SOPAS Y ARTE EN EL MUSEO VASCO

Esta mañana se ha presentado en rueda de prensa una curiosa y sabrosa exposición en el Museo Vasco de Bilbao.

TIME MACHINE SOUP es el título de esta sorprendente experiencia que nos ofrece el museo dentro del Festival GATZA ETA PIPERRA que se celebra durante los meses de marzo y abril de este año.

Esta muestra nos permitirá viajar en el tiempo a través de la degustación de ocho sopas elaboradas por otros tantos restaurantes del Casco Viejo bilbaino, según recetas con historia.

P1810951

El diseñador navarro, Santos Bregaña, es el ideólogo de este proyecto que ya se estrenó en Donostia con mucho éxito.

En esta foto me veis con él.

P1810986

La presentación se ha llevado a cabo alrededor de una mesa cuyo mobiliario es propiedad del museo, así como la vajilla del siglo XIX, donde la Coordinadora del Museo Sorkunde Aiarza, la Concejala de Cultura Nekane Alonso, la Diputada de Euskera y Cultura Lorea Bilbao y el propio diseñador Santos Bregaña, nos han explicado en qué consiste este proyecto.

P1810923

P1810965

P1810971

Desde hoy y durante seis fines de semana todo el que se acerque al museo podrá saborear las ocho sopas en el que, no solo es un proyecto gastronómico sino que también nos habla del tiempo y de la historia de las recetas que, magistralmente, preparaban nuestras abuelas.

Con esta exposición se trata de reivindicar el valor de la mujer en la transmisión cultural de la cocina. Según el propio artista es un homenajae a las amamas.

Yo he probado todas las sopas y algunas me han sorprendido mucho.

P1810947

Pero, no solo a mi, sino a todos los asistentes.

P1810938

En esta foto me veis con la diputada Lorea Bilbao intercambiando opiniones de los caldos.

P1810995

Os recomiendo una visita, como siempre.

FOTOS: ANDONI RENTERIA.

 

UNA EXPOSICIÓN DE ILUSIÓN

El pasado día 1 se inauguró una curiosa y lúdica exposición en el Museo Vasco titulada KOLORE-LILURAK / EL COLORÍN DE LA ILUSIÓN, que podremos disfrutar hasta el 31 de enero de 2016.

P1210883
Hace dos días tuve la oportunidad de verla de la mano de sus responsables: Eva Barriocanal y Marian Álvarez.
Ellas fueron mis guías entre las diferentes vitrinas en las que no solo admiré cuentos, cromos, acuarelas, revistas o puzles. No, también pude sentir las emociones que transmiten todos esos objetos, los momentos vividos por los dueños de tan preciados tesoros, las risas, las lágrimas, los recuerdos…
Al entrar en el Museo sientes que vuelves a tu infancia cuando te acercas al rompecabezas gigante; te dan ganas de colocar las piezas en su sitio para formar una imagen.

P1210882 P1210884
El panel del hall explica en qué consiste la exposición para que te hagas una idea antes de entrar y…cuando traspasas la puerta todo se convierte en fantasía, en un mundo de sueños, de colores, de letras, de imágenes…
Eva es la primera en contarme que los objetos que vemos pertenecen al fondo del museo en su mayor parte, sin embargo algunas piezas han sido donadas por personas anónimas.
En esta primera sala se pueden contemplar diferentes cuentos de los primeros años del siglo pasado, incluso algunas de finales del XIX.

P1210895

P1210887
Enseguida me llama la atención una maravillosa recopilación de cuentos de Calleja fechada en el año 1900.

P1210896
También en aquella época se editaron varias colecciones en Euskera aunque no fueron tan exitosas debido al poco público y mucho coste.P1210897
Continuo la visita y, de repente, descubro las famosas aventuras del Capitán Chobil; aquel personaje que aparecía en las tabletas de chocolate del mismo nombre.

P1210924
No puedo dejar de admirar una vitrina con los originales de las ilustraciones que luego serían portada de los cuentos; son acuarelas pintadas a mano con muchísima destreza.

P1210902
La sala está decorada con mucho gusto, como acostumbra este museo a presentar sus exposiciones.

P1220062

Esta vez ese aire infantil y juguetón le da una alegría que me hace sonreír con cada cosa que observo.

P1210917 P1210927
Otra curiosidad que me señalan mis guías, es un cuento con unas frases tachadas y que hubo de reeditar por orden de la censura de los años 70. En el original se puede leer las palabras “matar a la princesa” y en el corregido se sustituye por “extraviar a la princesa”. En aquella época ya buscaban que los jóvenes poseyeran unos valores de respeto, tolerancia y educación.

P1210907
Además de cuentos infantiles también puedo ver suplementos divulgativos o revistas juveniles donde podían aparecer noticias deportivas, de sociedad, de historia o geografía. Las editoriales demostraban gran interés en divulgar conocimientos entre los más jóvenes, además de entretener.

P1210945
En la foto podéis ver a nuestro equipo hace unos años.

P1210921
Por las paredes de la estancia no faltan paneles explicativos que nos hacen más fácil la visita.
En el apartado de literatura juvenil observo muchas adaptaciones de obras conocidas por todos y, que en el algún momento de nuestras vidas, hemos tenido en nuestras manos.

P1210922
Al fondo de la sala, una pantalla muestra a una Marisol niña y diferentes anuncios de publicaciones de la época.

P1210930
Nos dirigimos a la otra sala pero antes, una parada en el txoko destinado a los más txikis de la casa, donde podrán sentarse a recortar héroes, futbolistas, princesas o emperatrices japonesas.

P1210956 P1210962

P1210967
Por supuesto, me siento y no pierdo ocasión para darle forma a un barco de vapor. Las láminas de modelos con sus trajes me trasladan a mis ya olvidados diez años.
Pero, todavía me quedaban más sorpresas, como por ejemplo unos puzles y rompecabezas con dibujos de mapas y de las diferentes culturas de cada país.
Me explican que fueron inventados por un cartógrafo en el año 1780.

P1210970
Me giro y, ante mis ojos, un mundo de cromos como aquellos con los que tanto jugué y disfruté, aquellos que tantas alegrías me dieron cuando los ganaba y tantas lágrimas derramé cuando los perdía. Allí, en aquella vitrina, se encontraba parte de mi niñez, una colección de diferentes formas, tamaños y estampaciones. Les confesé a Eva y a Marian que todavía guardo una caja llena desde hace más de 35 años.

P1210996
En esta parte de la exposición se pueden ver diferentes colecciones de cromos, algunas empezaron siendo parte del envoltorio de caramelos o bombones pero, poco a poco y a medida que las editoriales comprendieron que aquello podía ser un negocio muy rentable, fueron creando colecciones que vendían en diferentes locales como librerías o tiendas de golosinas.

P1220010 P1220006
Otra de las cosas que no podían faltar en una muestra como esta son los famosos recortables.
Los había para elegir, tanto para niños con soldaditos o motivos deportivos, como para niñas, con vestuario y modelos conocidos. En la foto podéis ver a Shirley Temple en los comienzos de su carrera artística.

P1220020
En las navidades de los años 70 también se pusieron de moda los belenes realizados con figuras de papel; de tal manera, que los niños participaban en su “recorte” y montaje.

P1220028
Se estaba terminando la visita pero no la ilusión, cuando de repente, observo unos maravillosos teatros de principios del siglo XX.

P1220035
Me cuentan que eran verdaderas obras de arte accesibles únicamente para familias con una saneada economía y una gran predisposición por la cultura.
Frente a estas joyas, un espacio donde sentarse a ver un video grabado precisamente con imágenes de escenas y personajes delos teatros anteriores. Como anécdota el doblaje se realizó con varios niños bilbaínos.

P1220040
La película dura unos quince minutos y, al terminar, Marian y Eva me acompañan a la puerta principal del museo, la visita había finalizado pero, quedaba una fotografía muy simpática en la que los protagonistas somos Andoni y yo.

P1220070
Solo me queda agradecer al Museo y, en especial, a mis cicerones Eva y Marian que me han dedicado una hora de su preciado tiempo para explicarme y mostrarme esta exposición y para hacerme sentir como una niña.
FOTOS: ANDONI RENTERIA