PARQUE NATURAL DEL GORBEA

El Parque Natural del Gorbea es un lugar de referencia para todos los vascos amantes o no de la montaña. Un espacio natural entre Vizcaya y Álava cuya cumbre se encuentra a 1482 metros de altitud y a la que se puede acceder desde todas sus vertientes.
En lo más alto se encuentra el símbolo conocido por todos: La Cruz del Gorbea.


En el año 1899, el papa León XIII exhortó a los católicos a instalar cruces en todas las cimas de los montes de las zonas cristianas para recibir al nuevo siglo. Los vecinos de la zona no lo dudaron y para ello organizaron una comisión encabezada por el párroco de Zeanuri con el objetivo de recaudar fondos para la construcción de dicha cruz.
El día de la inauguración, los pastores de la zona vaticinaron que no aguantaría mucho tiempo en pie por su altura de 33 metros. Un mes más tarde se cayó.
Casi dos años después, en 1903, se colocó la nueva cruz bendecida con agua del río Jordán pero, desafortunadamente, solo duró tres años, ya que en 1906 fue derribada por un vendaval.
La tercera cruz se proyectó en 1907 con una altura de 17 metros, algo menos que las anteriores, y se realizó en hierro con una estructura semejante a la Torre Eiffel de Paris.
De momento, esta parece que se mantiene después de más de un siglo.
Los paisajes de este parque natural son muy diversos: suaves campos, zonas kársticas, magníficos hayedos o zonas rocosas muy escarpadas.


Es muy grande el sentimiento de los vascos por este paraíso natural y, por ello, se organizan muchas actividades como senderismo, rutas en bicicleta o rutas a caballo.
Históricamente es uno de los cinco montes bocineros de Vizcaya desde donde se realizaba la llamada, por medio de hogueras y con el sonido de los cuernos, a Juntas Generales.
Existen dos Centros de Interpretación: uno en la parte alavesa y otro en la parte vizcaína.
También podemos encontrar varias zonas de esparcimiento y de recreo donde poder descansar o comer un bocadillo.
Hace unos días decidí subir a una de las zonas más bonitas de este parque natural: las campas de Arraba.
Mi intención no era llegar a la Cruz, sino pasar unas horas en plena naturaleza sin realizar el gran esfuerzo que supone llegar hasta la cima.
El coche lo estacioné en el aparcamiento de Pagomakurre y comencé mi camino de ascenso con muchas ganas. Hacía frio aunque el día estaba soleado.


El sendero es ancho y el piso se encuentra en bastante buen estado teniendo en cuenta que estamos en el monte. Además, la pendiente no es muy costosa y se puede realizar con niños sin problemas.
Con cada paso iba admirando la belleza del paisaje y me preguntaba por qué había tardado tantos años en subir.


Algo más de media hora más tarde me encontraba en el comienzo de las Campas de Arraba. Allí me detuve a observar lo que nos ofrece la madre Naturaleza; eso que solo puedes apreciar si escalas una montaña y miras al horizonte.
La vista es tan impresionante que, durante unos minutos, no pude articular palabra. Solo admirar la belleza, respirar el aire fresco y sentir mucha emoción.

Allí, en aquella magnífica extensión, los caballos pastan sin preocuparse porque unos humanos llegan a compartir su espacio con sus mochilas y sus bastones de monte.
Para los que quieren reposar tomando un tentempié, pueden hacerlo en el refugio.


Yo continué el camino hacia Eguiriñao por un sendero un poco más complicado que el anterior con grandes piedras y bastante barro.


Minutos después apareció ante mí un fabuloso y frondoso hayedo que ocultaba, entre sus árboles, otro refugio cerrado en aquel momento.

 


A pocos metros algo llamó mi atención, se trataba de una pequeña ermita donde se aloja la virgen Nuestra Señora de las Nieves.


Como ya os he contado al principio del post, mi intención aquella mañana no era alcanzar la cumbre, ya que no me sentía preparada físicamente; así que, di la vuelta y volví a las campas de Arraba donde me comí el bokata con el mundo a mis pies. O, al menos, así me sentí yo ante tanta belleza.
Y, para los que no os atreváis a subir a la Cruz, esta excursión os aseguro que no tiene nada de dificultad.
FOTOS: ANDONI RENTERIA.

OBJETIVO: PASTOREKORTA

En Bilbao existen muchas rutas para todos aquellos que quieran cambiar el cemento de las calles por la hierba, los árboles, el piar de los pájaros, por disfrutar de un buen rato en la naturaleza, en definitiva.
Hoy os llevo a la zona recreativa de Pastorekorta o lo que es lo mismo, hoy subimos 500 metros.
Se encuentra situada en la ladera sur del emblemático y archiconocido por todos Pagasarri.
El ascenso es fácil; como para realizar con niños o personas poco acostumbradas a las pendientes.
Desde Larraskitu se continua el camino hacia la barrera dirección Pagasarri. Esta pista es ancha y suele estar bastante concurrida.

P1360735
A la izquierda dejo el desvío hacia la ermita San Roque y prosigo mi periplo hacia la cima.
Después de unos metros comienza mi ascenso por la Cuesta del Silencio, llamada así porque nadie habla, poniendo así todas las energías en el esfuerzo. ¿He dicho que nadie habla? Yo subí charlando, claro, ¡¡Cualquiera me calla a mí!!
Me cruzo con pocas personas, es un día de labor a las 11 de la mañana.

P1360732
Un rato después llego al cruce de Artabe. Si giro a la derecha voy hacia el Pagasarri, pero mi intención es continuar de frente hacia el Pastorekorta.

P1360721
Veinte minutos más tarde, me encuentro sentada en un banco disfrutando del silencio y de unas maravillosas vistas.

P1360673
He llegado al área recreativa del Pastorekorta, el monte es exactamente el que tiene la pista a modo de cortafuegos.

P1360672
Detrás de mí, el Ganekogorta, aparece majestuoso y poderoso.

P1360669
Desde esta zona con bancos y mesas se puede subir a la cumbre del Pagasarri; la distancia hasta el refugio puede ser de más o menos dos kilómetros, pero mi intención es quedarme aquí durante un rato.

P1360707

P1360720P1360717
Feliz ascenso.
FOTOS: ANDONI RENTERIA.