ARTE SACRO EN EL ANTIGUO CONVENTO.

Hoy os llevo a la plaza de la Encarnación del barrio bilbaíno de Atxuri a visitar el Museo Diocesano de Arte Sacro.
En el año 1961 nacía este museo con un objetivo claro: la conservación, el estudio y la divulgación del patrimonio histórico y artístico de la Diócesis de Bilbao.
Tuvo varias ubicaciones como el Seminario de Derio, donde fue instalado y visitado exclusivamente por investigadores hasta que, en 1991, se firmó un convenio por el que el Ayuntamiento de Bilbao cedía el antiguo convento de la Encarnación, la Diputación Foral de Bizkaia corría con los gastos de la rehabilitación y el Obispado de Bilbao aportaba la colección de arte y un equipo técnico del Museo.
Puestos todos de acuerdo y, tras cuatro años de obras, el museo se inauguró en el año 1995.

P1360449
Actualmente cuenta con más de 2000 piezas, aunque solo se exponen unas 500 que abarcan desde el siglo XII hasta el XX; incluso cuentan con alguna pieza arqueológica del siglo III.
El museo tiene bien diferenciadas tres zonas: Una de pintura y escultura, otra de orfebrería y la última de ornamentos y vestiduras.
Yo he ido varias veces, tanto a la exposición permanente como a diferentes exposiciones temporales que suelen realizar o a algún evento que organizan durante el año.
El coqueto claustro es escenario de un mercado de dulces que se celebra cada mes de mayo. En su centro, un pequeño estanque es la vivienda de varios peces rojos.

P1360368P1360337P1360345
Este edificio construido en el siglo XVI se conserva magníficamente, no hay más que ver sus bien cuidadas galerías que asoman curiosas al claustro.

En una de las esquinas, por unas escaleras, accedo a un pequeño pero muy coqueto jardín.Museo Diocesano Jardin

 

P1360358
Empiezo mi visita subiendo a la última planta y lo hago utilizando las escaleras de madera que mantienen ese aire rústico que tanto me gusta.

P1360370

P1360374
Llego a una sala donde las esculturas y pinturas son las protagonistas. Veo tallas de madera de mucha importancia artística como así me explica el guía. Algunas han perdido con el paso del tiempo los colores.

P1360413P1360384
Estos alabastros ingleses del siglo XV y XVI son una verdadera joya. Cuando se tallaron fueron pintados pero, en el siglo XVII les borraron aquella policromía a propósito.

P1360377
Otra pieza importante y de gran valor artístico es este San Jorge del año 1500.

P1360388
Deambular por esta sala es realizar un recorrido por la historia, por la cultura, por las tradiciones que permanecen durante varios siglos.
En la sala de orfebrería muchos son los objetos que relucen en sus vitrinas.

P1360436P1360414
El guía comenta que, a mediados del siglo XV, había trece plateros trabajando en Bilbao. Teniendo en cuenta la población de entonces, eran muchos los que se dedicaban a este arte. Los orfebres recibían muchos pedidos de la gente pudiente que no dudaba en demostrar su buena economía haciendo alarde con objetos para el hogar o como complementos para sus vestimentas.
En la siguiente sala los protagonistas son los ornamentos y la indumentaria eclesiástica. Casullas, hábitos, estolas, sotanas y, hasta mantones de Manila, se exponen en unas vitrinas acristaladas.

P1360445P1360448
Algunos de estos objetos fueron traídos desde Filipinas enviados por el Deán de Manila en el siglo XIX.
Se termina la visita y solo queda agradecer al guía sus explicaciones y su tiempo.
Los martes podéis visitar este museo gratuitamente.

FOTOS: ANDONI RENTERIA

ME COLÉ EN EL ANTIGUO HOSPITAL

Hace unas semanas, paseando por la zona de Atxuri, me quedé observando un edificio que tantas y tantas veces había visto pero que jamás se me había ocurrido acceder a él.
En un arranque de esos míos, subí las escaleras y llegué a una especie de porche donde pude contemplar un mural con un gran dibujo que recrea una escena de hace más de cien años: vaquillas en la Plaza Vieja, es decir, a pocos metros de donde me encontraba.

P1140072

P1140064
Pero, no me iba a quedar ahí, debía avanzar si quería saber cómo era por dentro aquel edificio de 1835 construido bajo proyecto de Gabriel Benito de Orbegozo, que se inspiró en hospitales ingleses de la época.
Crucé la puerta y me encontré con un portal donde se recibía a los alumnos o visitantes y donde había paneles informativos. A la izquierda pude ver una gran sala de recreo.

P1140061
No había nadie, así que pasé otra puerta que me llevaba directamente al centro educativo.
No se oía ni un ruido, no se veía a nadie. Yo iba fisgando todo. Un pasillo muy largo con puertas a ambos lados; algunas abiertas me permitían observar su interior, otras cerradas removían mi curiosidad.

P1140054 P1140053

De repente se abrió una de ellas y, un hombre con varias carpetas en la mano, me saludó. Respondí al saludo y continué mi camino pero él me preguntó: “¿Buscas algo?”
Yo nunca miento, así que, le confesé la verdad a sabiendas que eso podía significar que me quedara sin mi visita y me obligara a abandonar el centro, ya que yo no era alumna sino una curiosa incorregible.
Para mi sorpresa, me sonrió y me indicó que le siguiera asegurándome que él me enseñaría este centro educativo. Me explicó que, en ese momento, no había alumnos y al primer sitio que me llevó fue a una clase y acercándose a un gran ventanal me señaló las vistas.

P1140057

P1140041
Frente a mí el Colegio Público Maestro García Rivero donde, en ese momento, varias decenas de niños jugaban y chillaban con la despreocupación que solo la infancia es capaz de dar.
Seguimos el tour hacia otras aulas mientras yo iba recordando los datos que conocía de este lugar. En estos terrenos y un poco más hacia la Plaza de la Encarnación existió desde 1532, el Hospital de los Santos Juanes, el primero de la ciudad. Varias reformas y reconstrucciones se llevaron a cabo en aquel centro médico, hasta que se construyó el edificio en el que me hallaba en ese momento.
Mi guía resultó ser un profesor muy simpático y con mucho sentido del humor que, rincón a rincón, me fue mostrando el Instituto Politécnico Emilio Campuzano que es así como se llama oficialmente.
Me llevó a otra aula donde, en una especie de taller, había diferentes aparatos y “chismes” que él me explicaba con gran paciencia y yo no entendía casi nada. Eran cosas muy técnicas y mi cerebro no está preparado para recibir esa información, le confesé entre risas.

P1140038
Entonces fue cuando decidió que me gustaría más ver otras cosas.
-Te voy a enseñar un sitio que no creerías que está aquí, en el instituto.
Por unas escaleras subimos hacia una puerta acristalada que abrió mientras, con una sonrisa, me miraba intuyendo mi reacción, que no fue otra que de sorpresa y entusiasmo al verme en un lugar mágico, al menos así me lo pareció a mí.

P1140048
Me explicó que se trataba de una zona de recreo, un pequeño oasis en medio de este imponente edificio.

P1140032
Subí las escaleras con emoción y me advirtió de que tuviera cuidado, no estaban en muy buenas condiciones. Llegué a un rincón romántico que me recordó a alguno que vi en un viaje a Oxford hace años. No sé por qué me vino ese recuerdo.

P1140028 P1140015
Era un pequeño parquecito con unos bancos algo deteriorados. Mi guía admitió que no lo utilizaban mucho los alumnos.
Mucha vegetación y varias plantas sembradas, cada una con una placa con el nombre en latín.
También pude ver un campo de deporte y, algo más arriba, un frontón con necesidad de una mano de pintura.

P1140024 P1140031
Todas estas instalaciones habían pasado mejores momentos y hoy en día no gozaban de mucha salud pero a mí me encantaron. Iba de un lugar a otro imaginando mil historias y asegurando que jamás hubiera pensado que esta construcción decimonónica albergara este remanso de paz donde todo parece detenerse, donde no oyes la continua circulación de los coches a escasos metros, ni las voces de los transeúntes.

P1140037
Varias veces me alegré interiormente de haber cruzado la puerta del Instituto y, sobre todo, de haber topado con este amable profesor.
Después de disfrutar y fotografiar este bucólico rincón, me indicó el camino para acceder a otro edificio un poco más arriba, desde donde obtener una maravillosa visión de la iglesia San Antón testigo de las diferentes utilidades de este majestuoso edificio que, fue hospital y también Museo de Bellas Artes, antes de ser un centro docente.

P1140036
Este instituto se dedica a formar hombres y mujeres en carreras técnicas y facilitarles el acceso a una exitosa vida laboral. La enseñanza de calidad garantiza la inserción de estos jóvenes en el mundo profesional.
Alrededor de 1500 alumnos al año confían en este centro, en sus enseñanzas y en su profesorado.

P1140071
Cuando ya pensaba que lo había visto todo me llevó a la sala de profesores. Una estancia muy grande donde ellos se reúnen o simplemente descansan en sus momentos libres. En las paredes de esta gran habitación cuelgan unas reproducciones de cuadros de artistas vascos.
Salimos de allí y, por unas escaleras, bajamos a la planta inferior, por donde había entrado.

P1140049

Me despedí agradeciéndole su tiempo y amabilidad. No supe su nombre, no hacía falta, pero lo que si supe es que seguro era un gran educador porque se notaba que tanto el edificio como las asignaturas que imparte le emocionaban y lo vivía con gran intensidad. Uno de esos profesores motivados que tanto escasean.

P1140068
Salí feliz, había curioseado en uno de los edificios emblemáticos de la villa.
FOTOS: ANDONI RENTERIA

ATXURI EN FOTOGRAFÍAS

La Asociación Vecinal ATXURIGORRI, presentó ayer jueves 22 de enero, una colección de fotografías con la que quieren mostrar una visión retrospectiva de la zona.
Esta documentación ha sido aportada por diferentes instituciones y vecinos de Atxuri que han querido colaborar para recuperar la memoria histórica del barrio.

10945138_735709886537161_1359337466_n
Además de revivir aquellos recuerdos, la intención de esta exposición es dar a conocer los diversos rincones y calles de Atxuri y, revitalizar así, la vida económica, social y cultural de este emblemático distrito de Bilbao.

10937495_735710173203799_973982228_n
Estas imágenes que aquí os dejo son del Museo Diocesano de Arte Sacro, pero en varios locales, comercios y bares también exhiben en sus paredes una muestra de aquellas imágenes que tantos recuerdos nos traen a los del barrio y a los que no lo somos.

10928778_735709919870491_1148978901_n 10904774_735710153203801_437334508_n
Las fotos están agrupadas según el tema, como por ejemplo: MUJERES, TRANSPORTES, LA GUERRA, EDUCACIÓN, INUNDACIONES…

10952067_735710109870472_1401661299_n

10937419_735709913203825_628770583_n
Esta muestra se completa con algunos relatos y entrevistas a los vecinos.
Os aconsejo la visita. No os despistéis porque estará solo hasta el 8 de febrero.