PARQUE NATURAL DEL GORBEA

El Parque Natural del Gorbea es un lugar de referencia para todos los vascos amantes o no de la montaña. Un espacio natural entre Vizcaya y Álava cuya cumbre se encuentra a 1482 metros de altitud y a la que se puede acceder desde todas sus vertientes.
En lo más alto se encuentra el símbolo conocido por todos: La Cruz del Gorbea.


En el año 1899, el papa León XIII exhortó a los católicos a instalar cruces en todas las cimas de los montes de las zonas cristianas para recibir al nuevo siglo. Los vecinos de la zona no lo dudaron y para ello organizaron una comisión encabezada por el párroco de Zeanuri con el objetivo de recaudar fondos para la construcción de dicha cruz.
El día de la inauguración, los pastores de la zona vaticinaron que no aguantaría mucho tiempo en pie por su altura de 33 metros. Un mes más tarde se cayó.
Casi dos años después, en 1903, se colocó la nueva cruz bendecida con agua del río Jordán pero, desafortunadamente, solo duró tres años, ya que en 1906 fue derribada por un vendaval.
La tercera cruz se proyectó en 1907 con una altura de 17 metros, algo menos que las anteriores, y se realizó en hierro con una estructura semejante a la Torre Eiffel de Paris.
De momento, esta parece que se mantiene después de más de un siglo.
Los paisajes de este parque natural son muy diversos: suaves campos, zonas kársticas, magníficos hayedos o zonas rocosas muy escarpadas.


Es muy grande el sentimiento de los vascos por este paraíso natural y, por ello, se organizan muchas actividades como senderismo, rutas en bicicleta o rutas a caballo.
Históricamente es uno de los cinco montes bocineros de Vizcaya desde donde se realizaba la llamada, por medio de hogueras y con el sonido de los cuernos, a Juntas Generales.
Existen dos Centros de Interpretación: uno en la parte alavesa y otro en la parte vizcaína.
También podemos encontrar varias zonas de esparcimiento y de recreo donde poder descansar o comer un bocadillo.
Hace unos días decidí subir a una de las zonas más bonitas de este parque natural: las campas de Arraba.
Mi intención no era llegar a la Cruz, sino pasar unas horas en plena naturaleza sin realizar el gran esfuerzo que supone llegar hasta la cima.
El coche lo estacioné en el aparcamiento de Pagomakurre y comencé mi camino de ascenso con muchas ganas. Hacía frio aunque el día estaba soleado.


El sendero es ancho y el piso se encuentra en bastante buen estado teniendo en cuenta que estamos en el monte. Además, la pendiente no es muy costosa y se puede realizar con niños sin problemas.
Con cada paso iba admirando la belleza del paisaje y me preguntaba por qué había tardado tantos años en subir.


Algo más de media hora más tarde me encontraba en el comienzo de las Campas de Arraba. Allí me detuve a observar lo que nos ofrece la madre Naturaleza; eso que solo puedes apreciar si escalas una montaña y miras al horizonte.
La vista es tan impresionante que, durante unos minutos, no pude articular palabra. Solo admirar la belleza, respirar el aire fresco y sentir mucha emoción.

Allí, en aquella magnífica extensión, los caballos pastan sin preocuparse porque unos humanos llegan a compartir su espacio con sus mochilas y sus bastones de monte.
Para los que quieren reposar tomando un tentempié, pueden hacerlo en el refugio.


Yo continué el camino hacia Eguiriñao por un sendero un poco más complicado que el anterior con grandes piedras y bastante barro.


Minutos después apareció ante mí un fabuloso y frondoso hayedo que ocultaba, entre sus árboles, otro refugio cerrado en aquel momento.

 


A pocos metros algo llamó mi atención, se trataba de una pequeña ermita donde se aloja la virgen Nuestra Señora de las Nieves.


Como ya os he contado al principio del post, mi intención aquella mañana no era alcanzar la cumbre, ya que no me sentía preparada físicamente; así que, di la vuelta y volví a las campas de Arraba donde me comí el bokata con el mundo a mis pies. O, al menos, así me sentí yo ante tanta belleza.
Y, para los que no os atreváis a subir a la Cruz, esta excursión os aseguro que no tiene nada de dificultad.
FOTOS: ANDONI RENTERIA.

OTZARRETA, PURA MAGIA

Mi destino hoy es el hayedo de Otzarreta y, para ello, me dirijo por la N240 desde Bilbao hasta el alto de Barazar, donde me desvío hacia la derecha siguiendo un cartel que indica PARQUE NATURAL DEL GORBEA.
Un kilómetro después, en otra bifurcación, giro hacia la izquierda y enseguida veo otro cruce a la izquierda.
Llego a un aparcamiento donde me apeo del coche en busca de este lugar mágico del que tanto he leído y del que tanto me han contado.

P1700886P1700905
Situado en las estribaciones de uno de los cinco montes bocineros de Bizkaia, sus hayas presumen de una peculiaridad que no pasará desapercibida a todo aquel que se adentre en este bosque. En este idílico lugar las ramas de las hayas ascienden como si quisieran tocar las nubes, ansiando la luz del sol, en vez de crecer en sentido horizontal.

P1700929P1700880
Hace más de 50 años estos magníficos árboles eran sometidos a podas para obtener carbón con la leña.
Hoy en día ya no sucede; actualmente se ha convertido en un paraje protegido.
Observo con calma la naturaleza a mi alrededor.

P1710002
El suelo alfombrado con hojas secas le da al lugar más encanto; quizá más embrujo.
El musgo parece querer tapar los troncos y adueñarse de unas raíces que derrochan robustez.

P1700925P1700872P1700882
Zubizabala es el nombre del pequeño riachuelo que transcurre silencioso, sin molestar, sin que se note su presencia.

P1700965P1700900
Unos cien hayas hacen las delicias de todo aquel que lleva una cámara en la mano. Otzarreta es un espacio muy fotografiable, sobre todo, en épocas como el otoño y el invierno que le confieren ese aspecto misterioso y ocre que, tan bien queda plasmado en las fotografías.

P1700893P1700888
Muy frecuentado por fotógrafos, tanto profesionales como aficionados, en busca de la mejor imagen que represente el conjunto de este capricho de la naturaleza.

P1700911
Como siempre hago os recomiendo una visita al hayedo, pero tened en cuenta que durante el fin de semana encontraréis a mucha gente ávida de observar, admirar, respirar y sentir este majestuoso y misterioso paraíso.
FOTOS: ANDONI RENTERIA.