ESCUELA DE HOSTELERIA MONTAÑO

Hace muchos años que por los pasillos, las aulas o el patio de este centro formativo no se oyen las risas y los gritos de los niños que, en el siglo pasado, cursaban la EGB; ahora son jóvenes con ganas de aprender una profesión los que ocupan estas reformadas instalaciones.
En los años setenta cientos de escolares acudían a diario a la escuela pública de la Vía Vieja de Lezama, llamada oficialmente Colegio Nacional Escultor Bernabé de Garamendi, pero conocido por todos como Colegio Montaño.
Poco a poco, el número de chavales decrecía; hasta que, finalmente, el colegio se cerró y hubo que ubicar a los que quedaban en otros centros de enseñanza.
Con el tiempo, se le dio otra salida a este edificio en las faldas del monte Artxanda: se reconvirtió en un centro de Formación Profesional para jóvenes que han terminado la ESO.
En la Escuela de Hostelería de Montaño, se imparten clases de cocina, pastelería, carnicería y gastronomía en general.

P1870739P1870735
Es la Kooperatiba Peñascal quien gestiona este centro de Formación Profesional, en el que muchos alumnos han obtenido su título con el que encontrar una salida laboral.
Desde hace varios años soy asidua a su comedor donde, por un precio ajustado, puedes degustar su magnífica cocina muy bien elaborada. También puedes adquirir sus dulces preparados para llevar.
Hace unos días, acompañada por la secretaria del centro y por uno de los profesores de cocina, realicé una incursión al interior de sus instalaciones.

P1870733
El primer lugar que visité fue la gran cocina donde, en ese momento, la actividad era trepidante; varios alumnos se afanaban con las truchas, mientras que otros, preparaban salsas.

P1870587P1870630

Mientras Sergio, el profesor, me explicaba diferentes detalles de las comidas que a diario preparan, los jóvenes estudiantes se acercaban con alguna consulta sobre los pasos a seguir en la elaboración de tal o cual plato.
De allí nos dirigimos a la sección de repostería donde, me contaron, que recogen encargos para fiestas; y, en estas fechas, las galletas para comuniones con la foto impresa del niño o niña homenajeado ese día, triunfan.

P1870622P1870601
Evidentemente, el éxito también es debido a los precios más asequibles que en cualquier pastelería al público.

P1870698
Mi mirada se detuvo en unas tartas Mascota que reposaban en unas grandes bandejas de acero inoxidable.

P1870596
“Son encargos también”, me aseguró el profesor.
Los croissants, recién hechos, me llamaban a gritos. Les pregunté a los alumnos si suelen caer en la tentación de comer algo de lo que habilidosamente cocinan y me aseguraron tajantemente que no.

P1870591
De la pastelería nos encaminamos a la carnicería donde no falta detalle para aprender todo lo referente a esta profesión. El local, completamente limpio, permanecía vacío en ese momento.

P1870642
Al mismo tiempo que algunos alumnos preparaban la comida para servir a los clientes en una hora, otros compañeros, se encontraban en las aulas recibiendo clases de materias como lengua o matemáticas.

P1870653P1870650
Nuestra cicerone, la secretaria, me llevó hasta el salón de actos que hace las veces, también, de gimnasio.

P1870667P1870663
Muchos pasillos, muchas aulas y muchos ventanales por los que divisar unas magníficas vistas a Bilbao o a las canchas de baloncesto y fútbol que todavía hoy las usan los alumnos.

P1870673
Había visto y paseado por todos los rincones de esta escuela de hostelería, solo me faltaba probar su comida, así que me dirigí al comedor donde se encontraba Enaitz Landaburu, otro de los profesores del centro.

P1870705
En ese momento no había ningún comensal, así que pude elegir mesa.

P1870692P1870682
Durante la comida observé la profesionalidad de estos jóvenes sirviendo y atendiendo a los clientes.
La trucha que yo había visto elaborar minutos antes estaba deliciosa, así como la ensalada y el goshua de postre.

3 mayo montaño 23 MAyo Montaño 1P1870778
Todo había salido perfecto, como siempre que acudo a esta Escuela de Hostelería de Montaño.
Gracias a todos por vuestro tiempo y dedicación.
FOTOS: ANDONI RENTERIA

HOSPITAL EN EL CLUB DEPORTIVO

El Club Deportivo situado en Alameda de Rekalde, fue concebido para albergar un centro deportivo donde, además de natación, boxeo o gimnasia se promocionaban otras iniciativas como el ajedrez, el montañismo o el famoso Circo Amateur del Club Deportivo.
Pero, en este post, os quiero contar algo menos lúdico sobre este emblemático lugar.
En diciembre de 1936 se instaló en este club el Centro de Venereología, Epidemiología, Parasitología y Especialidades.

EDIFICIO GENERAL
Los médicos Ezequiel Porto y José Luis Gallano Gondra dirigieron esta lucha contra estas infecciosas enfermedades junto con un equipo formado de otros dos médicos, parasitarios, practicantes, camilleros, enfermeras, radiólogos o técnicos de laboratorio entre otros.
Lo primero fue asistir a los cientos de militares aquejados de enfermedades venéreas y alejar a aquellas mujeres que consideraban fuente de contagios.
Otra de sus actividades fue la de controlar a las prostitutas, ya que se entendía que era la población de mayor riesgo.
Contaban con equipos sanitarios que trataban a los militares en sus posiciones contra los piojos, además de suministrarles una vacuna contra el tifus.
Más de seiscientos enfermos al mes eran atendidos en este centro deportivo reconvertido en hospital. Contaban con doscientas camas para aquellos que necesitaban hospitalización.
En la zona de la piscina se ubicaron a los infectados con parásitos.
También, los pacientes, eran tratados de otras dolencias como asma, bronquitis, neumonías, úlceras o diarreas.

38044028
La picaresca era cosa habitual en este sanatorio provisional. Llegaban hombres que aseguraban encontrarse enfermos para librarse de sus obligaciones militares.
Los médicos debían evaluar su mal y no era una tarea agradable, ya que llegaron a condenar a alguno de los supuestos pacientes, por amenazas a los profesionales para que falsearan los informes.
Como veis, lo de “escaquearse” viene de lejos.

Fotos tomadas del blog de César Estornes.