LA NOCHE MÁGICA

Este año, la Cabalgata de Reyes no ha podido cruzar las calles de Bilbao debido a la situación sanitaria. Sin embargo, el Ayuntamiento de Bilbao ha querido que los niños y niñas de la villa pudieran ver a los tres magos en un espectáculo que ha tenido lugar en el Bilbao Arena de Miribilla en cinco funciones durante el día de hoy, cinco de enero.
Un espacio para diez mil personas que, debido al límite de aforo, solo han podido reunir a cuatrocientas en cada pase, puede parecer a priori “desangelado”. Pues no. La música, el colorido, los trajes vistosos de los bailarines, el buen humor, el espíritu navideño, la emoción, las sonrisas infantiles…todos esos ingredientes han ocupado sus butacas durante los cuarenta minutos que ha durado el espectáculo titulado LA NOCHE MÁGICA.

El Alcalde de la villa, Juan Mari Aburto ha querido presenciar el espectáculo acompañado de tres concejales del Ayuntamiento.

Se apagan las luces y aparecen Trusky y Trasky, dos ayudantes de los reyes que deben poner en marcha la máquina que fabrica los juguetes, pero no saben cómo funciona. A través de las canciones, las palmas y las variadas coreografías van intentando que arranque.

Casi al final del espectáculo, aparecen en una pantalla gigante los protagonistas recién llegados de Oriente para explicarles cómo deben proceder con la indómita máquina. El truco está en meter por un lado las cartas de todos los niños y niñas.

Así lo hacen y, por fin, se arregla para alegría de un público entusiasmado. Fuegos artificiales y confetis para celebrar que ya podrán distribuir los ansiados regalos mientras entran por un lateral los queridos Reyes Magos lanzando besos y saludando con sus manos enguantadas.

Ya sobre el escenario, sus majestades, piden a los niños que nunca dejen de jugar y que sean buenos con todos. Antes de terminar no puede faltar un abrazo aunque sea con pandemia. Gaspar invita a los asistentes a extender sus brazos y rodear su propio cuerpo con ellos con el fin de autoabrazarse.

El espectáculo termina con un deseo: Ojalá nunca perdamos la ilusión y la esperanza en una noche mágica como la de hoy.

FOTOS: ANDONI RENTERIA

ILUSTRES DE BILBAO 2019

Desde ayer, diecisiete de diciembre, son cuatro más las personalidades bilbaínas con el título más alto que se otorga desde el Ayuntamiento de Bilbao: el de ILUSTRE DE BILBAO.
En el Salón Árabe de la casa consistorial bullía la actividad mucho antes de las ocho de la tarde.
Txistularis y dantzaris, calentaban sus instrumentos y sus músculos. Los invitados llegaban con esa mirada ilusionante de saber que entras en el edificio más notable de la villa y que vas a asistir a un momento importante.


El alcalde, Juan Mari Aburto, apareció con los cuatros galardonados de este año:
Mari Puri Herrero Martínez de Nanclares, reconocida escultora, pintora y grabadora.
Marta Macho Stadler, matemática y científica.
Javier Salgado Martín, jugador de baloncesto.
Jaime A. Gil Lozano, referente internacional en el sector de la estética dental.


Antes de pasar al salón los dantzaris bailaron el aurresku de honor ante la atenta mirada de los nuevos galardonados y del alcalde.

 

 

Dentro, los ediles de todos los partidos, representantes de las instituciones y demás invitados esperaban a que comenzara la ceremonia.


Uno a uno el alcalde fue haciéndoles entrega de un diploma que les acredita como Ilustres de Bilbao 2019 y un trofeo con forma de B mayúscula.


Al recoger sus trofeos, cada ilustre fue dando detalles de su infancia en la villa, de sus paseos por nuestras calles, de su vida profesional y, sobre todo, de su orgullo bilbaíno del que siempre hacen gala cuando salen de Bilbao.

El alcalde, por su parte, felicitó a los cuatro y uno por uno les dedicó unas entrañables palabras. Aseguró que los cuatro pasarán a la lista de los ilustres que, hasta la fecha, suman ciento una y que se trata de distinciones a personas o entidades que llevan los valores, la imagen y las bondades de la villa allá por donde van.


Tras la foto de familia, dos sopranos y una pianista interpretaron tres canciones.


En el cóctel posterior los invitados charlaron animadamente y hubo tiempo para las felicitaciones a los premiados y las fotografías.

Especial ilusión me hizo saludar a Mari Puri Herrero, creadora de nuestra querida Mari Jaia, símbolo de la Aste Nagusia bilbaína.


Joaquín Achúcarro, el gran pianista bilbaíno me estuvo contando que acababa de llegar de un viaje de trabajo. Es un hombre incansable.

Joseba Solozabal, encantador con su eterna sonrisa.


Para terminar solo me queda felicitar, de nuevo, a todos los nuevos ilustres de Bilbao.
ZORIONAK GUZTIOI!
FOTOS: ANDONI RENTERIA

HOMENAJE A GABRIEL ARESTI

Gabriel Aresti, bilbaíno, nacido en la calle Barroeta Aldamar, está considerado el escritor más importante en lengua vasca.
A pesar de que no lo aprendió hasta los doce años, con veinte ya publicó sus primeros poemas en euskera.
“Nire Aitaren Etxea” («La casa de mi padre») es, quizá, su poema más conocido; el que se recita en cualquier homenaje que le hagan o en muchos de los festivales poéticos que tienen lugar en nuestra geografía.
Fue miembro de Euskaltzaindia, la Real Academia de la Lengua Vasca; fundó la editorial LUR y colaboró con músicos como Mikel Laboa o el grupo Oskorri como letrista, además de publicar números artículos en diferentes periódicos con un estilo mordaz que le hacía inconfundible y ganar numerosos premios literarios.
Fue muy amigo de otro insigne escritor: Blas de Otero.
En 1973 enfermó, muriendo dos años más tarde a los cuarenta y uno.
Todos los años, en el día de su nacimiento, el Ayuntamiento de Bilbao realiza una ofrenda floral a pocos metros de su casa natal, concretamente en la plaza Pio Baroja.
Esta mañana, el Alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto y varios representantes de la Corporación Municipal han asistido a este homenaje donde un dantzari ha bailado el aurresku de honor y, el alcalde, ha elogiado la obra del escritor y ha asegurado que el mayor reconocimiento que los bilbainos podemos hacerle a Gabriel Aresti es la lectura de sus libros.


Tras sus palabras, Juan Mari Aburto, ha entregado un ramo de flores a Meli Esteban, viuda del escritor.

La periodista Udane Goikoetxea ha leído uno de los poemas del homenajeado.

FOTOS: ANDONI RENTERIA