LA GABARRA, UN SÍMBOLO

Estos días nuestra mente solo tiene una idea, una ilusión. Es tiempo de esperanzas, de ganar títulos. En Bilbao no decimos vamos a ganar tal trofeo o copa; decimos, henchidos de orgullo, “vamos a sacar la gabarra”.
Eso por sí mismo, para el resto del mundo, no significa nada pero, para nosotros es una frase con tintes de victoria, de alegría inmensa, de felicidad absoluta, de recuerdos, de sueños…
La gabarra es una embarcación utilizada en la industrialización bizkaina de finales del siglo XIX.
Por la ría se transportaban en estas barcazas, toneladas de minerales desde las minas hasta los cargaderos existentes entre Olabeaga y Portugalete.
Todas tenían su función, pero una estaba destinada a ser la elegida, la que adoraríamos, la que nos transportaría felicidad en vez de mineral, la que acapararía flashes y miradas.
Su nombre original era “Gabarra número 1” y se construyó en el año 1960 por encargo del Puerto Autónomo de Bilbao en los Astilleros Celaya. Aunque todos la llamamos gabarra, en realidad no lo es, sino que es una pontona, una plataforma flotante sin propulsión.
Tampoco es nueva la idea de celebrar los triunfos con los jugadores subidos a ella. En el año 1924 el Acero Club, el equipo de Olabeaga, se proclamó campeón de España en la serie B, y al armador Manu Sota se le ocurrió la idea de remolcar a los jugadores en una gabarra iluminada con antorchas. Él no lo sabía pero había nacido un mito.
Fue en 1983 cuando nuestra gabarra, rebautizada como ATHLETIC, subió la ría con once “aldeanos” y miles de vítores, sonrisas, aplausos, ilusiones, gritos, cánticos y todas las manifestaciones de euforia imaginables en las dos márgenes de la ría. La Liga era nuestra y había que celebrarlo.
Un año más tarde la escena se repetía, esta vez festejando el doblete. Nueve meses después de las trágicas inundaciones, los bilbaínos sonreíamos de nuevo.
Recuerdo perfectamente cuando, siendo una cría, la vi pasar a mi lado a la altura del Ayuntamiento.
Solo la hemos sacado dos veces, pero jamás perdemos la esperanza de que todos aquellos que no pudieron vivirlo por no haber nacido aún, sean testigos de la emoción que supone ver a nuestros jugadores sobre ella surcando la ría.
Esa emoción es la misma que sentí yo ayer; ayer pude subirme a la preciada gabarra con el permiso del director del Museo Marítimo, el Sr. Jon Ruigómez que, amablemente, me dio la oportunidad de fotografiarme en ella y poder realizar esta entrada en mi blog.

IMAG2221

IMAG2222

IMAG2225
Como sabéis, la gabarra se encuentra atracada en el dique seco de este Museo, al que siempre os aconsejo una visita.
Paseé por toda la superficie, me recreé observando todo al detalle y me imaginé rodeada de los leones con la copa en la mano.

IMAG2223

IMAG2230

IMAG2232

IMAG2227

IMAG2242
Ojalá se haga realidad, al menos, verlos a ellos.

IMAG2235

IMAG2249
Otro emblema del museo es la grúa Karola que también quiso ser modelo en esta simpática y emotiva sesión de fotos.

IMAG2260

IMAG2261
Muchas gracias al Museo y en especial a su director por permitirme cumplir un sueño.
FOTOS: ANDONI RENTERIA

UNA MAÑANA EN LA MECA DEL ATHLETIC

Esta mañana he visitado las instalaciones del Athletic Club en Lezama que, para quien no lo sepa, se encuentran a 15 kilómetros de Bilbao y es el lugar donde se ubican los campos de entrenamiento del Club y la escuela de fútbol.
Hacía días que había visto fotos en prensa de la colocación del Arco de San Mamés pero, mi curiosidad me ha llevado hasta allí; tenía que verlo “in situ”.
A pocos metros de la entrada muchísimos vehiculos en el aparcamiento; decenas de personas ataviadas con los colores rojiblancos solo podía significar una cosa: que había entrenamiento de nuestros leones.
Afortunadamente he localizado una plaza donde estacionar mi coche y me he encaminado al interior del recinto.

11065457_766884630086353_1026175808_o
El guarda de seguridad ha comentado que en unos quince minutos empezarían a salir los jugadores y que, seguramente, se pararían a fotografiarse y firmar autógrafos a los aficionados allí congregados.
Así que, para hacer tiempo, me he ido a ver el arco y a sacar unas fotos.

11068366_766884726753010_1574541081_o 11063175_766884643419685_387034603_n
En ello estaba cuando noto revuelo a mi alrededor. Era Markel Susaeta que se acercaba a sus fans que, al verlo, han sacado los móviles para inmortalizar el momento; exactamente como yo.

11064240_766884576753025_1355455506_o
A intervalos de cinco minutos iban abandonando las instalaciones en sus coches y se apeaban para, pacientemente, firmar zapatillas, balones, fotos, camisetas y, sobre todo, dejarse fotografiar.
A algunos como Muniain, Laporte, Aketxe, Rico o Gurpegui, me he tenido que conformar con verles atareados en su faena de atender al público.

11079710_766822346759248_1743168979_n

10957791_766824396759043_107865493_n

11073508_766825033425646_2004451044_n

11075820_766913203416829_597801458_n

11073482_766904793417670_1879691430_n
Sin embargo, con Aduriz, Toquero, Beñat y Susaeta he tenido la fortuna de posar a su lado para guardar este bonito recuerdo.

11068204_766909836750499_1662354381_o

11082909_766884753419674_814133186_n

11039386_766884703419679_1865002083_n
Gracias leones por vuestra paciencia con todos los que os rodeaban como si fueseis dioses.
O…¿Quizá si lo sois?
AUPA ATHLETIC!!!