después.
Ante el propio Napoleón en París tuvo que luchar por los intereses de España, el francés disgustado le retuvo en la Ciudad de la Luz durante una temporada y consiguió que el Gobierno Español le cesase, conminándole a regresar a Cádiz.
A partir de ese momento fueron muchos los desencuentros con la corte y, por ello, fue desterrado primero a Santoña y después a Pamplona.
En 1812 vuelve a Madrid donde enferma de gota hasta fallecer el día 29 de julio de ese mismo año.
En Bilbao se le recuerda con una alameda.

 

Foto tomada de Internet

ARTE EN EL PALACIO DE LA ADUANA

Málaga ofrece muchos rincones interesantes y maravillosos, sin duda. Pero yo quiero destacar uno que a mi particularmente me entusiasmó. Se trata del Museo de Málaga, el quinto más grande de España y el mayor de Andalucía.
Ubicado en el antiguo Palacio de la Aduana, son muchos los malagueños que le llaman el Museo de la Aduana, como pude comprobar.
Este museo es gestionado por la Junta de Andalucía y es el resultado de la fusión de dos antiguos museos provinciales: el Museo de Bellas Artes y el Museo Arqueológico.

El imponente edificio proyectado a finales del siglo XVIII y concluido en 1826, estaba destinado a atender el intenso comercio marítimo de la ciudad. Su diseño neoclásico fue obra de Manuel Martin Rodríguez quien se inspiró en la aduana madrileña.
Los reyes Isabel II o Alfonso XII, a su paso por la ciudad, se alojaron aquí en la que, posteriormente y hasta el año 2008, fue sede del Gobierno Civil.
Reinaugurado en diciembre de 2016, este no es solo un museo, no. En sus instalaciones puedes encontrar un salón de actos, una tienda, una sala didáctica, áreas infantiles, una sala de lactancia, una cafetería en la planta baja y otra en la azotea y un hermoso claustro.


En su fachada principal altísimas palmeras reciben al visitante y, al traspasar la puerta, un pedazo de historia se abre ante tus ojos.

Hace unas semanas, en mi viaje a Málaga, me acerqué hasta aquí una tarde lluviosa con la idea de pasar un rato, sin más. Pero, cuál fue mi sorpresa que me enamoré del edificio, de sus trabajadores, de sus piezas…de todo.
La primera sala que examiné fue el Almacén Visitable en la planta baja. En ese momento se encontraba vacía a excepción de la trabajadora del museo quien, a mis preguntas, me respondió con amabilidad y dándome toda serie de detalles de esta estancia. Las obras no están catalogadas porque es un almacén, aun así, su distribución por este gran espacio es ideal para verlas bien. Pequeños objetos colocados en vitrinas o cajones, grandes piezas y hasta un traje de montar a caballo que se cree que pudo haber pertenecido a Gonzalo Fernández de Córdoba, conocido como el Gran Capitán.


La primera planta está dedicada a la colección de arte. Por sus diferentes salas se pueden admirar sus dos mil piezas entre grandes cuadros como “El juicio de Paris” de Enrique Simonet que, en ese momento, estaba siendo explicado por un guía a varios visitantes.
También en este piso tienen representación pintores como: Sorolla, Esquivel, Ramón Casas, Picasso, Murillo, Zurbaran o Franz Marc, entre otros.


De allí me dirigí a la segunda planta, a la destinada a exponer las más de 15000 piezas halladas desde el siglo VIII antes de Cristo hasta el medievo.
Son tantos los objetos que me resulta imposible detenerme en cada uno de ellos. Mi estancia en Málaga fue muy corta pero, espero volver algún día y, por supuesto, visitaré de nuevo este magnífico museo.


En la tercera planta se inauguró en 2017 una biblioteca para uso exclusivo de los investigadores y hace unos meses abrió sus puertas una preciosa cafetería con una gran terraza donde poder disfrutar de una comida o un refresco recreándose con las vistas a la maravillosa ciudad de Málaga, a la Alcazaba y al castillo de Gibralfaro.
Realmente, animo a todos los que vayáis de viaje a esta capital andaluza a que traspaséis la puerta de este soberbio edificio y descubráis los tesoros que guarda en su interior.

Dos cosas que me gustaron mucho fueron la gratuidad de la entrada y la posibilidad de tomar fotografías.

Muchas gracias a todos los trabajadores del museo por hacerme la visita tan agradable.
Espero volver a veros.

MUJERES ROMANAS EN EL ARQUEOLÓGICO

El pasado nueve de octubre se inauguró en el Museo Arqueológico de Bilbao una exposición titulada MULIERES. MUJERES EN AUGUSTA EMERITA.


Se trata de una muestra de ochenta piezas únicas halladas en el yacimiento de Mérida y que reflejan la vida de las mujeres en la que fue capital provincial del Imperio Romano, hace más de dos mil años.


Este recorrido nos ofrece una visión de aquellas féminas en diferentes aspectos de su vida como el cultural, el religioso o el personal.
En esta sala ubicada en la planta baja del Museo se pueden admirar diversos objetos como bustos, vasijas, lucernas, material médico o de higiene e, incluso, joyas.


De las paredes cuelgan curiosas lápidas en las que se observan alabanzas a mujeres fallecidas durante el parto ya que se consideraba que habían cumplido con su función social o más tristes como la de una prostituta de trece años.


También se exponen piezas encontradas en el País Vasco como una estela que una hermana dedica a su hermano fallecido en Galdakao o una moneda procedente de Orduña.
Esta exposición es un proyecto del Museo Nacional de Arte Romano de Mérida, del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, del Museo Romano Oiasso de Irún y del Museo Arqueológico de Bilbao.
Los miércoles y los viernes el Museo ofrece visitas guiadas, así que no os perdáis esta exposición que permanecerá hasta el próximo 3 de febrero.

FOTOS: ANDONI RENTERIA